(I) Conciertos del Sábado Beethoven: tríos para cuerda

(I)

  1. Este acto tuvo lugar el
Trío de Arco Adagio . Mª Teresa Gómez, viola. Mª Luisa Parrilla, violonchelo. Carmen Tricás, violín

BEETHOVEN recibió a finales de 1795, ya en Viena, el encargo de un cuarteto de cuerdas, pero no se sintió con fuerzas para abordar la forma reina de la música de cámara y reelaboró viejas ideas de 1792 para formar un Trío de cuerdas, el primero de los cinco que llegó a componer. Entre 1796 y 1798, compuso la Serenata Op. 8 y los tres Tríos Op. 9, desinteresándose luego por el género. En este ciclo escucharemos estos cinco tríos para violín, viola y violonchelo, y también la Serenata Op. 25 para flauta, violín y viola con el objeto de completar el panorama de este "primer Beethoven".

Fechado a comienzos de 1796, el primer Trío de Beethoven sigue el modelo mozartiano del K. 563 y debería haberse llamado también, como el Trío Op. 8 de 1797, "Trío-Serenata" tanto por lo variado de sus movimientos como por el carácter de los mismos. Años después el autor trató de arreglarlo para Trío con piano.
BEETHOVEN compuso entre 1796 y 1798 los tres últimos de sus cinco Tríos para cuerda, publicados por Traëg en Viena en 1798 como Op. 9. Consiguió en ellos un notable adelanto camerístico, una mejora en las relaciones entre los instrumentos y se mostraba muy orgulloso de ellos, como lo manifiesta en la dedicatoria al conde Browne, a quien ofrece "la mejor de sus obras" como "el primer mecenas de su musa".

El Trío Op. 9/3, el último de la serie, es el de cariz más reconcentrado por la elección de una tonalidad, Do menor, que en Beethoven siempre significaría dramatismo y patetismo (Sonatas para piano nº 5, nº 8 "Patética", Sinfonía nº 5). Es de especial interés el Adagio, con su modulación constante que presagia muchas músicas del siglo XIX.

      1. Ludwig van Beethoven (1770-1827)
      1. Trio en Mi bemol mayor Op. 3 nº 1
      2. Trio nº 5 en Do menor, Op. 9 nº 3