2/3 Conciertos del Sábado Bach, el jazz y la improvisación

2/3

  1. Este acto tuvo lugar el
Johann Sebastian Jazz. Iñaki Salvador, piano
Bach es, ante todo, un fenómeno del siglo XX (y también del XXI). Aunque su obra había sido redescubierta para el gran público en el Romanticismo, el movimiento historicista arrojó una luz nueva sobre su repertorio, que se abría entonces a interpretaciones más creativas. Fuera de esta corriente −aunque no tan alejado de ella como cabría imaginar−, el jazz permite reconocer a un Bach tan clásico como renovado.

Multimedia

      1. Johann Sebastian Bach (1685-1750)
      1. Coral "Belfielh du deine Wege", de Pasión según San Mateo BWV 244 (versión de jazz)
      2. Preludio en Si menor BWV 869 (versión de jazz)
      3. Pequeño preludio en Do menor BWV 999 (versión de jazz)
      4. Allemande, de la Suite Francesa en Do menor nº 2 BWV 813 (versión de jazz)
      5. Fuga a 3 voces en Do menor BWV 847 (versión de jazz)
      6. Preludio en Do mayor BWV 846 (versión de jazz)
      7. Aria, de Variaciones Goldberg BWV 988 (versión de jazz)
      8. Variación primera, de Variaciones Goldberg BWV 988 (versión de jazz)
      9. Pequeño Preludio en Do mayor BWV 934, alla bossa nova (versión de jazz)
      10. Fuga a 5 voces, de Preludio y Fuga en Do sostenido menor BWV 849 (versión de jazz)
      11. "Gottes Zeit ist die allebeste Zeit" (transcripción de G. Kúrtag), de Cantata BWV 106 (versión de jazz)
      12. Aria en Re mayor de la Suite nº 3 BWV 1068 (versión de jazz)

  1. Johann Sebastian JazzJohann Sebastian Jazz

    Es un dúo de pianos creado en 2014 por Iñaki Salvador y Alexis Delgado. Desde entonces, ha tocado en eventos musicales tan importantes como Jazzaldia (Festival de Jazz de San Sebastián), el Festival Internacional de Jazz de Madrid, y en salas emblemáticas de jazz, como el madrileño Café Central. Johann Sebastian Jazz es un “juego musical” mediante el cual ir descubriendo, como en el ajedrez, las infinitas posibilidades que ofrece la telaraña contrapuntística y armónica de Bach. Porque lo que hace tan genial y singular a la música de Bach es su sencillez y complejidad extremas. Los temas que utiliza son pocos y sencillos, pero su desarrollo, y las posibles combinaciones de todos ellos, permiten que surjan infinitas obras musicales. Dentro de este universo sonoro, el músico clásico y de jazz, en inspirado diálogo, pueden navegar, jugar, sugerir, crear y recrear, ofreciendo al auditorio una nueva forma de vivir y escuchar a Bach.