(II) Conciertos del Sábado Del pianoforte al piano

(II)

  1. Este acto tuvo lugar el
Rosa Torres-Pardo, piano

NOTAS AL SEGUNDO CONCIERTO

El recital de Rosa Torres Pardo nos sitúa en los años finales del romanticismo y cruza el nacionalismo de los primeros años de nuestro siglo,

Las Cuatro piezas para piano Op, 119 de Brahms son obra de su último periodo escritas en 1892, Junto a las Op, 116, 117 y 118 (todas ellas escuchadas a comienzos de este año en la Integral para Piano que hicimos en enero) son las obras finales de su autor, reconcentradas, breves, casi escuetas, maravillosas,

Las Cuatro piezas españolas de Manuel de Falla, firmadas en Paris en 1908, son su primera obra importante para el piano y, cuando aún no había logrado estrenar La vida breve, la primera que logró editar en Francia, Las enseñanzas de Pedrell, la elaboración o recreación del folklore español y la técnica pianística de sus amigos franceses (Dukas, Debussy, Ravel) logran resultados admirables,

Bela Bartok nació en una aldea rumana, aunque entonces pertenecía a Hungria, Húngaro, pues, y empecinado recolector del folklore de su país, no olvidó las danzas rumanas de su región natal, que transcribió en numerosas ocasiones

La Sonata de 1926, año de su primer concierto para piano y de su obra teatral El mandarín maravilloso, se inscribe en su periodo neoclásico, en donde los rasgos folklóricos han sido ya asumidos en un lenguaje más personal y abstracto,

Rosa Torres Pardo, piano

Johannes Brahms (1833-1897)
Cuatro piezas para piano Op. 119

Manuel de Falla (1876-1946)
Cuatro piezas españolas

Béla Bartók (1881-1945)
Danzas populares rumanas
Sonata (1926)