El espíritu de Alemania en la obra de Thomas Mann Ciclos de conferencias Thomas Mann: su vida, su obra, su tiempo

El espíritu de Alemania en la obra de Thomas Mann

  1. Este acto tuvo lugar el
Rosa Sala Rose

Multimedia

  1. Rosa Sala RoseRosa Sala Rose

    Licenciada en Filología Anglogermánica y doctora en Filología Románica por la Universidad de Barcelona. Miembro de la Goethe-Gesellschaft, fue cofundadora y secretaria de la Sociedad Goethe de España entre 1999 y 2004. Ha traducido y editado la autobiografía de Goethe Poesía y Verdad (1999), Conversaciones con Goethe (2006) de Johann Peter Eckermann y Mozart de camino a Praga (2006) de Eduard Mörike. Como ensayista ha publicado el Diccionario crítico de mitos y símbolos del nazismo (2003), El misterioso caso alemán. Un intento de comprender Alemania a través de sus letras (2007) por el que obtuvo el I Premio Qwerty al mejor libro de no-ficción, Lili Marleen. Canción de amor y muerte (2008), La penúltima frontera. Fugitivos del nazismo en España (2011) y El marqués y la esvástica. Cesar González-Ruano y los judíos en el París ocupado (2014) en colaboración con Plàcid García-Planas. Ha participado en diversos encuentros y coloquios, y ha impartido talleres, cursos y seminarios tanto en España como en Alemania.

    De Thomas Mann, ha traducido La voluntad de ser feliz y otros relatos (2000) y Hermano Hitler y otros escritos sobre la cuestión judía (2006), y en 2003 la biografía Thomas Mann. La vida como obra de arte. Una biografía de Hermann Kurzke.

Al entender el arte como incompatible con la vida, el Thomas Mann escritor se convirtió en un virtuoso del distanciamiento. A diferencia de la escritura a menudo fragmentaria y arrebatada de sus coetáneos expresionistas, la obra de Thomas Mann se construye a base de una férrea disciplina diaria, una capacidad de observación extraordinaria y una ironía perfectamente calibrada. Pertrechado con estas cualidades, Mann logró convertir en literatura de dimensiones épicas la materia prima de su propia vida y de quienes le rodeaban. Curiosamente, aunque no creó escuela y su figura se erige como un fenómeno único en el panorama literario alemán, su obra es considerada la quintaesencia de la alemanidad. Una idea cultivada por el propio Mann, quien dijo en 1938, desde el exilio americano: "allí donde estoy yo, está Alemania".