Recital de piano Conciertos de Mediodía

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Daniel Blanch, piano

En el extenso catálogo pianístico de MOZART figuran cinco obras que llevan el título de "Fantasía"; tres de ellas (KV 395 en Do mayor, KV 396 en Do menor y KV 397 en Re menor) son obras aisladas; otra (KV 394 en Do mayor) va seguida de una Fuga, y la última (K 475 en Do menor) está vinculada a una Sonata en la misma tonalidad escrita algún tiempo antes, la KV 457. Pero solo es una argucia editorial y pueden y deben ser interpretadas por separado. La Fantasía KV 396 fue compuesta en 1782 en la onda del descubrimiento de Bach. De estructura tripartita, falta el final que, como en otras ocasiones completó en 12 compases el Abate Stadler. La Fantasía KV 475 es de 1785 y fue publicada junto a la Sonata KV 457 como Op. 11. Hacen buena pareja, pero no es obligatorio su interpretación conjunta. La rememoración del lento inicial como episodio final da a los múltiples y variados episodios una excelente sensación de unidad.


SCHUBERT compuso tres Fantasías para piano solo y hasta cuatro para piano a 4 manos. La Fantasía D. 993 es obra temprana de 1811 (aunque el número del Catálogo Deutsch sugiera lo contrario) y muestra excesivamente su fascinación casi servil por la KV 475 de Mozart. La Fantasía del caminante es de noviembre de 1822, inmediatamente después de la Sinfonía inconclusa. Es la única obra en este género que puede competir con sus grandes Sonatas pianísticas, a excepción de la Fantasía en Fa menor para piano a 4 manos. El sobrenombre proviene de la utilización del tema de una de sus canciones, Der Wanderer (El viajero, el caminante). Aunque desarrollada en 4 episodios, como una sonata, todos ellos parten de la misma idea musical.

M. de FALLA era un estupendo pianista y, más importante aún, componía ante el piano y luego "orquestaba". Autor de breve pero magnífica obra original para piano, no es infrecuente que, ya desde su misma época, los intérpretes elijan fragmentos o incluso la totalidad de sus célebres ballets en la transcripción pianística que el mismo Falla hizo publicar antes que la edición orquestal. El amor brujo fue estrenado por Pastora Imperio en 1915, aunque la versión más conocida es el ballet que estrenó Antonia Mercé "Argentina" en 1925. El sombrero de tres picos,sobre la novela del mismo título de P.A. de Alarcón, había sido estrenada como "El corregidor y la molinera" en 1917 aunque triunfó como ballet en 1919: la "Danza de la molinera" es un fandango.