(I) Ciclos de Miércoles Palestrina y sus contemporáneos

(I)

  1. Este acto tuvo lugar el
Oscar Gershensohn, dirección
La Capilla Real de Madrid

________________________________________________________________________

NOTAS AL PROGRAMA
PRIMER CONCIERTO

El Stabat Mater a 8 voces es la obra más famosa de Palestrina después de la Misa del Papa Marcelo. Se ha seguido reeditando hasta nuestros días y, como quedó dicho antes, el mismísimo Ricardo Wagner preparó una edición añadiendo los matices de interpretación que él consideraba adecuados y que hoy resultan totalmente anacrónicos. A esta práctica decimonónica se llamó aquí "versión expresiva" y todavía Manuel de Falla trabajó varias obras de Victoria con sus reguladores y sus matices. Algunos (por ejemplo, G. Reese) consideran que la fama del Stabat Mater es excesiva según los méritos de la obra y que, de todos modos, no está escrita según el estilo más común del autor.
    Parte de la fama que ha acompañado al Stabat Mater es debida a su permanencia en el repertorio de la Capilla Sixtina, que la ha cantado habitualmente durante el Ofertorio de la misa del domingo de Ramos. Si Palestrina la escribió especialmente para esta ocasión - tal como algunos piensan, es extraño que utilizase la escritura para dos coros, puesto que la situación de los cantores en la tribuna del muro sur de la capilla no permite la separación y enfrentamiento de los dos grupos. La técnica policoral no es la habitual en Palestrina. Introducida en Italia por Adrián Willaert, fue practicada mayoritariamente en Venecia, aunque no con exclusividad. En Roma, Victoria la utilizó con anterioridad a Palestrina. La policoralidad no es en esta obra el único procedimiento extraño a lo habitual de nuestro autor, sino sobre todo la consideración vertical, homofónica, de la escritura. La música avanza no por la superposición sucesiva de las líneas de cada voz, sino por el encadenamiento de series de acordes que subrayan la prosodia de las palabras, procedimiento frecuente en Morales y más en Victoria, pero poco en Palestrina. Señalaré como curiosidad que el Stabat Mater comienza con tres acordes mayores por movimiento contrario entre el bajo y las otras voces, algo que Morales ya había hecho en su motete O bone Jesu y que Victoria empleará con frecuencia. El resultado es una música con una fuerza expresiva mayor que en otras obras de Palestrina y ésta es, en definitiva, la razón última de su popularidad.
    El motete Sicut cervus es calificado como "magistral" por G. Reese, que pone la frase del comienzo como ejemplo de la famosa curvatura de las melodías palestrinianas: ascenso gradual hasta el punto más elevado, compensado casi matemáticamente por un descenso progresivo. Con justicia este motete es presentado como modelo de escritura polifónica (4) : la acentuación de cada voz depende de la prosodia del texto, al que la melodía se pliega con justeza. De aquí se derivan dos consecuencias: el ritmo acentual no depende de un compás preestablecido, sino de la suma de los acentos de las diferentes voces; y, por otra parte, en cada momento polifónico coinciden notas con diversa intensidad acentual. El resultado es esa fluencia acuática que se sitúa en el polo opuesto de las estructuras fijas de la música de danza, no por la ausencia de pulso, sino por la convivencia de varios pulsos, la polirritmia.
(4) V. el análisis de A. Milner en la Pelican History of Music, traducida al castellano como Historia de la Música (Istmo, Madrid, 1972), Vol. II, p. 205 y ss.

El resto de Sicut cervus proviene del salmo 41 y ocupa un lugar en la liturgia de la bendición del agua bautismal durante la Vigilia Pascual. Pocas horas más tarde - al final de la hora tercia, inmediatamente antes de la misa del domingo de Pascual se canta la antífona Haec dies, que se repetirá como Gradual de la misa de ese día.

