El Rastro. Conocimiento y deseo Ciclos de conferencias El Rastro

El Rastro. Conocimiento y deseo

  1. Este acto tuvo lugar el
Andrés Trapiello

Multimedia

  1. Andrés TrapielloAndrés Trapiello

    Nacido en Manzaneda del Torío (León) en 1953, es novelista, poeta, ensayista, editor, tipógrafo y traductor. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Valladolid, ciudad donde trabajó en el diario Pueblo. Ha sido galardonado con numerosos premios literarios como el Premio de la Crítica de poesía en 1993 por el libro de poemas Acaso una verdad, el Premio Plaza & Janés por la novela El buque fantasma, el Premio Nadal en 2003 por la novela Los amigos del crimen perfecto, el Premio de Novela Fundación José Manuel Lara por Al morir Don Quijote, el Premio de las Letras de la Comunidad de Madrid y el Premio Castilla y León de las Letras.

    Como escritor es autor de los poemarios Junto al aguaLas tradiciones, Acaso una verdad, Rama desnuda y Segunda oscuridad y de las novelas El buque fantasma, Días y noches, Al morir don Quijote, El final de Sancho Panza y otras suertes y Ayer no más, que fue elegida mejor novela del año en 2012 por los lectores de El País, entre otros muchos títulos. Ha publicado diecinueve volúmenes de su diario Salón de pasos perdidos; asimismo ha reunido textos dispersos y artículos en varios libros. Entre sus ensayos se encuentran Las vidas de Miguel de Cervantes, Las armas y las letras, Los nietos del Cid, El escritor de diarios, El arca de las palabras e Imprenta moderna: tipografía y literatura en España; además ha editado a Miguel de Unamuno, Manuel Machado y Ramón Gómez de la Serna, entre otros. Es habitual colaborador en prensa y ha dirigido las editoriales La Ventura y Trieste, y actualmente dirige La Veleta.

    Recientemente ha publicado una nueva edición de Don Quijote de la Mancha, adaptada al castellano actual.

    (Última actualización: 11/12/2015)

Walter Benjamin definió como las rebabas de la Historia, hechos y deshechos, objetos, obras, papeles que quedaron a trasmano, rotos o abandonados, y que acaso por ello, por haberse mantenido a salvo de la sobreexposición, muestran más claramente que otros la verdadera naturaleza de lo sucedido. Si como decía Benjamin la cultura está constituida por documentos de barbarie, no hay nada, por pequeño que parezca, que no sea la prueba de un crimen.

En tales residuos, que pasan en el Rastro de la consideración de basura a la de tesoro en transiciones veloces, reside acaso como en ningún otro documento el conocimiento del pasado y el deseo de la reconstrucción utópica de ese pasado, no desde luego en tanto que barbarie, sino en tanto que paraíso.