Conciertos de Mediodía

Recital de guitarra

  1. Este acto tuvo lugar el
Sasa Dejanovic, guitarra

J. S. BACH compuso la Suite en Mi menor para laúd en su época de Weimar (1708-1717) o incluso antes. Su escritura es muy clavecinística, por lo que se ha pensado que pudo escribirla para el lautenwerk, un híbrido entre laúd y clave. En todo caso, el autor ya conoce muy bien la música francesa.

FERNANDO SOR admiraba a Mozart -lo que no era en su época muy habitual- y esa admiración dejó huellas en su propia obra. Las Variaciones Op. 9 sobre un tema de La flauta mágica es tal vez la obra más conocida de Sor, publicada en Londres en 1821 y dedicada a su hermano Carlos, también guitarrista y compositor. Tras una introducción lenta expone el tema, Das klinget so herrlich, del final del primer acto de la obra mozartiana, también incluido por Sor en la cuarta de sus Seis Arias de La flauta mágica Op. 19 con el subtítulo en italiano de O dolce harmonia. Siguen cuatro variaciones muy contrastadas y una coda muy brillante.
A. BARRIOS, el bien conocido compositor-guitarrista uruguayo, es muy célebre por sus deliciosas versiones de danzas y valses del folklore urbano, aunque también se inspiró en el tradicional. Y volvió reiteradamente hacia el intimismo tardorromántico, sin que falten obras más o menos descriptivas en su catálogo.

M. MILETIC es un tañedor de viola croata que ha formado parte de las más prestigiosas orquestas de su país y del Cuarteto Pro Arte. Como compositor utiliza a menudo el folklore con medios modernos. La Suite croata para guitarra fue compuesta para el guitarrista Darko Petrinjak y ha sido estrenada en España por quien hoy la interpreta.

F. TÁRREGA es el compositor que reorganizó la técnica de la guitarra decimonónica y la introdujo de nuevo en las salas de concierto. Sensible a la moda "alhambrista", dejó en este género algunas de sus obras más populares, como Recuerdos de la Alhambra o el Capricho árabe de 1889 dedicado a Tomás Bretón. También adaptó para la nueva guitarra bastantes obras escritas originalmente para otros instrumentos, especialmente el piano, como lo prueban las dos obras siguientes.

F. CHOPIN consiguió en los Nocturnos trasladar al piano el estilo vocal, cantabile, de los divos italianos. Los Tres Nocturnos Op. 9 son los primeros que publicó (Leipzig, 1832) y están dedicados a Marie Pleyel, pianista y esposa del conocido editor. El nº 2, uno de los más conocidos, esconde en su aparente facilidad muchas sutilezas nada convencionales.

J. MALATS fue un excelente pianista, alumno de Emilio Pujol en su Barcelona natal y luego formado en el Conservatorio de París. Amigo e intérprete de Granados y de Albéniz, compuso música de salón, en clave casticista a veces, como esta Serenata española con la que siempre se le recuerda.