(II) Música de la época virreinal Ciclos de Miércoles Música iberoamericana

(II) Música de la época virreinal

  1. Este acto tuvo lugar el
Capilla de Música Sebastián Aguilera de Heredia . Mª del Mar Fernández Doval, soprano. Sergio Barcellona, viola da gamba. Jesús Gonzalo López, órgano y clave

SEGUNDO CONCIERTO _________________________________________________

MÚSICA DE LA
ÉPOCA VIRREINAL
Incipit Oratio Jeremiae Prophetae

Fuente: Archivo del seminario de San Antonio Abad, Cuzco (Perú).
Datación: Cuzco, siglos XVI-XVII (ca.1700).
Autor: Anónimo (siglos XVII-XVIII).
Lamentación tercera del Viernes Santo/Incipit Oratio/Jeremiae Prophetae. Compuesta para voz solista (soprano) y bajo continuo (órgano y viola da gamba).
El texto (letra) de la Tercera lamentación del Viernes Santo se divide en diez pequeños números, musicados en estilo que podríamos llamar arioso; acercándose en unos números al recitado y en otros al aria breve. La división del texto respecto a los números es:
1: Incipit Oratio.           2: Recordare Domine.
3: Pupili facti sumus.           4: Cervicibus nostris.
5: Aegipto dedimus.           6: Petres nostri.
7: Servi dominati sum.        8: Pellis nostra.
9: Mulieres in Sion.           10: Jerusalem convertete.
En cada una de las secciones hay pequeñas modificaciones en el tempo y cambia el carácter expresivo de la música. Cabe resaltar el descriptivismo diferenciado para cada número y pasaje, así como la utilización de la armonía a este fin; en determinados pasajes se utilizan armonías e intervalos a base de falsas o disonancias para darle un carácter más marcado al texto y lograr una mayor expresión musical.
El estilo compositivo es el propio del siglo XVII. Aunque esta obra está datada cerca de 1700, al ser el texto en latín el compositor huye del estilo más "a la moderna" de los villancicos y cantadas para optar por un estilo más severo, con melodías por grados conjuntos, sin grandes virtuosismos de la voz, sin cambios de ritmo..., un estilo en el que tiene mayor cabida la ornamentación en las continuas cadencias, las durezas en la armonía, las notas sincopadas, un ritmo simple pero con fuerza expresiva, el juego imitativo, el escuchar los silencios... y con el que se consigue crear un ambiente de "espiritualidad", como es propio para la conmemoración de la Muerte y Pasión de Christo, máxime en el mismo día en que es crucificado según la religión católica: el Viernes Santo.
Siete obras de los Cantorales de Santa Eulalia

Fuente: Indiana University's Lilly Library. Manuscrito número 7.
Datación: Santa Eulalia (Guatemala), siglos XVI-XVII.
Autores: Anónimos, siglos XVI-XVII.
En la portada del manuscrito número 7, se lee la siguiente inscripción:
nican chinamitl. s. Ju yscox y huan ypan ynin y tlapu al luca veyte dias ter mes de enero ypa ynic capini nican coplas guillancicos ypal. s. Miguel angel y hua a nua quin quiste q yyaramas miguel y huan y an huis xisuitl Ync huartl nutocas.
Thomas Pascual"
í en la villa de San Juan Ixcoi y en este libro el día 20 del mes de enero, copié coplas y villancicos para San Miguel Arcangel y Otros (Santos). En el año 1600 y yo firmo

Thomas Pascual"

