Mitos cretenses Ciclos de conferencias Civilizaciones del Egeo

Mitos cretenses

Carlos García Gual

Los relatos no vienen de una mitología cretense; Creta es su escenario mítico.

1. Zeus y Creta. Nacimiento del dios. Raptor de Europa.

2. Minos y el Minotauro.

3. Dédalo. El laberinto. Ícaro.

4. Teseo. Ariadna.

5. (La princesa y el héroe: Ariadna. Medea. Fedra).

Según contaba ya Hesíodo, fue en una gruta de Creta, a escondidas del voraz Crono, donde Rea dio a luz a su hijo Zeus, que luego destronaría a su padre y se alzaría como nuevo y perenne señor del Olimpo (en la gruta lo amamantó la cabra Amaltea y cubrieron su llanto los danzantes Curetes). Más tarde, el ya soberano olímpico se prendó de la fenicia Europa y, metamorfoseado en toro, la raptó y llevó sobre su lomo desde la costa asiática a Creta y en la playa isleña tuvo amores con ella. De esta unión divina nacieron Minos, Radamantis y Éaco.

Minos, despótico soberano de Creta, reinó luego con un enorme poder sobre la isla y los mares vecinos. Pero su esposa, Pasífae, hija de Helios, se enamoró locamente de un maravilloso toro, regalo de Poseidón, y gracias al artilugio inventado por Dédalo, la apasionada reina tuvo amores con él. De esta coyunda singular nació el monstruoso Minotauro, al que Minos encerró en el laberinto construido por el ingenioso inventor.

Minos, señor de un imperio marítimo, había impuesto a los atenienses un duro tributo: debían enviar a Creta catorce jóvenes –siete muchachos y siete muchachas– destinados a ser devorados por el Minotauro. Pero en el grupo de jóvenes condenados se integró el heroico Teseo, hijo del rey de Atenas, que, en Creta, logró enfrentarse al Minotauro y darle muerte y con la ayuda de la princesa Ariadna escapar del laberinto. Por el camino perdió a la joven enamorada y llegó triunfante a Atenas, pero por fatal descuido causó el suicidio de su padre Egeo, que se precipitó al mar de su nombre.

No olvidemos al ingenioso Dédalo, que inventó unas alas muy oportunas para fugarse del laberinto. Él tuvo éxito en la fuga, pero no su hijo Ícaro que se cayó al mar.

De estos lances y personajes tratará la charla.

  1. Carlos García GualCarlos García Gual

    Catedrático emérito de Filología Griega de la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido vicerrector de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y presidente de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada (SELGYC). Ha dirigido la colección griega de la Biblioteca Clásica de Gredos –de la que es creador–.

    Ha traducido a numerosos autores clásicos, entre los que se encuentran varios diálogos de Platón, tragedias de Eurípides, la Política de Aristóteles, El viaje de los Argonautas de Apolonio de Rodas, la Odisea de Homero, Vidas y opiniones de los filósofos ilustres de Diógenes Laercio y Vida y hazañas de Alejandro del Pseudo Calístenes, por el que recibió el Premio de Traducción Fray Luis de León en 1978. En 2002 recibió el Premio Nacional a la Obra de un Traductor por su trayectoria.

    Es autor de numerosos ensayos sobre temas helenísticos y mitológicos (Epicuro, La secta del perro, Los siete sabios (y tres más), La filosofía helenística, Prometeo: mito y literatura, Mitos, viajes, héroes, Diccionario de mitos, La venganza de Alcmeó, Sirenas. Seducciones y metamorfosis, Enigmático Edipo. Mito y tragedia y La muerte de los héroes) y medievales (Historia del rey Arturo y sus nobles y errantes caballeros de la Tabla Redonda), además de literatura comparada (La Antigüedad novelada y El zorro y el cuervo) y ensayos críticos (Sobre el descrédito de la literatura y otros avisos humanistas y Apología de la novela histórica).

    Actualmente, es editor y colaborador de la revista Historia National Geographic y miembro de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona. En 2017 fue elegido como miembro de número de la Real Academia Española.