Misterios dionisiacos Ciclos de conferencias Misterios: el santuario de Eleusis y el culto a Dioniso

Misterios dionisiacos

Alberto Bernabé
  • Dónde Fundación Juan March. Castelló, 77. Madrid. Ver en Google Maps

  • Entrada Libre hasta completar el aforo. Un tercio del mismo se puede reservar, desde siete días antes.

  • Emisión En directo por Canal March y YouTube

  1. Alberto BernabéAlberto Bernabé

    Es profesor emérito de Filología Griega de la Universidad Complutense de Madrid. Ha dirigido diversos proyectos de investigación sobre Religión Griega, especialmente orfismo y el culto de Dioniso. Ha sido vicepresidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos, presidente de la Sociedad Española de Lingüística y presidente del Centro de Estudios del Próximo Oriente, entre otros cargos.

    Es autor de más de 300 publicaciones entre artículos y libros sobre lingüística griega e indoeuropea, literatura, religión y filosofía griegas en publicaciones españolas y extranjeras. De los libros podemos mencionar la edición griega de los Fragmentos de Poetas Épicos Arcaicos (1987) y de los fragmentos de órficos (3 vols., 2004-2007), la edición bilingüe Himnos homéricos (2017), las traducciones comentadas Fragmentos presocráticos De Tales a Demócrito (1988, 3ª ed. en 2008) o Hieros logos. Poesía órfica sobre los dioses, el alma y el más allá (2003), así como los estudios Dioses, héroes y orígenes del mundo (2008) y, en colaboración con A. Jiménez, Instructions for the Netherworld, The Orphic Gold Tablets (2008). Ha coordinado, con F. Casadesús, el libro Orfeo y la tradición órfica: un reencuentro (2008), y con otros editores, Redefining Dionysos (2013) y Dioniso. Los orígenes. Textos e imágenes de Dioniso y lo dionisíaco en la Grecia Antigua (2013).

Dioniso es el dios del vino y, por ello, de la transgresión, relacionada con la liberación y la euforia. La experiencia dionisíaca fundamental es el éxtasis, una sensación de "salida de sí mismo" que se contagia entre los participantes en sus ritos. El dios provoca en sus acólitos una enorme energía que debe ser liberada en una danza de movimientos bruscos y en gritos desaforados, haciendo que por momentos se sientan como si no fueran ellos (de ahí el uso de máscaras que prestan al usuario una identidad diferente) y pierdan sus inhibiciones, sus miedos y sus modales, poseídos de una euforia sin control. El rito dionisíaco parece ser la antítesis del establishment.

La gran paradoja es que la sociedad griega estaba convencida de que este abandono de la cordura en el rito dionisíaco era socialmente necesario. Los mitos de los antagonistas de Dioniso, como Penteo o las Miníades, que se oponen a sus cultos en nombre del orden civil y la cordura, cuentan que reciben terribles castigos. En tanto que los mitos son paradigmáticos, traslucen que la sociedad no puede sobrevivir sometida a un orden continuo. En especial se considera no solo saludable, sino imprescindible, que las mujeres, el grueso de los participantes en los ritos báquicos, abandonen su papel de amas de casa moderadas para participar en la fiesta de la liberación y la transgresión. El ritual se celebra durante unos días, tras los cuales Dioniso abandona la ciudad y el orden social se recobra enseguida. Las fiestas de Dioniso tenían que ver en muchos casos con esa alteración controlada, como una especie de válvula de escape, para evitar el descontrol total y el desastre social. Algo que nos hace pensar sobre todo en la situación de la mujer en la Grecia de la época.

  • Bernabé, A., Jiménez San Cristóbal, A. I. y Santamaría, M. A. (eds.), Dioniso. Los orígenes. Textos e imágenes de Dioniso y lo dionisíaco en la Grecia Antigua, Liceus: Madrid, 2013.
  • Bernabé, A., Herrero de Jáuregui, M., Jiménez San Cristóbal, A. I. y Martín Hernández, R. (eds.), Redefining Dionysos, De Gruyter: Berlín, 2013.
  • Burkert, W., Cultos mistéricos antiguos, Trotta: Madrid, 2018.
  • Daraki, M., Dioniso y la diosa tierra, Abada: Madrid, 2005.