En el folio 43v del manuscrito se lee:
momaca ma oficio senor maestro de cabira. S. Matheo Yzdadan nuestro senor mitl cabildo ortenorio desta nase... dul publo deyzdadan."
í ejercí mi oficio como maestro de capilla en la iglesia de San Matheo, como ordinario del Cabildo del pueblo de Ixatatan."
Se trata de una recopilación de la música que se cantaba en los primeros momentos de la colonización española de las Américas, música más ligada a las costumbres de las tribus autóctonas que a la de los nuevos pobladores y conquistadores. Según se lee en el manuscrito, estas breves obras fueron copiadas en los años 1595, 1596, 1599, 1600, procedentes de pequeños poblados de la zona norte de Guatemala. Se trata de piezas vocales recogidas en las zonas más alejadas del radio que cubría la colonización, por lo tanto son las que mejor nos pueden hablar de la música en la América Latina antes de la llegada de los colonizadores.
Este grupo de siete canciones (villancicos y coplas) están dedicadas a la Virgen María o a Jesucristo. Son obras de una gran sencillez tanto en el texto como en la forma y manera musical, pero de una increíble y cautivadora belleza.
Laudate Dominum

Fuente: Archivo del seminario de San Antonio Abad, Cuzco (Perú).
Datación: Cuzco, siglos XVII-XVIII.
Autor: Anónimo (siglos XVII-XVIII).
Compuesta sobre el salmo Laudate Dominum para voz solista y bajo continuo. El estilo compositivo es muy similar al de la Lamentación del Viernes Santo que se interpreta como primera obra del programa, pudiendo decirse que se trata de composiciones de un mismo autor.
La obra está dividida en tres secciones, que al repetirse la primera y tercera forman un total de cinco:
1: Laudate Dominum.        2: Laudate Dominum.
  3: Aedificans Jerusalem.        4: Gloria Patri.
5: Gloria Patri.
Cabe resaltar el fuerte carácter expresivo de la música y su alto grado descriptivo:
Cuarta y quinta sección:
Gloria Patri, el texto se repite dos veces con marcado ritmo y aseveración en el contenido musical (representa la fuerza del Padre creador).
Et filio, el texto se repite dos veces en un ritmo más amable, con modulaciones y con mayor sensualidad (representa la parte humana del Padre: el Hijo),

Et Spiritu Sancto, el texto se repite dos veces haciendo un crescendo musical en ascensión continua de la melodía y utiliza silencios a la manera de suspiros (representa la parte del espíritu del Padre: el Spiritu Sancto).
En toda la obra se marca con descriptivismo musical el diferente carácter o contenido del texto.
Siete Obras de los Cantorales de Santa Eulalia
Fuente: Indiana University's Lilly Library: Manuscritos números 7 y 10. Datación: Santa Eulalia (Guatemala), siglos XVI-XVII.
Autores: Anónimo, siglos XVI-XVII
    Manuscrito número 7 (ver comentario anterior)
Manuscrito número 10: Lleva la siguiente inscripción:
lipro da canto antiphona/xihuilt to mille quiniendos y vta conco anos"
libro de Antífonas es del año mil quinientos noventa y cinco (1595)."
La recreación actual que podemos hacer de estas músicas, aun infundiéndoles su peculiar carácter y esencia, difiere en algunos puntos de cómo debían ejecutarse en la época en que fueron compuestas. En los poblados de Guatemala y en el año 1600, se interpretarían a voces solas, primitiva polifonía, con algún gran aerófono guiando la línea del bajo y acompañadas por una inmensa gama de instrumentos de percusión e incluso de ciertos "artilugios" que hoy en día no consideramos instrumentos de música.
Estas obras no eran piezas para lucimiento de intérpretes ni expresión de suntuosidad alguna; simplemente eran parte del cotidiano vivir de los indios, la expresión de su manera y forma de vida, no pudiéndolas clasificar dentro del actual y general concepto de música clásica.
Si el alva sonora

