Celestina, la secundaria que robó plano Ciclos de conferencias Arquetipos teatrales del Siglo de Oro

Celestina, la secundaria que robó plano

  1. Este acto tuvo lugar el
Emilio de Miguel Martínez
Julia Gutiérrez Caba, Actriz

Multimedia

  1. Emilio de Miguel MartínezEmilio de Miguel Martínez

    Es catedrático de Literatura Española de la Universidad de Salamanca, institución en la que fue director de los Cursos Internacionales entre 1986 y 1992. Ha publicado libros sobre varias materias literarias, entre estas la poesía y el teatro español contemporáneos (El teatro de Miguel Mihura; El teatro español, 1980-2000. Catálogo visitadoDe teatro. La preparación del espectador). Ha sido editor de varias obras de teatro de Juan de Vergara y Lope de Rueda, Jacinto Benavente (Los intereses creados) y Miguel Mihura (Tres sombreros de copa, Maribel y la extraña familia y Ni pobre ni rico sino todo lo contrario), entre otros autores.

    Es especialista en La Celestina, de la que es autor de monográficos como La Celestina de Fernando de Rojas (1996) y A, ante, bajo, cabe, con La Celestina (2016) y responsable de varias ediciones críticas: Comedia de Calisto y Melibea (Burgos 1499) (1999) y Tragicomedia de Calisto y Melibea (2006).

  2. Julia Gutiérrez CabaJulia Gutiérrez Caba

    Pertenece a la cuarta generación de una familia de actores iniciada por el intérprete de zarzuela Pascual Alba Sors en el siglo XIX. Hija de los actores Emilio Gutiérrez e Irene Caba Alba, sobrina de Julia Caba Alba y hermana de Irene y Emilio Gutiérrez Caba, en 1951 hizo su debut en escena como meritoria en la obra Mariquilla terremoto, de la compañía Catalina Bárcena. Entre sus trabajos cabe citar Las entretenidas (1962), A Electra le sienta bien el luto (1965), Flor de Cactus (1966), Luz de gas (1967), Cuarenta quilates (1970), La profesión de la señora Warren (1973), Las tres gracias de la casa de enfrente (1975), Petra Regalada (1980) o El jardín de los cerezos (1986). En 1970 la actriz creó su propia compañía de teatro junto a su marido Manuel Collado. A lo largo de sus más de cinco décadas sobre el escenario, ha obtenido numerosos reconocimientos como el Premio Miguel Mihura (1978), el Premio de la Casa del Actor (2003), el Premio Ercilla (2004), el Premio Mayte de Teatro (2006) o el Premio Corral de Comedias (2014). Varios de sus últimos trabajos han sido Madame Raquin de Emile Zola, por el que fue finalista al premio Max a la mejor actriz protagonista en 2002, y Cartas de amor de A. R. Gurney, con Miguel Rellán y dirigida por David Serrano.

    En el cine se inició en 1960 con Juan Antonio Bardem en A las cinco de la tarde, papel con el que ganó el premio Sant Jordi un año después. En 1977 dejó el cine –al que volvería veinte años después con La herida luminosa de José Luis Garci– para centrarse en el teatro. Con Garci trabajó también en You're the one (una historia de entonces), por la que obtuvo el Goya a la mejor actriz de reparto en 2000. También ha desarrollado una sólida carrera en televisión, donde debutó a las órdenes de Jaime de Armiñán, a comienzos de los años 60, y que dejó también durante veinte años para centrarse en la actividad teatral. Su regreso se produjo con las series Los Serrano y Águila Roja.

    Además de los citados, ha obtenido los siguientes galardones: Premio Nacional de Teatro (1970), Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (1994), Premio Nacional de Teatro Pepe Isbert (2001), Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo (2006), Fotograma de Plata a Toda una vida (2007), Medalla de Honor del Círculo de Escritores Cinematográficos (2011), Max de Honor 2012, Premio Corral de Comedias del Festival de Teatro Clásico de Almagro (2014) y Biznaga Ciudad del Paraíso 2019.

El objetivo de la conferencia será analizar al personaje de Celestina, desde luego en su dimensión humana, moral y social, pero atendiendo de manera muy especial a sus características de personaje teatral.

Superando el debate en torno al género al que se adscribe La Celestina –me posiciono inequívocamente a favor de la esencia teatral de la obra–, lo que me interesa es comprobar cómo y cuánto contribuye el personaje de la alcahueta a la teatralidad de la obra, tanto por sus acciones como por su magistral uso de la palabra en diálogo. Una prueba irrefutable de su importancia "teatral" es comprobar cómo disminuye la tensión teatral cuando ella desaparece.

Al margen de este enfoque de la magnífica teatralidad del personaje, me interesará comprobar los claroscuros de Celestina, la profundidad y capacidad provocativa de sus planteamientos morales (o inmorales), y cómo, estudiándola, realmente estudiamos a todos los personajes de la obra a los cuales ella sirve más o menos involuntariamente de magnífico espejo.

  • Bataillon, M. (1961), "La Célestine" selon Fer­nando de Rojas, Didier: París, 1991.
  • Castro, A., "La Celestina" como contienda literaria (castas y casti­cismos), Revista de Occidente: Madrid, 1965.
  • Lida de Malkiel, Mª R., La originalidad artística de "La Celestina", Eudeba: Buenos Aires, 1962.
  • López-Ríos, S. (ed.), Estudios sobre la Celestina, Istmo: Madrid, 2001.
  • Miguel Martínez, Emilio de, A, ante, bajo, cabe, con La Celestina, USAL: Salamanca, 2016.
  • Pedraza, Felipe; González, Rafael y Gómez, Ana (coords.), La Celestina. V centenario 1499-1999. Actas del Congreso Internacional. Salamanca- Talavera de la Reina-Toledo, Publicaciones de la Universidad de Castilla-La Mancha: Cuenca, 2001.