Amor Viernes Temáticos Las pasiones del alma

Amor

  1. Este acto tuvo lugar el
Raquel Andueza, soprano
La Galanía . Jesús Fernández Baena, tiorba y archilaúd. César Hualde Resano, guitarra
Tess Knighton, presentación

El amor es una emoción del alma causada por el movimiento de los espíritus que la incita a unirse de voluntad a los objetos que parecen serle convenientes. (René Descartes, Les passions de l’âme, 1649)

Pocas pasiones han dado lugar a tantas creaciones artísticas como el amor. Descrito por Descartes como una voluntad del alma que la empuja a unirse con aquello que le parece conveniente, el amor se manifiesta de maneras diversas, desde la esperanza y la seguridad hasta el valor o la audacia. El amor puede ser obsesivo y declararse con fórmulas repetitivas como en las chaconas y passacaglie; ser alegre y manifestarse con músicas festivas; ser dramático y engendrar sentimientos intensos; o ser doloroso y convertirse en sonidos que revelan un estado atormentado. Esta variedad de afectos amorosos fue expresada con gran precisión por los autores del Barroco italiano que conforman este concierto, a través de diversas formas musicales, dentro y fuera de las óperas.

Multimedia

      1. Anónimo
      1. Bella mia
      1. Barbara Strozzi (1619-1677)
      1. L’Eraclito amoroso, de Cantate, ariette e duetti Op. 2
      1. Antonio Cesti (1623-1669)
      1. La Dori, ovvero La schiava fedele
      1. Pier Francesco Cavalli (1602-1676)
      1. La Rosinda
      1. Giovanni Girolamo Kapsperger (1575-1651)
      1. Toccata II "arpeggiata" (de Libro I d'Intavolatura di chitarone.1604)
      1. Claudio Monteverdi (1567-1643)
      1. Oblivion soave, de la ópera L'Incoronazione di Poppea
      1. Anónimo
      1. Viver in questo stato
      1. Giovanni Girolamo Kapsperger
      1. Figlio dormi
      1. Tarquinio Merula (1594-1665)
      1. Curzio precipitato
      1. Jesús Fernández Baena
      1. Improvisación sobre el bajo de la passacaglia en Sol menor
      1. Benedetto Ferrari (1603)
      1. Son ruinato appassionato, de Musiche varie
      1. Antonio Cesti
      1. Disserratevi abissi, de L'Argia
      1. Claudio Monteverdi
      1. Sì dolce è’l tormento, del Quarto Scherzo delle Ariose Vaghezze
      1. Virgilio Mazzocchi (1597-1646)
      1. Sdegno campion audace

  1. Raquel AnduezaRaquel AnduezaNacida en Pamplona, inicia su formación musical a los seis años. Posteriormente, becada por el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Londres, amplía estudios en la Guildhall Shool of Music and Drama de Londres, donde recibe el premio School Singing Prize. Poco más tarde conoce al maestro Richard Levitt, quien ha sido su referente hasta el presente. Colabora asiduamente con diversas formaciones: L’Arpeggiata, Orquesta Barroca de Sevilla, Gli Incogniti, La Tempestad, Al Ayre Español, El Concierto Español, Private Musicke, La Real Cámara, Hippocampus, B’Rock, Orphénica Lyra y Conductus Ensemble. En 2003 pasa a formar parte del cuarteto vocal La Colombina. En ese mismo año funda junto al tiorbista Jesús Fernández Baena un dúo especializado en música italiana del siglo XVII y en 2010 el grupo La Galanía. Actúa como solista en los principales festivales y auditorios de Europa y el mundo y en 2012 debuta en el neoyorquino Carnegie Hall y en los Proms londinenses. Ha sido dirigida por Christie, Biondi, Moreno, Ogg, Huggett, López- Banzo, Pluhar, Egarr, Dantone, Curnyn, Heras-Casado, Davis y Encinar, entre otros. Es invitada para impartir cursos de canto en el Teatro Real de Madrid, así como en las Universidades de Burgos y Alcalá de Henares. Colabora en bandas sonoras de películas, cortometrajes y series de televisión, como Isabel, Atraco, Tous les soleils y Disección de una tormenta. Graba para Virgin Classics, Glossa, K617, NB Musika, Accentus, OBS Prometeo y Zig- Zag Territoires. En 2010 crea su propio sello discográfico, Anima e Corpo, con el que publica Yo soy la locura, que recibe las mejores críticas de la prensa especializada, así como el premio Festclásica 2011, otorgado por la Asociación de Festivales de Música Clásica de España. Acaba de presentar su segundo álbum In Paradiso.
  2. La GalaníaLa Galanía

    La Galanía es una de las formaciones especializadas más importantes del panorama musical español actual. Fundada en el año 2010 por Raquel Andueza y Jesus Fernández Baena, su finalidad es interpretar música barroca, tanto del siglo XVII como del XVIII, basándose en unos cuidados principios historicistas y apostando por colaborar con los mejores músicos tanto españoles como de otras nacionalidades, todos ellos especializados en este repertorio. Sus miembros forman parte de orquestas y grupos prestigiosos a nivel mundial, como  Hespèrion XXI, Al Ayre Español, Orquesta Barroca de Sevilla, Private Musicke, Orchestra of the Age of the Enlightment o L’Arpeggiata, entre otros. Como eje central del grupo cuentan con la soprano Raquel Andueza, la cual es invitada regularmente a los auditorios y festivales más importantes del mundo.

