(III) Conciertos del Sábado Música para dos pianos

(III)

  1. Este acto tuvo lugar el
Dúo Uriarte-Mrongovius . Begoña Uriarte y Karl-Hermann Mrongovius, piano

    A lo largo de cuatro conciertos escucharemos algunas de las principales obras compuestas para dos pianos a lo largo del siglo XX, aunque hemos incluído algunos ejemplos de los dos siglos anteriores para dar adecuada perspectiva al conjunto. Estas obras no necesitan excusa alguna para ser programadas, pero en esta ocasión nos sirven para presentar oficialmente el nuevo piano Steinway que la Fundación Juan March adquirió directamente la pasada primavera en la célebre fábrica de Hamburgo: Nos asesoró en su elección el pianista y catedrático Guillermo González, a quien damos las gracias públicamente. En estos conciertos podremos comparar su sonido con el del veterano Steinway que ha sido el soporte principal de nuestros conciertos durante casi tres décadas: Todavía sonará muchas veces en nuestra sala, porque su estado de "salud" es aún casi perfecto.

El Padre Antonio SOLER, fraile jerónimo en el Monasterio de El Escorial, donde fue organista y maestro de capilla, es uno de los músicos fundamentales de la España de la Ilustración, tanto desde el punto teórico como práctico. Compuso mucha música, y entre la camerística, destacan los 6 Quintetos para cuarteto de cuerdas y órgano o clave y los 6 Conciertos para dos órganos o dos teclados. El hecho es que suenan igual de bien en instrumentos de época, sean órganos o claves, como en pianos modernos: Son músicas llenas de espíritu galante para la cámara de los infantes de la familia real.

BRAHMS, nacido en Hamburgo, fue ciudadano de Viena desde 1862 hasta su muerte y, lógicamente, fue captado de inmediato por el ritmo musical de la ciudad. En 1865 compuso los deliciosos 16 Valses Op. 39 para piano a cuatro manos, publicados un año más tarde con dedicatoria al profesor Hanslick, gran defensor suyo frente a los wagnerianos. De cinco de estos Valses hizo también transcripción para dos pianos en 1867, publicándolos en 1897. No son los únicos: Recuérdense los 18 valses para 4 voces y piano a 4 manos publicados en 1869 con el título de Liebeslieder, Op. 52, fórmula que repite en 1874 con los 15 valses titulados Neue Liebeslieder Op. 65.
Discípulo del pianista español Ricardo Viñes, F. POULENC compuso numerosa obra para piano, alguna para piano a cuatro manos y hasta tres para dos pianos: El delicioso vals-musette L'embarquement pour Cythère, de 1951, la importante Sonata de 1953 y la Elégie de 1959, tan íntima y recatada.

S. RACHMANINOV, el gran pianista compositor, escribió para dos pianos una Rapsodia rusa (1891) y dos Suites, Op. 5 (1893) y Op. 17 (1901). Su última obra orquestal, las Danzas sinfónicas Op. 45 estrenadas en Filadelfia en enero de 1941, tienen también una versión, poco conocida, para dos pianos. Parte de la música procede de un proyecto de ballet comenzado en 1915.

      1. Antonio Soler (1729-1783)
      1. Concierto nº 6 en Re mayor
      1. Johannes Brahms (1833-1897)
      1. 5 Valses, Op. 39 (versión para dos pianos)
      1. Francis Poulenc (1899-1963)
      1. Elegía
      1. Serguéi Rajmáninov (1873-1943)
      1. Danzas sinfónicas, Op. 45