La cantata entre Nápoles y Roma Ciclos de Miércoles Los Scarlatti y el barroco napolitano

La cantata entre Nápoles y Roma

  1. Este acto tuvo lugar el
  2. Entrevista previa a las
Il Coro d'Arcadia. Alessandro Ciccolini, violín. Gaetano Nasillo, violonchelo. Francesco Baroni, clave. Franco Pavan, tiorba. María Cristina Kiehr, soprano
José María Domínguez entrevistado por Laura Prieto
El vínculo de Alessandro Scarlatti con las instituciones españolas fue continuo, primero al servicio del virrey de Nápoles y luego de la diplomacia  y la aristocracia hispanas en Roma. Para ellos compuso buena parte de sus cantatas, alternadas en este concierto con las desconocidas sonatas para violín  y clave de Domenico.
 

Multimedia

  1. I
      1. Alessandro Scarlatti (1660-1725)
      1. Appena chiudo gl'occhi
      1. Domenico Scarlatti (1685-1757)
      1. Sonata en Re menor K 90, para violín y bajo continuo
      1. Alessandro Scarlatti
      1. Fida compagna del tuo alato Amante
  2. II
      1. Alessandro Scarlatti
      1. Aria: Se il tou bel che m'innamora, de Sovra carro stellato
      1. Domenico Scarlatti
      1. Sonata en Mi menor K 81, para violín y bajo continuo
      1. Alessandro Scarlatti
      1. Dove fuggo, a che penso
      1. Antonio Vivaldi (1678-1741)
      1. Aria "Augelletti voi col canto", de la Cantata Lungi da vago volto
      2. Aria "Augelletti voi col canto", de la Cantata Lungi da vago volto

  1. Il Coro d'ArcadiaIl Coro d'Arcadia

    En la Roma de finales del siglo XVII, tras la muerte de Cristina de Suecia, ilustres compositores y excelentes músicos de la altura de Arcangelo Corelli y Bernardo Pasquini, unidos al violinista Matteo Fornari, al violonchelista Giovanni Bononcini y al violinista Giovanni Lorenzo Luier, fundaron el Coro d’Arcadia. Sus actuaciones tenían lugar principalmente en la sede de la Accademia dell’Arcadia,  sober el Gianicolo, o en la residencia de la familia Chigi, y se caracterizaban por una gran sobriedad estilística y una maestría en la ejecución.

    Un ejemplo tan ilustre y maravilloso inspiró en 2013 al violinista barroco y compositor Alessandro Ciccolini, quien decidió entonces reunir a un extraordinario grupo de amigos-músicos y fundar un conjunto propio, con el mismo nombre de su predecesor corelliano. El rigor filológico, la centralidad del conocimiento armónico-estilístico, el respeto reverencial por las fuentes y la búsqueda de un ideal sonoro lo más fiel posible a la estética barroca (a través de la reconstrucción fidedigna de los instrumentos utilizados en los siglos XVII y XVIII) son los elementos fundamentales con los que el Coro d’Arcadia quiere restaurar, hoy en día, la centralidad de la “teoría de los afectos”, de la búsqueda de la belleza, de la expresividad y de la poesía. El Coro d’Arcadia se impone como objetivo la “conmoción” del oyente actual mediante la comunicación de las pasiones y los propósitos de lso compositores cronológicamente lejanos, pero aún perfectamente capaces de “hablar” al corazón y al alma.

  2. María Cristina KiehrMaría Cristina Kiehr

    Nació en Tandil (Argentina) e inició sus estudios musicales dedicándose al violín y al canto. En 1983 llegó a Europa, donde estudió con René Jacobs en la Schola Cantorum Basiliensis y con Eva Krasznai-Gombos. Inició muy pronto su carrera como solista, que la ha llevado a actuar en salas como la Musikverein de Viena, el Concertgebouw de Ámsterdam, el Théâtre des Champs Elysées, la Ópera de Sidney, el Barbican Hall de Londres, el Suntory Hall de Tokio o el Teatro Colón de Buenos Aires. Ha colaborado con artistas como René Jacobs y la Akademia für Alte Musik de Berlín, Jordi Savall, Gustav Lenohard, el Cuarteto Mosaïques y Nikolaus Harnoncourt, entre otros.

    A lo largo de trece años desarrolló una intensa actividad concertista con el cuarteto vocal La Colombina, con el que realizó numerosas grabaciones. Sin embargo, su verdadera identidad como intérprete floreció gracias a la cooperación con el clavicembalista Jean-Marc Aymes y la creación del conjunto Concerto Soave. Sus registros para Harmonia Mundi y Empreinte Digitale, centrados en el repertorio italiano del siglo XVII, han merecido los elogios de la crítica y han recibido numerosos premios. Junto a su interés por la música antigua, Kiehr ha realizado incursiones en la música de Brahms, Mendelssohn, Britten, Weber, López Buchardo, Mompou, Mozart o Liszt. También ha estrenado composiciones contemporáneas de compositores como Zad Moultaka o Silvan Loher, y ha interpretado diversos papeles en óperas de Monteverdi, Telemann, Purcell, Haydn o Poulenc.