Fuente: Archivo del seminario de San Antonio Abad, Cuzco (Perú).
Datación: Cuzco. Año 1719.
Autor: Thomás de Torrejón y Velasco (1644-1728).
Tomás de Torrejón y Velasco. Nacido en 1644 en Villarrobledo, pasa su infancia en Fuencarral (Madrid), donde es muy posible que fuera alumno del célebre músico Juan Hidalgo. A los doce años entró como paje al servicio del conde de Lemos, Pedro Fernández de Castro y Andrade, quien posteriormente fue nombrado virrey del Perú. El 6 de febrero de 1667 se embarca en el puerto de Cádiz rumbo al Nuevo Mundo, como gentilhombre de cámara al servicio del nuevo virrey del Perú, el conde de Lemos. Ya en Perú, ocupó diversos cargos militares y civiles al servicio del virrey (corregidor y justicia mayor de Chachapoyas), pero la muerte de su protector le hizo regresar a Lima, donde desempeñó el cargo de maestro de capilla de la catedral desde el 1 de julio de 1676 hasta su muerte, acaecida el 23 de abril de 1728. En este amplio período de tiempo a cargo de la capilla de música de la catedral de Lima, compuso gran cantidad de obras para diversos fines, ligados siempre con la vida de la ciudad: Villancicos y cantatas para las celebraciones religiosas, música para el teatro, entre la que destaca la ópera La púrpura de la rosa, con texto de Calderón de la Barca, que se representó en el palacio virreynal de Lima el 19 de octubre del año 1701.
Torrejón de Velasco es un músico de origen español que participó de pleno en las empresas y vida colonial del Perú de los siglos XVII-XVIII.
Si el alva sonora. "Villancico/de Navidad/Si el alva sonora se zifra en mi voz/Mtro. Dn. Thomás y Velasco/año de 1719".
La estructura de la obra corresponde a la de la forma cantada o cantata, según las maneras utilizadas en España en las primeras décadas del siglo XVIII: Introducción -Recitado- Aria- Recitado- Aria -Final.
En la introducción, el nexo común en el texto es "Oid Zagalejos acorde rumor", mediante el cual se trata de llamar la atención del público y presentar el hecho que le ha llevado a componer esta obra: la natividad de Christo.
En el primer recitado, al estilo del recitativo "secco" italiano, presenta la doctrina básica sobre la natividad de Christo, el significado de este hecho: el nacimiento del Redentor supone el día frente a la noche, la luz frente a la oscuridad y el calor frente al frío.
En la primera aria se apoya la idea del recitativo primero, introduciendo en el texto el cantar del ruiseñor como expresión de alegría y colorido por el nacimiento de Christo: el hombre se debe alegrar pues ha nacido su salvación.
En el segundo recitativo presenta la vida milagrosa de Christo: reflorece la rama seca al igual que cura al herido.
En la segunda aria, de carácter más pausado y triste, representa la pasión de Christo, que se entrega a padecer por los hombres: el Dios que muere para dar vida.
El final, que es similar a la segunda sección de la introducción, sirve para concluir el villancico con un "final feliz", reafirmando la idea doctrinal de la salvación del hombre: con la resurrección de Christo el hombre queda salvado para la eternidad. La obra finaliza con las palabras: "que es nuncio felice de su redención".
Se puede pensar cómo en este villancico (cantada) Torrejón de Velasco hace un resumen de lo que supone, para la religión católica, la natividad de Christo; el antes y el después; sin olvidar el período intermedio, reafirmándolo en la estructura de la obra (nacimiento, vida y milagros, pasión-muerte y resurrección).
El estilo musical es el propio a la música española de este momento, con ciertas influencias italianas.
Caraviñas Saon

Fuente: Archivo del seminario de San Antonio Abad, Cuzco (Perú).
Datación: Cuzco, siglo XVII.
Autor: Anónimo (siglo XVII).
Caraviñas Saon. Tonada de Navidad/Portugués/Caraviñas Saon.
Se trata de una de las pocas obras que se conservan con texto en portugués fuera de las fronteras lusoamericanas. Su estructura es similar a la del villancico (estribillo-coplas), aunque recibe el nombre de tonada. Su forma estructural está emparentada con el antiguo rondeau, con dos motivos melódicos básicos correspondientes a los textos: Caraviñas Saon, y ay, ay, le, le, le, tiray la.
Es una obra de carácter alegre y danzable que por sus características armónicas y melódicas más parece haber sido concebida para voz sola duplicada tal vez por una flauta, con acompañamiento de instrumento de percusión y algún aerófono grave que llevará la línea melódica del bajo.
Pasacalle selecto por la E

