Viernes Temáticos Clichés musicales: visiones de España

Folías y chaconas

  1. Este acto tuvo lugar el
Francesco Corti, clave
Stefano Russomanno, presentación

La folía es una danza de ascendencia portuguesa y la chacona tiene raíces americanas. Sin embargo, ambas fueron vistas como arquetipos de la música española en los siglos xvii y xviii. En origen, ambas fueron descritas como enormemente bulliciosas y excesivamente sensuales, casi eróticas, lo que les valió diversas condenas. Pero con el paso del tiempo perderían su carácter subversivo y sus estructuras armónicas servirían como base para composiciones realizadas por músicos de toda Europa.

      1. Jean Henri D'Anglebert (1635-1691)
      1. Suite nº 3 en Re menor
      2. Suite nº 1 en Sol menor
      1. Antoine Forqueray (1671-1745)
      1. Preludio en Re menor
      2. Suite nº 1 en Re menor (selección)
      1. François Couperin (1668-1733)
      1. Décimo tercer orden de piezas para clave en Si menor
      2. L'Amphibie, de Vigésimo cuarto orden de piezas para clave en La mayor
      1. Carl Philipp Emanuel Bach (1714-1788)
      1. Fantasía en Re menor H 234
      2. 12 variaciones sobre "Les Folies d'Espagne" H 263

  1. Francesco CortiFrancesco Corti

    Nació en Arezzo (Italia) en el seno de una familia musical en 1984. Estudió órgano en Perugia y clave en Ginebra y Ámsterdam. Ha sido premiado en el Concurso Internacional Johann Sebastian Bach de Leipzig y en el Concurso de Clave de Brujas. Como solista, ha ofrecido recitales y conciertos por toda Europa, los Estados Unidos, América Latina y Nueva Zelanda. Ha sido invitado a festivales como el Mozart Woche y el Festival de Salzburgo, el BachFest de Leipzig, el MusikFest de Bremen, el Festival de música antigua de Utrecht, el Festival Radio Frances en Montpelier, y ha actuado en escenarios como la Sala Pleyel de París, la Sala Bozar en Bruselas, la Konzerthaus de Viena, el Mozarteum y la Haus für Mozart en Salzburgo y el Concertgebouw de Ámsterdam.

    Francesco Corti es miembro de Les Musiciens du Louvre, el Ensemble Zefiro, el Bach Collegium Japón, Les Talens Lyriques, Harmonie Universelle y Le Concert des Nations. Es el principal director invitado de la orquesta del Pomo d’Oro y dirige regularmente a Les Musiciens du Louvre. Ha dirigido la Holland Baroque Society, la Nederlandse Bachvereniging y B’Rock. Sus grabaciones como solista incluyen las suites de Louis Couperin, las partitas de Bach, las sonatas de Haydn, los dos cuartetos con piano y el Concierto para piano KV 488 de Mozart. Desde septiembre de 2016 es profesor de clave y continuo en la Schola Cantorum Basiliensis.

  1. Stefano RussomannoStefano Russomanno

    (Milán, 1969), estudió musicología en la Università degli Studi de Milán con Francesco Degrada. Sus investigaciones, presentadas a través de conferencias y de artículos publicados en revistas especializadas, se centran sobre todo en la música barroca y en la del siglo XX. Desde 2001 es coordinador de la sección de música del suplemento cultural de ABC. Ha colaborado, entre otras, con instituciones como I Pomeriggi Musicali de Milán, el Teatro Real de Madrid, el Festival de Música y Danza de Granada, el Archivo Manuel de Falla de Granada y el Festival de Música Contemporánea de Estrasburgo. Ha impartido cursos en los conservatorios de Madrid (Profesional de Arturo Soria y Superior de Atocha) y Palencia, así como en las Universidades de Alcalá de Henares y Granada. Ha preparado, junto a Franco Pavan, la nueva edición del libro de Giuseppe Radole, Liuto, chitarra e vihuela (Suvini Zerboni, 1997). Ha traducido y realizado la edición española de El teatro a la moda de Benedetto Marcello (Alianza Editorial, 2001) y es autor del libro Dante Alighieri y la música (Ediciones Singulares, 2009).

Músicas “degeneradas” del siglo XVII

“Llama a este juego suyo impío y profano / zarabanda y chacona el nuevo hispano”. Los versos de Giovan Battista Marino, el príncipe de la poesía barroca italiana, reflejan la rápida difusión de la chacona en suelo europeo a comienzos del siglo XVII. De ascendencia americana e incubación española, la chacona fue hostigada en un primer momento por sus rasgos desenfrenados para ser asimilada luego a la práctica de la variación instrumental sobre fórmulas “obstinadas”.

Algo similar ocurrió con la folía, danza portuguesa cuyo impulso telúrico (sus orígenes parecen remontarse a ritos de fertilidad) se erigió pronto en epítome de lo hispánico –las “Folías de España”– a la vez que su etimología la emparentaba con la dimensión de la locura. Incluso una vez consumada su estilización en fórmulas de bajo obstinado sobre las que intérprete y músico estaban llamados a realizar variaciones, chacona y folía no dejarán de remitir en Italia a un ideal de acumulación febril y obsesiva, donde la sorpresa y la progresión apremiante se alían con la explosividad del virtuosismo. Los franceses, en cambio, las plasmarán en arquitecturas sonoras grandiosas y calculadas, a imagen y semejanza del modelo versallesco, mientras que los alemanes –con la familia Bach a la cabeza– la utilizarán como recurso metódico y genial para desplegar la inagotable riqueza del discurso musical a partir de una simple huella armónica.