    Desde su debut, La Galanía comenzó a estar presente en los más prestigiosos festivales y auditorios y del mundo, en ciudades como Madrid, Berlín, Berna, Colonia, París, Brujas, Chicago, Moscú, Bruselas, San Sebastián, Panamá, Bogotá, Nueva York o Helsinki. En enero de 2011, La Galanía publicó su primer proyecto discográfico, Yo soy la locura, para la discográfica Anima e Corpo. Desde su salida al mercado, este disco fue de crítica y ventas y recibió de manera unánime el premio Festclásica que otorga la Asociación Española de Festivales de Música Clásica. Posteriormente el conjunto presentó sus trabajos discográficos Alma Mía y Pegaso –un compendio de salmos y motetes de Tarquinio Merula–, que también están obteniendo las mejores críticas y premios de la prensa.

     

  3. Jesús Fernández BaenaJesús Fernández BaenaNace en Estepa (Sevilla). Estudia flauta de pico y cuerda pulsada en el Conservatorio Superior de Música de Sevilla con Guillermo Peñalver y Juan Carlos Rivera. Más tarde, becado por la Junta de Andalucía, amplía estudios en el Koninklijk Conservatorium de La Haya, donde obtiene su diploma en 2002. Colabora con grupos como Private Musicke, El Concierto Español, Al Ayre Español, La Real Cámara, Jácara, Accademia del Piacere, Hippocampus, Harmónica Sphaera, Conductus Ensemble, Música Ficta o La Colombina, actuando en los principales festivales y auditorios de Europa, como Wigmore Hall, Konzerthaus Konzertgebouw, Theatre des Champs-Elysées, Warsow Philarmonic House, Performing Arts Center, Bijloke, Opera de Lyon, Palais de Beaux-Arts, etc. Ha sido dirigido por Emilio Moreno, Frans Brüggen, Gabriel Garrido, Paul MacCreesh, Fabio Bonizzoni y Eduardo López Banzo, entre otros. Acompaña asiduamente a cantantes como María Bayo, Magdalena Kožená, Jordi Domènech, José Hernández Pastor, Núria Rial, Carlos Mena y Raquel Andueza, con la que desde elaño 2003 forma dúo estable, especializándose en la música italiana del siglo XVII. Con ella funda en 2010 el grupo La Galanía. Ha realizado grabaciones para la radio suiza, francesa y holandesa, y para los sellos Harmonia Mundi France, Deutsche Grammophon, NB Musika y Naïve. En 2010 funda su propio sello discográfico, Anima e Corpo.

  1. Tess KnightonTess Knighton

    Desde 2011, Tess Knighton es investigadora senior de la ICREA (Institució Catalana de Recerca I Estudis Avançats) afiliada a la Institució Milà i Fontanals (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) en Barcelona. Durante muchos años fue directora de la revista Early Music (Oxford University Press) y del Lufthansa Festival of Baroque Music en Londres, y también Fellow del Clare College en Cambridge. Actualmente es Emeritus Fellow del Clare College y una de las dos directoras editoriales de la serie Studies in Medieval and Renaissance Music (The Boydell Press) y secretaria del comité editorial de los Monumentos de la Música Española. Ha publicado numerosos artículos sobre la cultura musical en el mundo ibérico entre los siglos XV y XVII y ha coeditado varios libros dedicados al tema desde distintas perspectivas: el villancico (con Álvaro Torrente); la circulación de los libros impresos de música (con Iain Fenlon); la música en la América hispana colonial (con Geoffrey Baker) y la eclosión polifónica en el Siglo de Oro (con Bernadette Nelson). Actualmente está preparando una colección de ensayos sobre la música en tiempos de los Reyes Católicos (Brill) y, con Kenneth Kreitner, una biografía y análisis de las obras de Juan de Anchieta (Ashgate). Asimismo, dirige un proyecto de investigación sobre la música urbana europea en la época moderna con financiación de la Fundación Marie Curie (2012-2016). Le apasiona la investigación sobre la práctica interpretativa y la recepción de las músicas del pasado en el presente.

En su tratado Les passions de l’âme (1649) René Descartes describe el amor –de forma algo lacónica– como “una emoción del alma causada por el movimiento de los espíritus que la incita a unirse de voluntad a los objetos que parecen serle convenientes”. A primera vista, esta definición parece excesivamente teórica: ¿qué tiene que ver con la gama emocional –desde la estasis del ensueño hasta la pasión ardiente– del amor? La clave es la palabra “unirse”: la atracción hacia el otro resulta directamente en el anhelo de la unión, de estar unidos eternamente: la ausencia del amado/la amada es tormento de añoranzas y dudas, mientras que la presencia o unión con el amado/la amada trae el oblivion (la negación de uno mismo) propio de la felicidad abrumadora.

Para captar y comunicar esta inherente tensión emocional entre estasis y pasión, entre añoranza y oblivion, en sus arias amorosas, los compositores del siglo XVII, como Monteverdi, Cesti, Strozzi y Cavalli, tenían un recurso musical perfecto: el basso ostinato. La repetición de una breve secuencia armónica mientras la melodía cambia eternamente –según coincidan o no las frases melódicas con el bajo, según el uso de cromatismos y disonancias, según una línea vocal sostenida o fragmentaria– sirve para representar la inexorabilidad del amor, la suspensión del tiempo, la prolongación o la resolución de la tensión, el éxtasis de la unión. La reiteración constante del basso ostinato no permite escapar a los lazos de amor: la única opción, después de sufrir toda la gama emocional, es sucumbir a la unión.