Fuente: Biblioteca Nacional de México. Manuscrito 1560.
Datación: México. siglo XVIII (ca. 1730).
Autor: Anónimo (siglo XVIII).
Obra original para guitarra barroca de cinco órdenes, escrita en sistema de tablatura. En el alfabeto publicado por Gaspar Sanz en su libro Instrucción sobre la guitarra española (Zaragoza, 1674), la letra E corresponde al tono-(modo) de Re menor.
Estructuralmente, a partir de una cadencia de cuatro compases que se repite (ocho compases en total) y en la que se introduce un motivo melódico, se desarrollan, a lo largo de ocho "diferencias", variaciones melódicas, rítmicas y armónicas (polifónicas) que configuran, a medida que transcurren, un crescendo natural en la obra. Después de estas ocho variaciones se repite nuevamente el "tema" del pasacalles.
Un juguetico de fuego

Fuente: Archivo del seminario de San Antonio Abad, Cuzco (Perú).
Datación: Cuzco, siglo XVIII. Probablemente se interpretó el 8 de enero de 1702
    en los actos de homenaje que "La muy Noble y Leal Ciudad del Cuzco" rindió cuando el rey Phelipe V prestó su juramento.
        Autor: Anónimo. Atribuible a Melchor de Torres y Portugal (siglos XVII-
    XVIII).
    Un juguetico de fuego.
Obra escrita para "tiple solo" y continuo para el "harpa al solo". La obra pertenece al género del "juguete" y es un pequeño drama que se divide en un estribillo y seis coplas que se cantan sobre una misma melodía y alternan, al estilo del villancico, con el estribillo. Está compuesta para la celebración de unos fuegos de artificio, fiestas que tanta fama cobraron en los siglos XVII y XVIII, debido a su espectacularidad en ruidos, colores y formas.
El estribillo se divide en tres secciones: la primera sirve para describir la situación (celebración de los fuegos de artificio, se trata de una fiesta); la segunda seria la realización de los fuegos mediante sílabas, onomatopéyicamente, imitando los ruidos y estampidos de los fuegos de artificio, utiliza giros melódicos de carácter muy descriptivo; la tercera sección consiste en un jubiloso comentario final donde se aprueba la demostración pirotécnica.
Las coplas constituyen verdaderas acotaciones de picante ingenio y de mucho sabor local (se podrían comparar a los dichos populares españoles en torno a un lance popular o sainete teatral). Las coplas están impregnadas de crítica costumbrista y social, que rematan, en la última de ellas, en la dedicatoria de la obra a la Virgen María.
Recordar jilguerillos

Fuente: Archivo del Seminario de San Antonio Abad, Cuzco (Perú).
Datación: Cuzco, siglo XVII.
Autor: Juan de Araujo (1646-1712).
Juan de Araujo. Nace en Villafranca (¿?), España, en 1646. A muy temprana edad viajó a Lima (Perú) con su padre, funcionario del conde de Lemos, virrey del Perú (1667-1672), y es muy posible que allí fuera alumno de Thomás de Torrejón y Velasco. En 1670 fue nombrado maestro de capilla de la catedral de Lima, cargo que desempeñó hasta 1676. De Lima viajará a Panamá y probablemente a Guatemala; posteriormente fue contratado en el Cuzco (Perú) como maestro de capilla de la catedral, cargo que desempeñó hasta su muerte en 1712.
Araujo sobresale por el tratamiento policoral de sus obras, su textura contrapuntística, vivacidad de ritmos y una fértil imaginación melódica. De su obra se conservan más de 150 piezas, que le convierten en uno de los autores musicales latinoamericanos de mayor producción musical.
Cabe destacar cómo para la interpretación de sus obras disponía de una nutrida orquesta con todo género de instrumentos y de un coro de más de cincuenta voces; algo extraordinario hasta para los más grandes centros musicales europeos de la época y para cualquier compositor que quiera traducir rápidamente en sonidos lo que imaginó en el papel.
Recordar jilguerillos

