16, 23 y 30 noviembre 1998 Conciertos matutinos con el mismo programa
domingos y lunes a cargo de jóvenes intérpretes
Música en Domingo & Conciertos de Mediodía:
  • lunes 16 noviembre
    Programa en PDF

    J.S. BACH escribió en 1722 una serie de 24 Preludios y Fugas con el título de El clave bien temperado. Años más tarde, entre 1740 y 1744, reunió un segundo volumen. El título hace referencia al nuevo sistema de afinación de la escala, y cada Preludio-Fuga está escrito en una tonalidad/modalidad diferente. El Preludio y Fuga XIV del 2º libro es obra de gran intensidad y belleza, de las mejores de toda la serie.

    MOZART compuso la que cabe considerar como la más grande de todas sus sonatas en octubre de 1784. El propio autor la atribuyó gran importancia, como demuestra el hecho de que la publicara sola, junto a la Fantasía en Do menor, y dentro del largo período de diez años que separa la serie de Sonatas de París de su última serie de sonatas que escribiera en Viena. Es obra de soledad y de pasión que acaba con una sombría resignación. De ella se ha dicho con frecuencia que es una obra beethoveniana, algo que se dice siempre que Mozart se muestra patético o trágico.

    BRAHMS compuso al final de su vida una serie de pequeñas piezas pianísticas en las que consiguió una admirable expresión personal, íntima y reconcentrada, y las agrupó en cuatro colecciones: La Fantasía Op. 116 y los Intermedios Op. 117 son de 1892, y las Piezas Op. 118 y 119 del año siguiente. En todas ellas abundan las denominadas "Intermedios", obras muy líricas no exentas de apasionamiento.

    FALLA escribió la Fantasía bética en 1919 a petición de Arturo Rubinstein y logró en ella la cumbre de su piano y una de las páginas más hermosas de toda su música. Es una de las últimas obras que escribió basándose en el folklore, pero sin citas directas, y aunque con gran libertad no está lejos del espíritu constructivo de la sonata clásica.

  • lunes 23 noviembre
    Programa en PDF

    Las Bergerettes o canciones de tema pastoril fueron muy abundantes en el siglo XVIII y volvió a popularizarlas a finales del XIX el folklorista francés Jean-Baptiste Weckerlin en adaptaciones para canto y piano.

    A. SCARLATTI padre de "nuestro" Domenico Scarlatti, es el reformador de la ópera napolitana a finales del XVII y comienzos del XVIII. Algunas de sus innumerables arias fueron publicadas en el siglo XIX en adaptaciones para canto y piano, y forman parte del repertorio de las escuelas de canto. Este es el caso de las que hoy se interpretan.

    F.J. HAYDN es autor de hasta doce canciones sobre textos ingleses. Piercing Eyes (Ojos penetrantes), de poeta desconocido, es del segundo cuaderno (1795). Pleasing Pain (Sufrimiento placentero) es del primer cuaderno (1794).

    HAENDEL compuso varios miles de arias para sus óperas, oratorios y cantatas. Las que hoy se cantan pertenecen a las óperas Scipione (1726), Floridante (1721) y Giulio Cesare (1724), todas ellas estrenadas en el King's Theatre Haymarket de Londres.

    MOZART es autor de un buen puñado de canciones, pero una de las más interpretadas, la canzonetta Ridente la calma, está entre las dudosas: Al parecer, podría ser un arreglo o adaptación de Mozart de un original de Myslivecek. Sí es indudablemente mozartiana el aria Un moto di gioia, una de las que compuso para la segunda versión de Las bodas de Fígaro (Viena, 1789) y cuya adaptación para canto y piano parece también de su mano.

    WEBER es, sobre todo, el autor de la ópera romántica Der Freischütz, estrenada en 1821 en Berlín, una de cuyas arias más famosas es la que se canta hoy.

    J. DEL VADO fue violinista de la Capilla Real de Madrid y autor de excelente música religiosa. De su música profana se ha popularizado el Molinillo, que editó Bal y Gay en Treinta canciones de Lope de Vega (1935).

    B. DE LASERNA, corellano, fue uno de los más prolíficos compositores de tonadillas escénicas en los finales del XVIII. El aria que se canta es de la tonadilla titulada Los amantes chasqueados (1779).

    E. GRANADOS compuso ya en los comienzos de nuestro siglo una Colección de tonadillas escritas en estilo antiguo con letra de F. Periquet, el libretista de su ópera Goyescas. Intentan evocar, desde la canción de concierto, el espíritu de las tonadillas teatrales dieciochescas.

    RODRIGO alcanzó en 1947 otro de sus grandes éxitos con los Cuatro Madrigales amatorios, recreación moderna de clásicos villancicos del siglo XVI, tres de ellas publicadas por Juan Vázquez en 1560.

    El Tríptico lorquiano del navarro GARCÍA LEOZ es una pequeña joya que desde 1937 está en el repertorio de todos los cantantes españoles. Los textos proceden de la Tragicomedia de don Cristóbal y la señá Rosita, aunque el segundo también aparece en Mariana Pineda y en Otros poemas sueltos.

  • lunes 30 noviembre
    Programa en PDF

        El repertorio de un instrumento está formado por las obras originales que los compositores le dedican, las que los compositores mismos permiten aunque el original esté destinado a otros conjuntos, o la que los intérpretes adaptan escogiendo obras de otros repertorios. De todo ello hay ejemplos en este recital.

    FRESCOBALDI fue el gran renovador del órgano en la época del Manierismo y del primer Barroco. Una de sus Tocatas organísticas fue "reconvertida" en obra para violonchelo y piano por el gran violonchelista catalán Gaspar Cassadó.

    WEBER, el gran compositor alemán del primer Romanticismo, compuso el Adagio y Rondó Op. 115 en 1811 para armonicordio (piano sostenente) y orquesta, aunque fue publicado postumamente en Leipzig en 1861 para armonio y orquesta. Piatigorsky, el gran violonchelista ruso-americano firmó esta versión.

    R. SCHUMANN compuso en 1849 el Adagio y Rondó Op. 70 para trompa y piano, pero en la edición permitió que fuese interpretado al violonchelo e incluso al violín.

    CHAIKOVSKY escribió en 1887, durante su estancia en Aquisgrán, la "Pieza caprichosa" para violonchelo y orquesta, muy en la línea técnica de las Variaciones sobre un tema rococó Op. 33. El mismo compositor editó la versión para violonchelo y piano.

    FAURÉ es autor de muy bellas canciones, algunas de las cuales han sido convertidas en "romanzas sin palabras" tocadas por diversos instrumentos. Après un rêve es de 1878 y una de las más famosas. Papillon es de 1897, y el propio autor la transcribió para quinteto de cuerdas y para violín y piano. El gran Pablo Casals las tocó muchas veces en arreglo propio.

    MIGUEL PÉREZ, formado en el Conservatorio Superior de Málaga y ganador ya de diversos premios, escribió esta obra para conmemorar el centenario de Lorca y la estrenó en Málaga en junio de 1998.

    A. PIAZZOLA construyó toda su vida musical alrededor del tango, con el que recorrió todos los niveles de la música: desde la popular y bailable hasta la de concierto. El gran tango es original para violonchelo y piano, y también fue dedicado, como las obras de Britten, al gran virtuoso ruso Rostropovitch.

Subir

Fundación Juan March
Contactar
Castelló, 77 – 28006 MADRID
+34 91 435 42 40 – Fax: +34 91 576 34 20
http://www.march.es