Estudiosos viajeros griegos Ciclos de conferencias Literatura de viajes

Estudiosos viajeros griegos

  1. Este acto tuvo lugar el
Francisco Javier Gómez Espelosín

Multimedia

  1. Francisco Javier Gómez EspelosínFrancisco Javier Gómez Espelosín

    Catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Alcalá. Especialista en la historia del mundo griego y de la geografía antigua, con particular atención a los relatos de viajes y a la figura de Alejandro. Es autor de diversas monografías sobre la Grecia antigua como Tierras fabulosas de la Antigüedad (1994), La imagen de España en la antigüedad clásica (1995), Introducción a la Grecia antigua (1998 y 2014), El descubrimiento del mundo. Geografía y viajeros en la Grecia antigua (2000),  Memorias perdidas. Grecia y el mundo oriental (2013) y recientemente, En busca de Alejandro. Historia de una obsesión (2016) y Geografías de lo exótico. Los griegos y los otros (próximamente).

    Asimismo es autor de traducciones como las guerras ibéricas de Apiano y la geografía de Iberia de Estrabón y los paradoxógrafos griegos. También es editor del volumen Relatos de viaje de la literatura griega (1996, junto con Luis García Moreno). Autor también de diversos artículos en revistas especializadas españolas y extranjeras, así como de diferentes capítulos de obras colectivas, entre las que destaca la contribución sobre la Iberiké de Apiano para la colección "Aufstieg und Niedergang der römischen Welt", una obra colectiva internacional. Es coordinador del Máster interuniversitario online Mediterráneo antiguo.

La importancia del viaje como forma de conocer el mundo circundante figura como una condición primordial del historiador tal y como lo concibieron los griegos. La autopsía, o testimonio personal, constituye en efecto la mejor garantía de la credibilidad del relato. Quizá ya desde Hecateo de Mileto a finales del siglo VI a. C., y con seguridad a partir de Heródoto a mediados del siglo V a. C., los historiadores se convierten en viajeros incansables que tratan de trasmitir su imagen del mundo con especial atención a las tierras y pueblos más lejanos. La tarea no resulta fácil a causa de la penuria de los viajes, de los obstáculos de comunicación y de las dificultades de trasmitir realidades nuevas e insólitas a un auditorio que no estaba habituado a ellas.

Tanto Jenofonte en su relato de la expedición de mercenarios que llegó hasta las cercanías de Babilonia, como después los historiadores de Alejandro a la hora de referir los detalles de la asombrosa campaña macedonia o Polibio durante sus viajes por el lejano occidente, experimentaron estas circunstancias. Imperaba además el afán por demostrar la credibilidad del relato frente a la posible desconfianza del auditorio ante historias y anécdotas aparentemente increíbles que suscitaban la admiración y el asombro. La presencia in situ, la aportación de detalles y medidas, las comparaciones con objetos familiares o la exhibición de una aparente mesura a la hora de rechazar lo fantástico y extraordinario fueron algunas de las estrategias utilizadas para conseguir este objetivo.

Al igual que Ulises, que vio muchas ciudades y conoció la forma de ser de muchas gentes, los historiadores griegos siguieron sus pasos y de la misma forma que el héroe, pretendieron salir airosos de las situaciones, reales y ficticias, que exponían en sus relatos.

  • André, J. M. y Baslez, M-F., Voyager dans l´Antiquité, Fayard: París, 1993.
  • Gómez Espelosín, F. J., El descubrimiento del mundo. Geografía y viajeros en la Grecia antigua, Akal: Madrid, 2000.
  • Hartog, F., Mémoire d´Ulysse. Récits sur la frontière en Grèce ancienne, Gallimard: París, 1996.
  • Jacob, Ch., Geografia y etnografía de la Grecia antigua, Bellaterra: Barcelona, 2008.
  • Marasco, G., I viaggi nella Grecia antica, Edizioni dell´Ateneo & Bizarri: Roma, 1978.
  • Morere, N. (ed.), Viajes en el Mediterráneo antiguo, Editorial Ramón Areces: Madrid, 2009.