"Las tres luces" (1921) de Fritz Lang Cine mudo Cine de misterio

"Las tres luces" (1921) de Fritz Lang

  1. Este acto tuvo lugar el
Miguel Marías

Las tres luces ("Der müde Tod", 1921, Alemania) de Fritz Lang (98')
Presentación: Miguel Marías

Un enigmático sujeto tocado con capa negra, que encarna a la muerte, llega a un pequeño pueblo y allí erige su reino amurallado, en el que penetra la protagonista para intentar salvar la vida amenazada de su amado. El impacto que produjo esta película en el joven Luis Buñuel influyó en su decisión de dedicarse al cine.

El sábado se proyecta el vídeo de la presentación del día anterior.

Multimedia

  1. Miguel MaríasMiguel Marías

    Economista, fue jefe del Servicio de Estudios Económicos de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Madrid entre 1992 y 2010. Crítico de cine desde 1966, ha escrito en los diarios El Noticiero Universal, Diario 16 El Mundo y en revistas especializadas como Nuestro cine, Dirigido por... Casablanca Papeles de cine; asimismo ha sido colaborador en Radio Nacional de España y en los programas de televisión ¡Qué grande es el cine! y Cine en Blanco y Negro. Entre 1972 y 1975 fue guionista para TVE de series como Ficciones, Los libros y Platero y yo.

    Es autor de los libros Manuel Mur Oti: las raíces del drama (1992), Sin perdón, Manhattan (1995) y Leo McCarey: sonrisas y lágrimas (1999), entre otros. Coautor o colaborador de obras colectivas dedicadas al cine español, la crítica cinematográfica española, el cortometraje español o el cine japonés, así como de monográficos de directores como Jean-Luc Godard, John Ford, Manoel de Oliveira, Raúl Ruiz, Roberto Rossellini, José Luis Borau, Carlos Saura, Miguel Picazo, Basilio Martín Patino, Gonzalo Suárez, Luis García Berlanga, Víctor Erice o José Luis Guerín.

    Es jurado del Festival de Cine de Valladolid y de destacados premios cinematográficos, fue director de la Filmoteca Española y director general del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Visuales (ICAA).

Hoy más conocida en medio mundo como Las tres luces y en otro medio como Destino, su tono y su desarrollo permanecen fieles al original y más hermoso título de La muerte cansada. Se trata de una figura de la muerte (Bernhard Goetzke) no sólo trágica y triste, sino fatigada, que ejecuta su tarea inacabable a regañadientes, tentada, se diría, de imitar a Bartleby: sin duda, también “preferiría no hacerlo”, y por ello da no tres sino cuatro oportunidades (y otros tantos episodios en épocas y geografías diversas, siguiendo el patrón de la Intolerancia de Griffith) a la enamorada (Lil Dagover) que no se resigna a perder a su marido y que está dispuesta a morir ella.

Aparte del mérito de atraer para el cine a Luis Buñuel, esta película, tal vez la primera obra maestra de Lang, no tiene casi nada de expresionista pese a que, por generalización nacional-cronológica, se la suele asociar a ese movimiento minoritario del cine alemán de los años diez y veinte.