Alejandro Magno: conquistar los confines de todas las tierras Ciclos de conferencias Exploradores, conquistadores, viajeros

Alejandro Magno: conquistar los confines de todas las tierras

  1. Este acto tuvo lugar el
Adolfo Domínguez Monedero

Multimedia

  1. Adolfo Domínguez MonederoAdolfo Domínguez Monedero

    Catedrático de Historia Antigua de la Universidad Autónoma de Madrid, institución en la que dirige el grupo de investigación "Hélade" centrado en el estudio de la antigua Grecia. Ha dirigido y dirige proyectos de investigación relacionados con la topografía histórica, organización política e identidades étnicas en diversos territorios de Grecia (Locris, Acarnania, Epiro). Es especialista también en el estudio de la colonización griega y ha trabajado asimismo sobre algunas culturas prerromanas de la península ibérica, en especial la ibérica y la tartésica.

    Ha publicado decenas de libros y artículos sobre todos esos campos de estudio y ha participado en múltiples congresos nacionales e internacionales sobre esos temas. Es miembro correspondiente del Instituto Arqueológico Alemán y académico correspondiente de la Real Academia de la Historia.

Los puntos principales que querría tratar se refieren a cómo Alejandro Magno aunaba, en la campaña asiática que heredó de su padre Filipo II, varios intereses; por una parte, el político y militar, centrado en la conquista no solo del Imperio persa sino, una vez lograda la misma, de la totalidad de la tierra. En ese sentido, el título retoma lo que Arriano (Anábasis de Alejandro Magno, V, 26, 2) pone en boca de Alejandro justo antes de que el motín de sus tropas le impida continuar con su expedición. Sin embargo, ese objetivo, frente a lo que pudiera pensarse cuando se considera el conjunto de obra, no formaba parte del diseño original de su empresa sino que fue algo que, poco a poco, Alejandro empezó a considerar factible una vez que comprobó la profunda debilidad interna del Imperio aqueménida.

Pero junto con el diseño político, Alejandro tuvo también una enorme curiosidad intelectual fruto sin duda de la formación que recibió a partir de las enseñanzas de una de las figuras más notables de la ciencia griega, Aristóteles y, en muchas ocasiones, esa inquietud fue pareja a sus intereses políticos. Eso explica que, vencidos sus principales enemigos, el rey macedonio pretendiese continuar su expedición en buena parte para confirmar las teorías existentes sobre la configuración del mundo habitado y sobre la intercomunicación de los mares y el océano. Alejandro Magno aúna, como pocos, las principales facetas que explora el presente ciclo de conferencias, la del conquistador, la del explorador y la del incansable viajero.