Recital de flauta y arpa Conciertos de Mediodía

Recital de flauta y arpa

  1. Este acto tuvo lugar el
Roberto Casado, flauta. Elisabeth Colard, arpa

M. MARAIS, famoso violagambista de la corte francesa, publicó en 1692 un famoso libro de Pièces en trio pour les flûtes... y hasta cinco libros de piezas para una, dos y hasta tres violas entre 1686 y 1725. La folía de España era un bajo ostinato sobre el que los barrocos tejieron innumerables series de variaciones.

  L. SPOHR, el gran compositor romántico alemán, autor de 15 conciertos violinísticos, y de mucha música de cámara, compuso seis sonatas para violín y arpa entre 1805 y 1819. Una de ellas es la que se interpreta en transcripción para flauta y arpa.

G. FAURÉ, profesor de composición en el Conservatorio de París desde 1896 y en 1905 director del mismo, compuso hasta tres obras para arpa con la finalidad de proporcionar material nuevo a los alumnos. Una castellana en su torre fue compuesta y editada en 1918.

M. FLOTHUIS, compositor y musicólogo holandés, también director de orquesta, tiene una abundante obra en la que la tonalidad ampliada se tiñe de lirismo y de severidad contrapuntística. Escribió una Sonata da camera para flauta y piano en 1943. Hacia 1950 comenzó a componer obras para arpa y en 1951 fechó la Sonata da camera en versión para flauta y arpa.

  J. V. EGEA, alicantino, se formó en el Conservatorio de San Sebastián, en la Royal Academy of Music de Londres y en la Manhattan School of Music de Nueva York. Ha sido profesor en los Conservatorios Pablo Sarasate e Hilarión Eslava, y Jefe de Estudios de la Escuela Superior de Música Reina Sofía. Cofundador del Grupo de compositores de Pamplona Iruñeako Taldea, tiene ya abundante obra compositiva, actividad que alterna con la de dirección de grupos de cámara y orquestales, y con la que ha obtenido prestigiosos premios. Moresca, para flauta sola, es un encargo del flautista que hoy la estrena. Su título alude a las pantomimas con luchas de moros y cristianos, transpuestas ahora a "luchas internas" entre dos grupos seriales que buscan un centro tonal predeterminado por la nota Re.

D. BARBIER, primer premio de flauta y música de cámara en el Conservatorio de París, su ciudad natal, es autor de abundante música para la escena, películas, orquesta y cámara, casi siempre en contacto con la improvisación y el jazz. Lo prueba bien su Capriccio.

J. BONDON, compositor y pintor francés, es enemigo de los serialistas, aleatorios y otros movimientos abstractos. Busca la alegría y el color y quiere hacer resaltar lo intuitivo. Buen ejemplo es la obra que hoy se interpreta, nuevamente seducida por el jazz.