Esquilo (525-456) Ciclos de conferencias Teatro griego: origen, autores y puesta en escena

Esquilo (525-456)

  1. Este acto tuvo lugar el
Carlos García Gual

Multimedia

  1. Carlos García GualCarlos García Gual

    Catedrático emérito de Filología Griega de la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido vicerrector de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y presidente de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada (SELGYC). Ha dirigido la colección griega de la Biblioteca Clásica de Gredos –de la que es creador–.

    Ha traducido a numerosos autores clásicos, entre los que se encuentran varios diálogos de Platón, tragedias de Eurípides, la Política de Aristóteles, El viaje de los Argonautas de Apolonio de Rodas, la Odisea de Homero, Vidas y opiniones de los filósofos ilustres de Diógenes Laercio y Vida y hazañas de Alejandro del Pseudo Calístenes, por el que recibió el Premio de Traducción Fray Luis de León en 1978. En 2002 recibió el Premio Nacional a la Obra de un Traductor por su trayectoria.

    Es autor de numerosos ensayos sobre temas helenísticos y mitológicos (Epicuro, La secta del perro, Los siete sabios (y tres más), La filosofía helenística, Prometeo: mito y literatura, Mitos, viajes, héroes, Diccionario de mitos, La venganza de Alcmeó, Sirenas. Seducciones y metamorfosis, Enigmático Edipo. Mito y tragedia y La muerte de los héroes) y medievales (Historia del rey Arturo y sus nobles y errantes caballeros de la Tabla Redonda), además de literatura comparada (La Antigüedad novelada y El zorro y el cuervo) y ensayos críticos (Sobre el descrédito de la literatura y otros avisos humanistas y Apología de la novela histórica).

    Actualmente, es editor y colaborador de la revista Historia National Geographic y miembro de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona. En 2017 fue elegido como miembro de número de la Real Academia Española.

Al llamar a Esquilo "el creador de la tragedia", Gilbert Murray quiso destacar que fue él quien dio al teatro trágico, inventado en Atenas unos lustros antes por Tespis, su forma canónica y su solemne grandeza, impresionante tanto en las audaces representaciones como en la dicción poética. Elogiado como genial "director de escena y teólogo" a la vez, Esquilo se caracteriza tanto por sus reflexiones sobre los designios de los dioses como por la fuerza poética de sus escenas y sus versos. Frente al clasicismo de Sófocles y la inquietud innovadora de Eurípides, Esquilo parece un tanto austero y arcaico, como su contemporáneo el poeta Píndaro. Escribió cerca de noventa tragedias, de las que nos quedan siete. Componía en trilogías, de las que conservamos entera solo la Orestea (Agamenón, Coéforas y Euménides). Tanto Prometeo encadenado como Suplicantes y Los siete contra Tebas son piezas sueltas de otras trilogías. La singular tragedia de Los persas no evoca un tema mítico, sino un resonante suceso histórico: la derrota de los persas en Salamina (se escenificó en 472; la batalla fue en 480).

Tanto su Prometeo como la Orestea son obras inolvidables de sus últimos años, y tanto por su fuerza dramática como lo impresionante de sus ideas y figuras míticas han tenido una enorme resonancia en la tradición literaria universal.