El espíritu del pueblo: Spanisches Liederbuch Viernes Temáticos Clichés musicales: visiones de España

El espíritu del pueblo: Spanisches Liederbuch

  1. Este acto tuvo lugar el
Sarah Fox, soprano. Malcolm Martineau, piano. Markus Farnsworth, barítono
José Álvarez Junco, presentación

El interés de la Alemania decimonónica por España fue, sobre todo, literario: el teatro áureo y la poesía popular representaban un modelo de libertad para los autores del Romanticismo. En 1852, Emanuel Geibel y Paul Heyse tradujeron una colección de poesías españolas y portuguesas que publicaron con el título de Spanisches Liederbuch. Estos textos llamaron la atención de diversos compositores, pero fue Hugo Wolf quien, de manera más sistemática, se sintió inspirado por estas poesías, hasta el extremo de escribir 44 Lieder basados en ellas.

      1. Hugo Wolf (1860-1903)
      1. Spanisches Liederbuch. Geistliche Lieder (selección)
      2. Spanisches Liederbuch. Weltliche Lieder (selección)

  1. Sarah FoxSarah Fox

    Sarah Fox, una de las más destacadas sopranos inglesas de su generación, se formó en la Giggleswick School, la Universidad de Londres y el Royal College of Music. Ganadora del Premio Kathleen Ferrier y del Premio John Christie, es también Honorary Fellow del Royal Holloway College de la Universidad de Londres.

    Ha interpretado distintos papeles en la Royal Opera House, Covent Garden. Entre ellos destacan Micaela en Carmen, Aseria en Tamerlano, Zerlina en Don Giovanni y Woglinde en Der Ring des Nibelungen. Otros papeles operísticos incluyen Ellen Orford en Peter Grimes, Ilia en Idomeneo, Susanna en Le nozze di Figaro y Mimi en La Bohème.

    Su prestigiosa carrera concertística la ha llevado a actuar en todo el mundo, y a actuar con orquestas como la Filarmónica de Berlín, la Orquesta Gulbenkian y la Filarmónica de Oslo, entre otras. Ha actuado en diversas ocasiones en los Proms de la BBC, el Festival de Edimburgo y el Festival Three Choirs, y es invitada regularmente por la Classical Opera Company y Friday Night is Music Night de  BBC Radio.

    Su discografía incluye Il Re Pastore (Classical Opera Company), The Cole Porter Songbook, las canciones de Poulenc y la Sinfonía nº 4 de Mahler (todos ellos para Signum Classics), el Réquiem de Mozart (Convivium), la Sinfonía nº 3 de Vaughan Williams (Halle), el Dona Nobis Pacem de Vaughan Williams y las canciones de Poulenc (Hyperion), That’s Entertainment (para Emi Classics) y Cole Porter in Hollywood (Warner Classics).

  2. Malcolm MartineauMalcolm Martineau

    Nacido en Edimburgo, actúa de forma regular en las principales salas de concierto y festivales de todo el mundo, con artistas como sir Thomas Allen, dame Felicity Lott, Thomas Quasthoff, Michael Schade y Sarah Conolly. Ha presentado su propio ciclo de conciertos en el Wigmore Hall y en el Festival de Edimburgo y ha acompañado en clases magistrales en la Britten Pears School de Aldeburgh. Sus numerosas grabaciones incluyen obras de Schubert, Schumann y recitales con Bryn Terfel, Simon Keenlyside, Angela Gheorghiu, Barbara Bonney, Susan Graham, Magdalena Kožená y Anne Schwanewilms. Además, ha grabado las canciones folclóricas de Beethoven y Britten, todas las canciones de Poulenc y Mendelssohn, Winterreise y Schwanengesang de Schubert con Florian Boesch; Heimliche Aufförderrung y Scene! con Christiane Karg, Portraits con Dorothea Röschmann y canciones de Max Reger con Sophie Bevan. Tras obtener un doctorado honorífico en la Real Academia Escocesa de Música y Teatro en 2004, fue nombrado director artístico del Leeds Lieder+Festival.

  3. Markus FarnsworthMarkus Farnsworth

    Marcus Farnsworth recibió en 2009 el primer premio en el Concurso Internacional de Canto Wigmore Hall/Kohn Foundation, y en 2011 se alzó como ganador del Concurso Kathleen Ferrier. Ha actuado en numerosas ocasiones en el Wigmore Hall con pianistas como Malcolm Martineau, Julius Drake, Joseph Middleton y Graham Johnson, así como con el Myrthen Ensemble.