PETER PHILIPS
    Nació alrededor de 1560, probablemente en Londres, en cuya catedral de San Pablo se formó como niño de coro. En el "Fitzwilliam Virginal Book" figura una Pavana fechada en 1580 con el subtítulo La primera que hizo Philips. Integrado en círculos católicos, abandonó Inglaterra en 1582 y viajó a Roma, en cuyo Colegio inglés trabajó un tiempo. En 1585 entró al servicio de Lord Paget, al que acompañó en sus viajes por España, Francia y los Países Bajos. Desde 1590 residió en Amberes donde, tras una visita a Sweelinck en Amsterdam, fue encarcelado bajo la acusación de planear el asesinato de la Reina de Inglaterra. Desde 1597 residió en Bruselas al servicio del Archiduque Alberto hasta su muerte en 1628.
    Philips fue un consumado intérprete de tecla y hasta ahora es su música para teclado su producción más conocida. El hecho de ser un emigrante no le ha favorecido en Inglaterra ni tampoco fuera. Sólo en la última década sus obras han comenzado a ser editadas e interpretadas. Sin embargo, en su época gozó de un merecido prestigio. Publicó tres libros de madrigales y otros siete de motetes y obras religiosas, los últimos de los cuales llevan ya una parte para el bajo continuo. En el cuadro titulado El sentido del oído, de J. Brueghel (actualmente en el Museo del Prado), los atriles dispuestos alrededor de la mesa esperando a unos inexistentes cantores llevan las libretas de los Madrigali a sei voci, de Pietro Philippi Inglese, muestra clara de la fama de que gozó este autor en el norte de Europa.
JAKOB HANDL (o GALLUS)
    Compositor esloveno nacido en Reifnitz, cerca de Ljubljana, en 1550. Trabajó en el monasterio de Melk, en la corte de Viena, al servicio del obispo de Olomouc y como organista de la iglesia de San Juan, de Praga, ciudad en la que moriría en 1591. Publicó once libros de música religiosa y una colección de madrigales en latín titulada Moralia (1590). Normalmente escribió en el estilo policoral veneciano, utilizando en ocasiones el cromatismo con audacia.
WILLIAM BYRD
    Nació en Lincolnshire en 1543. Fue discípulo de Thomas Tallis en la Chapel Royal durante los años en los que la reina María Tudor restauró los ritos católicos. Desde 1572 compartió con Tallis el puesto de organista de la capilla. En 1575 la reina Isabel I concedió a ambos el monopolio de imprimir música y, como consecuencia, ese mismo año aparecieron sus Cantiones Sacrae. Entre 1577 y 1593 Byrd trasladó su residencia a Harlington y más tarde a Stondon Massey, porque su condición de católico le impedía ocupar un puesto en la iglesia anglicana, aunque podía trabajar en la corte.
    Sus Gradualia (1605) recogen gran parte del repertorio que Byrd escribió para las celebraciones católicas clandestinas de las comunidades con las que estaba en contacto. A esta colección pertenecen el himno Ave verum y el motete Exsurge, Domine. El primero, una de las obras más interpretadas de su autor, debe su celebridad a una extrema simplicidad no exenta de intensidad emotiva. En el segundo no es difícil ver una velada protesta religiosa compartida con otras obras de la misma colección. Por el contrario, el motete o "anthem" Sing joufully unto God está compuesto hacia 1580 como final del "Gran Servicio" anglicano. Destaca la vigorosa descripción del sonido de la trompeta en la frase "blow the trumpet".

Juan José Rey


_______________________________________________________________________
TEXTOS DE LAS OBRAS CANTADAS
PALESTRINA
Stabat Mater dolorosa
iuxta crucem lacrimosa,
  dum pendebat Filius.
Cuius animam gementem,
contristabam et dolentem
pertransivit gladius.

quam tristis et afflicta
fuit illa benedicta
  Mater Unigeniti.
Quae maerebat et dolebat,
pia Mater, dum videbat
nati poenas inclyti.
    Quis est homo qui non fleret,
Matrem Christi si videret
in tanto supliccio?
Quis non possit contristari,
Christi Matrem contemplari
dolentem cum Filio?
    Pro peccatis suae gentis
vidit Jesum in tormentis
  et flagellis subditum.
Vidit suum dulcem natum
moriendo desolatum,
dum emisit spiritum.
    Eia Mater, fons amoris,
me sentire vim doloris
fac ut tecum lugeam.
Fac ut ardeat cor meum
in amando Christum Deum,
ut sibi complaceam.
    Sancta Mater, istud agas,
crucifixi fige plagas
  cordi meo valide.
Tui nati vulnerati,
tam dignati pro me pati,
poenas mecum divide.
    Fac me tecum pie flere,
  crucifixo condolere,
donec ego vivero.
Juxta crucem tecum stare,
et me tibi sociare
in planctu desidero.
    Virgo virginum praeclara,
mihi jam non sis amara:
  fac me tecum plangere.
Fac ut portem Christi mortem,
passionis fac consortem
et plagas recolere.
    Fac me plagis vulnerari,
fac me cruce inebriari
et cruore Filii.
Flammis ne urar succensus,
per te, Virgo, sin defensus
in die judicii.
    Christe, cum sit hinc exire,
  da per Matrem me venire
ad palmam victoriae.
  Quando corpus morietur,
fac ut animae donetur,
paradisi gloria. Amen.
    Alleluia.

