menu horizontal
Botón que abre el buscador
Calendar
Lecture Series

4, 6 October 2016
Image of the Lecture

The participant summarise his talks

  • The Problem of Job
    Gregorio del Olmo

    El libro hebreo de Job dramatiza un tema humano universal, el del hombre justo que padece un sufrimiento para él inmerecido, que tuvo egregios precedentes en las culturas semitas de su entorno, dentro, pues, de una intertextualidad perfectamente documentada. El problema se vivió como una aporía religiosa en aquellas culturas, como un problema del hombre ante su dios y desde el presupuesto religioso de que el dolor es un castigo que programa el mal. El justo debería verse libre de él. De hecho, la Biblia Hebrea presenta sin complejo alguno a Job como un extranjero, como si tal problema ni fuera suyo; es más, el nombre propio del dios de Israel no aparece en el texto hebreo; el dios de Job no es Yahwe, es dios sin más, el de todo hombre.

    En consecuencia, trazamos en esta primera charla un breve cuadro histórico de otros tantos “Jobs”, en el que poder situar al hebreo. Se presta especial atención a la presentación del poema acadio "Ludlul bel nemeqi", como prototipo religioso y literario que pudo influir de manera decisiva en la composición del Libro de Job. En ese texto el tema humano-religioso aludido es transformado en material literario de la más alta calidad lírica. El dolor y su liberación se convierten en vivencia poética, el lenguaje lo esculpió en el mármol de su expresión escanciada y simbólica, como un bloque aere perennius. El vate hebreo que se topó con él, sintonizó inmediatamente con su formulación y su desenlace, como perfectamente asimilable en el universo religioso de Israel. Aceptó incluso el reto de su expresión poética e incluso lo desbordó en su pathos religioso.

  • Job’s Response
    Gregorio del Olmo

    La contrapartida hebrea del tema “Job”, puesto que de un tema, no de una persona, se trata, podría definirse con dos adjetivos: es perfecta desde el punto de vista literario y es osada desde el punto de vista religioso. Desde el punto de vista literario podríamos definir el Libro de Job como la composición más perfecta de esa antología de textos, de lo más variado, que constituyen la Biblia hebrea. Pertenece, por lo demás, a un género escasamente representado en ella: el género dramático, con lo que desborda el posible modelo mesopotámico que es un monólogo. Es un diálogo incesante, aunque hecho vehículo de prolongadas expansiones líricas, entre personajes de escena. Pero antes de que comience el diálogo, se alce el telón, podríamos decir, se nos describe el marco en el que se juega la acción, el telón de fondo que anticipa al espectador su sentido último, pero el que los actores del mismo desconocen y por el que se debaten en apasionadas e irrelevantes reflexiones.

    Mirando a nuestra tradición literaria podríamos definir el Libro de Job como un auto calderoniano avant la lettre. El prólogo y epílogo describen en prosa, como noticia meramente informativa para espectadores, que les permita entender el argumento y tolerar con una leve sonrisa el apasionamiento incontrolado de los personajes, el desenlace de la obra. Job, el personaje central, como no podría ser menos, osa incluso, en una acto de fe desesperada, emplazar a dios para que se explique y justifique, para que dicte su propia teodicea, que su propia biografía, la de Job, parece dejar en evidencia y hacer naufragar: él, el santo varón, sujeto paciente de la calamidad total. ¿Cómo entender esto? Será dios en el acto final quien lo explique. El rimbombante epílogo tratará de hacer más creíble tal explicación y rebajar la tensión emotiva que el desarrollo del argumento ha podido crear, en un proceso catártico de la más pura ascendencia aristotélica.

Videos
Ver vídeo: Avance de la programación de conferencias
Ver vídeo: El libro de Job
Fundación Juan March
Contact
Castelló, 77 – 28006 MADRID – Spain
+34 91 435 42 40 – Fax: +34 91 576 34 20
http://www.march.es