menu horizontal
Botón que abre el buscador
Botón que enlaza al Calendario
Cine mudo

Femme fatale, vamp, flapper y otros estereotipos de la mujer en el cine mudo

7 y 8 octubre, 11 y 12 noviembre, 9 y 10 diciembre 2016, 20 y 21 enero, 10 y 11 febrero, 17 y 18 marzo, 7 y 8 abril, 5 y 6 mayo 2017
ver vídeo

Román Gubern (coordinador del ciclo)

Este ciclo pretende mostrar la imagen femenina presente en las tres primeras décadas de la historia del cine. Aunque podría postularse que la primera femme fatale de la historia fue la mítica Helena de Troya, que provocó una guerra por la rivalidad amorosa desencadenada entre Menelao y Paris, la palabra "vampiresa" fue acuñada a raíz de la publicación de la novela Drácula (1897), de Bram Stoker, donde tres mujeres vampiro habitan en el castillo del conde Drácula. Este motivo inspiró al pintor Philip Burne-Jones un cuadro que mostraba a una mujer sentada al borde de un lecho, mirando a un hombre que yacía en él, víctima de su mordisco. Y Rudyard Kipling, primo del pintor, escribió para el catálogo de la exposición un poema alusivo titulado "The Vampire". Este tema inspiró una obra de teatro, una novela y finalmente, en 1915, la película Había un necio ("A Fool There Was", EE.UU.), dirigida por Frank Powell y protagonizada por una Theda Bara (Theodosia Goodman), considerada la primera vamp o "vampiresa" de la historia del cine.

Pero el final de la Primera Guerra Mundial, en la que muchas mujeres suplieron los puestos de trabajo de los hombres que iban al frente, provocó un cambio radical en la imagen mediática de la mujer, que fue acompañada con los importantes cambios estilísticos de modistas como Coco Chanel y que liberaron al cuerpo femenino de sus corsés y extensas faldas. Así nació, entre otras figuras, la flapper, emblema de la llamada “era del jazz” de los felices años veinte. El cine reflejó este cambio cultural con el nuevo comportamiento y ropa de las actrices y, en Estados Unidos, el arquetipo de la flapper lo encarnó la actriz Clara Bow, que estará presente en el ciclo en Flor de capricho ("Mantrap", 1926, EE.UU.), de Victor Fleming. Pero es de justicia reconocer que, a pesar de tal cambio, muchos personajes femeninos ofrecidos en los años veinte todavía arrastraron rasgos de la femme fatale, como ocurrió con algunos personajes de la actriz de origen sueco Greta Garbo o la italoamericana Nita Naldi, que protagonizan, respectivamente, dos de las películas que podrán verse, La dama misteriosa (“The Mysterious Lady", 1928, EE.UU.), de Fred Niblo y Cobra (1925, EE.UU.), de Joseph Henabery, en compañía de Rodolfo Valentino.

Es importante considerar que, así como aparecen los estereotipos de la femme fatale, la vamp y la flapper, el cine de esta época no es un espejo de la realidad, sino un escenario que no cuestionó visiblemente algunos prejuicios y situaciones de injusticia.

El cine mudo se canceló en los países desarrollados en torno a 1929, coincidiendo con el estallido de la Gran Depresión, que volvería a reformular la imagen social de la mujer en las pantallas.

Vídeos
Ver vídeo: <p>Introducci&oacute;n del ciclo &quot;<em>Femme fatale</em>, <em>vamp</em>, <em>flapper</em> y otros estereotipos de la mujer en el cine mudo&quot;</p>
Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40
http://www.march.es