La noche, la locura Conciertos del Sábado Música en la noche

La noche, la locura

  1. Este acto tuvo lugar el
Marino Formenti, piano

En 1854, poco después de escribir Geistervariationen [Variaciones fantasma], Robert Schumann se arroja a las aguas del Rin. Su mente se sumerge en el pozo de la locura −en el abismo de la oscuridad−, pero el artista no deja de crear. En este concierto, los fantasmas de Schumann se entrelazan con los de Rihm y Nono en un intenso diálogo entre el presente y el pasado, entre el día y la noche, entre la cordura y la locura.

Multimedia

      1. Wolfgang Rihm (1952)
      1. Alfred Schlee in memoriam, de Zwiesprache
      1. Robert Schumann (1810-1856)
      1. Davidsbündlertänze Op. 6
      1. Luigi Nono (1924-1990)
      1. "...sofferte onde serene...", para piano y cinta
      1. Robert Schumann
      1. Geistervariationen WoO 24
      1. Wolfgang Rihm
      1. Alfred Schlee in memoriam, de Zwiesprache
      1. Robert Schumann
      1. Coral "Wenn mein Stündlein vorhanden ist"
      1. Johann Sebastian Bach (1685-1750)
      1. Adagio, de Concierto en Re menor para tecla BWV 974 (a partir del Concierto para oboe S:Z799 de Alessandro Marcello)

  1. Marino FormentiMarino Formenti

    Saludado por Los Angeles Times como “un Glenn Gould para el siglo XXI”, Marino Formenti posee una natural inclinación a la experimentación con lo novedoso y lo inesperado, lo que le ha llevado a desarrollar revolucionarios formatos de concierto, performances e instalaciones (Nowhere, One to One, The Party, Torso). Sus recitales Los fantasmas de Kurtág o Liszt Inspections han sido concebidos como un constante fluir de diálogos entre composiciones: un enfoque radicalmente innovador que explora a distintas escalas los conceptos de tiempo, espacio, sonido y comunicación musical.

    Ha participado en los festivales internacionales de Salzburgo, Lucerna o Edimburgo, y ha sido invitado por importantes instituciones artísticas y festivales como Art Basel, Mumok Viena o la Fundación Gulbenkian de Lisboa. Ha actuado como solista con la Filarmónica de Nueva York, la Filarmónica de Los Ángeles y la Orquesta Nacional de Francia, con directores como Kent Nagano, Daniel Harding o Gustavo Dudamel. También ha sido invitado por Maurizio Pollini para dirigir en la Sala Pleyel de París y en el Teatro alla Scala de Milán. Ha trabajado junto a algunos de los mayores compositores de nuestro tiempo como Salvatore Sciarrino, György Kurtág o Helmut Lachenmann.

    En 2009 recibió el Premio Belmont de la Fundación Forberg Schneider de Múnich por sus logros musicales.