La exploración científica de América Ciclos de conferencias La búsqueda de los confines

La exploración científica de América

  1. Este acto tuvo lugar el
Miguel Ángel Puig-Samper

Multimedia

  1. Miguel Ángel Puig-SamperMiguel Ángel Puig-Samper

    Es profesor de investigación del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Doctor en Biología, especialista en Historia de la Ciencia; sus líneas de investigación se han orientado hacia la historia de la antropología, la recepción del darwinismo en dimensión comparada, la historia de la ciencia española e iberoamericana, las expediciones científicas y el exilio científico.

    Es miembro correspondiente de la Academia Mexicana de Ciencia y de la Academia Colombiana de Historia. Ha sido vicedirector del Instituto de Historia y jefe de la Unidad de Historia y Documentación del Real Jardín Botánico de Madrid, responsable de su Archivo Histórico y redactor jefe de los Anales de dicha institución. Asimismo ha sido director de la revista ARBOR y es miembro del comité de redacción de Asclepio y del consejo asesor de Revista de Indias.

    Autor de libros como Crónica de una expedición romántica al Nuevo Mundo: la Comisión Científica del Pacífico (1862-1866); Las expediciones científicas en el siglo XVIIIMutis al natural. Ciencia y Arte en el Nuevo Reino de Granada, con José Antonio Amaya; y California a través de la lente de una expedición romántica. Asimismo es coeditor de La Ilustración en América colonial. Bibliografía crítica Ensayo político sobre la Isla de Cuba de A. Humboldt, entre otros.

    Sobre Darwin, ha sido autor de Darwinismo y antropología en el siglo XIX (1994) y coeditor de Evolucionismo y cultura: darwinismo en Europa e Iberoamérica (2002), Darwinismo, meio ambiente, sociedade (2009) y Darwinismo, biología y sociedad (2013).

Algunas de las mayores aportaciones de la ciencia española al conocimiento universal proceden de las exploraciones que los naturalistas españoles llevaron a cabo en América desde el siglo XVI en su búsqueda de productos naturales útiles para la medicina, la farmacia, el comercio, etc., pudiendo considerarse la de Francisco Hernández (1570-1577) –protomédico de Felipe II– como la primera expedición de carácter científico relevante.

Ya en el siglo XVIII, con la llegada de la dinastía de los Borbones a España, el número de expediciones científicas es inmenso y de diversa índole, desde exploraciones marítimas e hidrográficas, con aportaciones cartográficas de alta calidad, pasando por expediciones astronómicas y geodésicas, entre las que hay que destacar la expedición geodésica hispanofrancesa a Quito (1735-1744) con la participación de Jorge Juan y Antonio de Ulloa, hasta reconocimientos naturalistas que dieron a conocer a la ciencia europea nuevas especies vegetales y animales en el momento del nacimiento de la historia natural moderna.