La Madre, doliente, estaba
en pie llorosa junto a la cruz,
de la que pendía su Hijo.
Y una espada atravesó
su alma gimiente,
entristecida y doliente.
   ¡Qué triste y afligida
estaba aquella bendita
Madre del Unigénito!
¡Cómo lloraba y se lamentaba
la piadosa Madre mientras veía
los sufrimientos de su ínclito Hijo!
   ¿Qué hombre hay, que no llorase
si viera a la Madre de Cristo
en tan gran tormento?
¿Quién no se entristecería
al contemplar a la Madre de Cristo
sufriendo con su Hijo?
    Ella ve a Jesús sometido
a torturas y latigazos
por los pecados de su pueblo.
Ve a su dulce hijo
morir abandonado
y exhalar el último aliento.
    Madre, fuente del amor,
haz que yo sienta la fuerza de tu dolor,
para sufrir contigo.
Haz que mi corazón arda
en amor a Cristo
para contentarle.
    Madre santa, haz esto
graba profundamente en mi corazón
las llagas del Crucificado.
Comparte conmigo los sufrimientos
por las heridas de tu Hijo
que quiso sufrir por mí.
    Haz que llore piadosamente contigo
y que me duela con el Crucificado
mientras viva.
Quiero estar contigo junto a la cruz
y compartir contigo
el llanto.
    Virgen, la más insigne de las vírgenes,
no estés enojada conmigo:
hazme sufrir junto a ti.
Concédeme llevar la muerte de Cristo,
hazme partícipe de la pasión
y déjame recordar las llagas.
    Haz que yo sea herido por las llagas,
y que me embriague con la cruz
y con la sangre de tu Hijo.
Virgen, defiéndeme
en el día del juicio
para que no arda en las llamas.
    Cristo, cuando llegue la hora de mi tránsito,
concédeme por tu Madre alcanzar
la palma de la victoria.
Cuando mi cuerpo muera,
luz que mi alma reciba la gloria
del paraíso. Amén.
    Aleluya.

Sicut cervus desiderat ad fontes aquarum,
  ita desiderat anima mea ad te, Deus.
Sitivit anima mea ad Deum vivum:
quando veniam et apparebo ante faciem Dei mei?
  Fuerunt lacrimae meae panes die et nocte,
  dum dicitur mihi per singulos dies: Ubi est Deus tuus?

Igual que el ciervo suspira por las fuentes,
mi alma suspira por ti, Dios.
Mi alma tiene sed de ti, Dios vivo:
¿cuándo llegaré a estar en presencia de mi Dios?
Las lágrimas han sido mi pan día y noche,
mientras la gente me decía todos los días: ¿Dónde está tu Dios?


Haec dies quam fecit Dominus:
exultemus et laetemur in ea.

Este es el día que hizo el Señor:
alegrémonos en él.


PETER PHILIPS

Surgens Jesus, Dominus noster,
stans in medio discipulorum suorum,
  dixit: Pax vobis.
Alleluia, alleluia.
  Gavisi sunt discipuli viso Domino.
Alleluia, alleluia.

Levantándose Jesús, nuestro Señor,
y colodándose de pie en medio de sus discípulos,
dijo: Os deseo paz.
Aleluya
Los discípulos quedaron llenos de gozo cuando vieron al Señor
Aleluya.

  JACOBUS GALLUS

Duo Seraphim clamabant alter ad alterum:
Sanctus Dominus Deus Sabath.
Plena es omnis terra gloria ejus.
Dos serafines gritaban el uno al otro:
"Santo es el Señor Dios de los ejércitos
    La tierra está llena de su gloria.

  WILLIAM BYRD

Ave, verum
corpus, natum
de Maria Virgine,
vere passum,
inmolatum
in cruce pro homine;
    cuius latus
perforatum
unda fluxit sanguine.
    Esto nobis
pregustatum
unda fluxit sanguine.
    O dulcis, o pie,
o Jesu, fili Mariae,
miserere mei. Amen.
Salve, cuerpo
auténtico que naciste
de la Virgen María,
sufriste de verdad,
y fuiste inmolado
en la cruz por los hombres,
    de cuyo costado,
perforado,
salió agua y sangre.
    Sé
nuestro alimento
en el trance de la muerte.
    Oh, dulce y piadoso
Jesús, hijo de María,
compadécete de mí. Amén.

Exsurge, Domine.
Exsurge, quare obdormis, Domine?
Exsurge et ne repellas me in finem.
Quatre faciem tuam avertis?
Oblivisceris inopiae nostrae et tribulationis nostrae?
Exsurge, Domine.

Despierta, Señor
Despierta, ¿por qué sigues dormido?
Despierta y no me rechaces para siempre.
¿Por qué miras a otra parte?
¿Te has olvidado de nuestras miserias y tribulaciones?
Despierta, Señor.


Sing joyfully unto God, our strength.
Sing loud unto the God of Jacob.
Take the song and bring forth the timbrel,
the pleasant harp and the viol.
Blow the trumpet in the new moon,
even in the time appointed and at our feast day.
For this is a statue for Israel,
and a law of God of Jacob.

Cantad alegremente a Dios, nuestra fuerza.
Cantad a plena voz al Dios de Jacob.
Comenzad a cantar y tocad el tamboril,
la delicada arpa y la viola.
Soplad la trompeta en la luna nueva,
en el momento preciso y en nuestro día de fiesta,
porque Israel ya tiene un código,
la ley del Dios de Jacob.

      1. Giovanni Pierluigi Da Palestrina (1525-1594)
      1. Stabat Mater (doble coro a 8)
      2. Motete "Sicut Cervus" (a 4)
      3. Motete "Haec dies" (a 4)
      1. Peter Philips (1628)
      1. Surgens Jesus (a 5)
      1. Jakobus Gallus (1550-1591)
      1. Duo Seraphim (a 8)
      1. William Byrd (1543-1623)
      1. Ave verum Corpus (a 4)
      2. Exsurge, Domine (a 5)
      3. Sing joyfully unto God (a 6)