    En la temporada 2018-2019 ha interpretado The Silver Tassie de Anthony Turnage junto a la Orquesta Sinfónica de la BBC, y ha estrenado la obra Last Man Standing de Cheryl Frances-Hoad. Además, ha interpretado Candide de Leonard Bernstein con la London Symphony Orchestra bajo la dirección de Marin Alsop, y Frankenstein de HK Gruber con la Aurora Orchestra. Recientemente ha regresado de una gira por Australia con el Gabrieli Consort durante la que ha interpretado King Arthur de Purcell.

    Asimismo, ha interpretado y grabado A Sea Symphony de Vaughan Williams bajo la dirección de Martyn Brabbins y The Wound Dresser de John Adams, ambas con la Orquesta de la BBC. Ha participado en la nueva producción de Iolanthe de Gilbert and Sullivan dirigida por Cal McCrystal para la English National Opera, y ha debutado en el Teatro Real de Madrid en Street Scene de Kurt Weill.

  1. José Álvarez JuncoJosé Álvarez Junco

    Catedrático emérito de Historia del Pensamiento Político y los Movimientos Sociales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, Universidad Complutense de Madrid. Entre 1992 y 2000 ocupó la cátedra Príncipe de Asturias del Departamento de Historia de la Universidad de Tufts (Boston, Massachusetts), y dirigió el seminario de Estudios Ibéricos del Centro de Estudios Europeos de la Universidad de Harvard. Entre 2004 y 2008 fue director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, en Madrid, y Consejero de Estado.

    Su especialidad es la historia política y cultural de España en los siglos XIX y XX. Entre sus publicaciones destacan La ideología política del anarquismo español (1868-1910), Madrid, Siglo XXI, 1976; El ‘Emperador del Paralelo’. Alejandro Lerroux y la demagogia populista, Madrid, Alianza Editorial, 1990; Mater Dolorosa. La idea de España en el siglo XIX, Madrid, Taurus, 2001 (Premio Nacional de Ensayo, 2002; y Premio Fastenrath, de la RAE, 2003); Dioses útiles. Naciones y nacionalismos, Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2016; El relato nacional. Historia de la historia de España, con Gregorio de la Fuente Monge, Madrid, Taurus, 2017; y Nueva historia de la España contemporánea (1808-2018), coordinado junto con Adrian Shubert, Barcelona, Galaxia Gutenberg¸ 2018.

La nacionalización de la cultura

En plena Ilustración, cuando los mejores cerebros europeos planeaban un futuro humano racional-progresista, Jean-Jacques Rousseau basó la legitimidad política en la “voluntad general” de los pueblos, grupos humanos dotados de rasgos culturales comunes. Johann Herder añadió que esos pueblos poseían un Volksgeist, un espíritu o alma común, fuente última de todas las creaciones culturales de sus componentes. Sentaron así las bases intelectuales del nacionalismo, el gran modelo justificador de las estructuras de poder en los dos siglos siguientes.

Cambió, pues, el sujeto de la legitimidad política. El poder no procedía ya de héroes fundadores de imperios y dinastías, sino de “naciones”, colectividades humanas poco menos que eternas o emanadas de la mente divina con una misión universal. Lo cual obligó a toda una reformulación de la cultura en términos nacionales. De la historia, sobre todo, no protagonizada ya por héroes individuales, familias o religiones, sino por “España”, en nuestro caso, que revelaba su ser en episodios como Sagunto o Numancia o gestas como las de Viriato, don Pelayo o el Cid Campeador.

Este tipo de transformación afectó también a la música. Ni la corte española podía permitirse tener, como antaño, músicos de cámara extranjeros ni los compositores españoles escribir algo que no fuera música “nacional”. Un género convertido en objeto de afanosa búsqueda, y no sólo por parte de españoles, pues España fue desde los primeros momentos objeto de fervoroso culto para cualquier romántico. España era, como comprendieron las tropas napoleónicas, ejemplo vivo de una forma de ser por cuya defensa sus hijos estaban dispuestos a morir. Y lo que había sido país decadente, fanático y cruel, se convirtió en un pueblo fiel a su identidad, extremado en sus pasiones, pintoresco y excéntrico.

La música tuvo, pues, que atenerse a este estereotipo. Son las creaciones que vamos a escuchar.