Recital de violín y piano Conciertos de Mediodía

Recital de violín y piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Naiara Castillejo, violín. Jerome Thiebaut, piano

______________________________________________________________________

NOTAS AL PROGRAMA

______________________________________________________________________

H. WIENIAVSKI, el gran virtuoso polaco y profesor en Bruselas de Ysaÿe, compuso para su propio lucimiento varias obras concertantes para violín y orquesta. La primera es esta Polonesa en Re mayor, Op. 4 (1853), que responde plenamente y con enorme brillantez al tópico; en la actualidad, es más frecuente escucharla en la versión con piano.
El alemán M. BRUCH, catedrático de composición de la Hochschule für Musik de Berlín, compuso numerosas obras concertantes para violín y orquesta. Entre ellas destaca la Fantasía escocesa, Op. 46, dedicada a nuestro gran Sarasate (1880) y cuyo largo título describe con precisión su contenido: "Fantasía para violín, con orquesta y arpa, utilizando libremente melodías populares escocesas".
H.W. ERNST, violinista y compositor de origen moravo y formado en Viena, quedó deslumbrado con el arte de Paganini, de quien fue seguidor, discípulo y "sucesor". Autor de obras concertantes para violín, y de dúos para violín-piano, compuso también obras para violín solo, como los Seis estudios polifónicos (Hamburgo, 1865), el último de los cuales toma como pretexto una antigua melodía folclórica irlandesa, La última rosa del verano.

El navarro P. SARASATE, ídolo de los públicos del último tercio del siglo XIX, compuso la Fantasía sobre la ópera «Margarete» (como es conocido el Fausto de Gounod en Alemania) y la estrenó en París en 1874. Consta de tres secciones: una introducción, una parte central dividida en dos bloques y un vals final que glosa y varía el que se oye en la ópera.

El italiano A. BAZZINI fue también estimulado por el arte y la personalidad de Paganini, admirado por Mendelssohn y Schumann en los años en los que permaneció en Alemania, y celebrado en toda Europa, incluída España. Para sus giras como virtuoso compuso numerosas obras, como el "scherzo fantástico" La ronda de los duendes, Op. 25 (Milán, 1860). Fue maestro de composición en el Conservatorio de Milán de Catalani, Mascagni y Puccini, entre otros.