Duo/Villancico/ Araujo.
          Obra compuesta para dos voces y bajo continuo.
    Interpretada en esta ocasión para soprano (primera voz),
viola da gamba (segunda voz) y clave (continuo).
    Su estructura es la del villancico: estribillo-copla. El estribillo está dividido en tres secciones marcadas por el cambio entre el metro ternario y cuaternario; siendo las dos partes extremas (metro ternario) de una misma similitud textual y la intermedia (metro cuaternario) contrastante con las otras dos. Las cuatro coplas versan sobre un mismo tema: el vencimiento de la noche y el triunfo de la luz con motivo del nacimiento de Christo.
El estilo musical es muy próximo al más puro estilo español de los tonos humanos.
Clarines suaves

Fuente: Archivo musical de la catedral de Guatemala (Guatemala).
Datación: Guatemala siglo XVII (1735-1765). Autor: Manuel José
de Quiroz (?-1765).
Manuel José de Quiroz. Nativo de Guatemala, fue nombrado maestro de capilla de la catedral de Guatemala el 7 de marzo de 1738, donde ejerció su cargo hasta que le sobrevino la muerte en 1765.
Se puede decir que Quiroz era un maestro "al estilo italiano". Durante el desempeño de su cargo, Quiroz adquirió obras de los más destacados autores italianos del momento (Galuppi, Pergolesi, Porpora) y del maestro de capilla de la catedral de México en ese momento, Ignacio Jerusalem, de procedencia y estilo musical italiano. También se interesó por la obra de los músicos españoles de la época y por la de compositores nativos del Nuevo Mundo, como Manuel Zumaya (México). Ansioso de preservar el pasado, se ocupó en recopilar los libros de coro de la catedral de Guatemala del siglo XVI, y compró otros nuevos procedentes de Europa. Su principal alumno fue su sobrino Rafael Antonio Castellanos, el cual sirvió a las órdenes de su tío durante veinte años y continuó en el puesto de maestro de capilla de la catedral de Guatemala cuando le sorprendió la muerte a Quiroz (1765).
Manuel José de Quiroz es el más destacado músico nativo de Guatemala en el siglo XVIII. Sentó las bases de un estilo musical que perdurará durante más de un siglo, creando una escuela que se continuará por tradición familiar.
Clarines Suaves. La estructura de esta obra no responde ni a la de villancico (estribillo-coplas) ni a la de cantata (recitados-arias...). Se trataría de un himno con letra en vulgar, pero de contenido religioso. El estilo de la obra nos recuerda muy bien a pequeñas obras de G.F. Haendel o de compositores italianos del siglo XVIII. Se trata de una obra con cierta fuerza épica y de una superficial grandiosidad creada por la rítmica y los giros melódicos.

      1. Incipit Oratio Jeremiae Prophetae: Lamentación tercera del Viernes Santo (Cuzco, Perú)
      2. Romance a María (Instrumental)
      3. Yesuchristo nuestro Dios
      4. Esta es çena de amor llena
      5. Llegaos al convido
      6. Principatus (Instrumental)
      7. Surrexit Dominus (Santa Eulalia, Guatemala)
      8. Laudate Dominum (Cuzco, Perú)
      9. Abrase el Reyno del cielo (Instrumental)
      10. Ne recorderis
      11. Asi andando
      12. Aquestan tonceria
      13. Fahvana (Instrumental)
      14. Oy hasemos fiesta (Santa Eulalia, Guatemala)
      1. Tomás de Torrejón y Velasco (1644-1728)
      1. Si el alva sonora
      1. Caraviñas Saon (Tonada de Navidad) (Cuzco, Perú)
      2. Pasacalle selecto por la E (Instrumental) (Méjico, Méjico)
      1. Melchor de Torres y Portugal (c. XVII)
      1. Un juguetico de fuego (Cuzco, Perú)
      1. Juan de Araujo (1646-1712)
      1. Recordar Jilguerillos
      1. Manuel Joseph Quiroz (1765)
      1. Clarines suaves (Guatermala, Guatemala)