Nueva York 1945-1968: Pollock, Jacobs, Dylan Ciclos de conferencias Cuatro ciudades. Episodios de la historia cultural del siglo XX en Occidente

Nueva York 1945-1968: Pollock, Jacobs, Dylan

  1. Este acto tuvo lugar el
Luis Fernández-Galiano

Multimedia

  1. Luis Fernández-GalianoLuis Fernández-Galiano

    Arquitecto y crítico. Es catedrático de Proyectos en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid y, desde 1985, director de la revista AV/Arquitectura Viva. Entre 1993 y 2006 estuvo a cargo de la página semanal de arquitectura del diario El País, donde actualmente colabora en la sección de Opinión. Ha sido Cullinan Professor en la Universidad de Rice, Franke Fellow en la Universidad de Yale, investigador visitante en el Centro Getty de Los Ángeles y crítico visitante en las universidades de Harvard y Princeton, así como en el Instituto Berlage. También ha dirigido cursos en las universidades Menéndez Pelayo y Complutense de Madrid.

    Fue presidente del jurado en la 9ª Bienal de Arquitectura de Venecia y de la XV Bienal de Arquitectura de Chile, experto y jurado del Premio europeo Mies van der Rohem, comisario de exposiciones como El espacio privado, Eurasia Extrema (en Tokio y Madrid), Bucky Fuller & Spaceship Earth y Jean Prouvé: belleza fabricada (estas dos con Norman Foster) y ha formado parte del jurado de numerosos concursos internacionales en Europa, América y Asia, incluyendo los de la Biblioteca Nacional de México y el Museo Nacional de Arte de China.

    Es miembro de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y de la Real Academia de Doctores de España. Entre sus libros se cuentan La quimera moderna, El fuego y la memoria (en inglés como Fire and Memory), Spain Builds (con el MoMA en la versión inglesa, y presentado en su versión china en simposios en Shanghái y Pekín). También es editor y coautor de una serie de cuatro volúmenes titulada Atlas, arquitecturas del siglo XXI.

    Recientemente ha publicado Años alejandrinos (2019), dos volúmenes recopilatorios de artículos publicados en El País entre 1993 y 2006.

La victoria aliada en la II Guerra Mundial trasladó el liderazgo cultural de la Europa devastada al nuevo continente, y Nueva York reemplazó a París como capital de la vanguardia artística, muchos de cuyos protagonistas –Duchamp, Kandinsky o Mondrian– habían buscado refugio al otro lado del Atlántico. Agotada la Escuela de París, el expresionismo abstracto de Pollock o De Kooning se convirtió en la referencia clave de exaltación de la libertad artística en la pugna ideológica de la Guerra Fría.

Los intelectuales transitaron de Marx a Freud, y los arquitectos convirtieron la modernidad socialmente comprometida en un estilo internacional de refinada abstracción, promovido por el MoMA y Philip Johnson, y consagrado con obras como la Lever House de Bunshaft o el Seagram de Mies van der Rohe. Por su parte, Robert Moses transformaba la ciudad con grandes infraestructuras y autopistas, amenazando el delicado tejido urbano de barrios como Greenwich Village, defendido entonces por el activismo de la periodista Jane Jacobs, que se convertiría en un símbolo de la resistencia frente al urbanismo del capital, la ingeniería y el automóvil. Ese mismo barrio bohemio incubaría la cultura alternativa de la generación Beat y de músicos como Bob Dylan, que pondrían las semillas de la disidencia, del flower power, y de la oposición a la Guerra de Vietnam.

La fecha mítica de 1968 marcaría el tránsito de una Nueva York en crisis a la costa californiana, donde surgiría una poderosa contracultura juvenil, alimentada a la vez por las transformaciones de la vida cotidiana y por la fascinación con una tecnología que el año siguiente llevó al hombre a la Luna.

  • Guilbaut, S. (1983), De cómo Nueva York robó la idea de arte moderno, Tirant lo Blanch: Valencia, 2007.
  • Jacobs, J. (1961), Muerte y vida de las grandes ciudades, Capitán Swing: Madrid, 2011.