Conciertos de Mediodía

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Antonio Jesús Cruz, piano

BEETHOVEN ideó su Sonata nº 26 con motivo de la ausencia de Viena del Archiduque Rodolfo a causa de la ocupación francesa. Fechó el primer movimiento el 4 de mayo de 1809, día de la partida, y el último el 30 de enero de 1810, día del regreso, y publicó la Sonata en 1811. A pesar del "programa" descriptivo, se trata más bien de tres estados emocionales expresados en música con total maestría.

I. PÉREZ, nacida en Gerona, se formó en el Conservatorio Superior de Badajoz (guitarra, piano) y en el de Granada (composición con Francisco González Pastor). Muy influida por C. Halffter, próximamente el Trío Arbós estrenará su obra Donde habite el silencio. "Evocación" es parte de la suite Inquietud silenciosa. Con alusiones al impresionismo y cargada de color, se estructura en tres secciones muy claras.

A. GARCÍA ABRIL compuso la Sonatina del Guadalquivir por encargo del Ministerio de Cultura para los actos del centenario del nacimiento de Turina, a cuya memoria está dedicada, fue compuesta en 1982, estrenada por Elena Barrientos en el Conservatorio Superior de Música de Sevilla el 20 de enero de 1983 y ha sido publicada por el Ministerio de Cultura en 1983 y por Real Musical en 1985. El autor ha escrito que " al componer esta Sonatina, pretendí reflejar la elegancia, esbeltez, exquisitez y perfección del sugestivo mundo, refinado y mágico del arte andaluz. Quise también impregnar mi obra de ese sutil aroma de evocación a misterio, a profundidad y alegría, esa alegría "campanillera" que se derrama generosamente por el aire sevillano."

La Balada de los Arrayanes está escrita en 1996 como Homenaje a Manuel de Falla en el 50 aniversario de su muerte. "Fue mi deseo -dice el autor- evocar el mundo sutil, sugestivo y siempre inspirador de la Alhambra granadina, tan querida y tantas veces soñada por Don Manuel. La partitura está concebida partiendo de un postulado muy querido por Manuel de Falla, crear una obra, partiendo de una técnica compositiva rigurosa y profundamente meditada, pero que al ser interpretada se nos presente como una improvisación."

S. PROKOFIEV es autor de nueve Sonatas para piano, desde su Op. 1 al Op. 103. Las Sonatas Nº 6 Op. 82, nº 7 Op. 83 y nº 8 Op. 84, aunque pueden ser escuchadas por separado, forman parte de un inmenso tríptico compuesto entre 1939 y 1944 y por ello, y por su contenido, son llamadas "Sonatas de guerra". La nº 7 es la más interpretada del tríptico, y de todas las sonatas, por su maestría y brillantez. Es especialmente llamativo su "Precipitato" final, una de las tocatas más célebres del virtuosismo pianístico.