Recital de piano Conciertos de Mediodía

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Manuel Escalante, piano

J. HAYDN escribió una gran cantidad de música para tecla comenzando con el clave y terminando en el pianoforte, con cerca de 60 sonatas que influyeron decisivamente en la codificación de todos los recursos de la sonata clásica. La Sonata en Do mayor es probablemente la última, escrita como la Hob. XVI. 51 entre 1794 y 1795, y es de una maestría impresionante en cada uno de sus tres movimientos y en la unidad que se logra con ellos.
BEETHOVEN compuso entre 1803 y 1804 una Sonata en Do mayor, luego publicada como Op. 53 y conocida con los sobrenombres de "Waldstein" (su dedicatario) o "Aurora" (por el tercer movimiento). Como éste y el primero le salieron un poco largos, sustituyó el Andante grazioso con moto que había escrito por un episodio más corto que sirve de enlace con el rondó final. Este Andante en Fa mayor sustituido fue pronto publicado en Viena sin número de opus (1806) y Beethoven lo interpretó con frecuencia, por lo que también es conocido como Andante favorito.

Casi todos los comentaristas y estudiosos coinciden en señalar que la Suite Iberia es, además de la mejor obra de Isaac ALBÉNIZ, una de las más fascinantes consecuciones de la música para teclado de todos los tiempos. Los cuatro cuadernos de Iberia, escritos entre 1905 y 1908, son prodigiosos testimonios de una España pintoresca y apasionada que Albéniz, desde la distancia parisiense, idealizó y recreó con medios expresivos pocas veces empleados, ni siquiera por él mismo, que había dedicado a nuestro país, el suyo, y en especial a la tierra andaluza, deliciosos cuadros de género. Almería es la segunda pieza del segundo cuaderno.
Imágenes de la infancia son un conjunto de 12 piezas para piano, compuestas por C. CRUZ DE CASTRO entre 1987 y 1988, y dedicadas a la pianista Eulalia Solé que las estrenó en 1989. En el presente concierto se interpreta la última, "El apasionado tango del querido viejo gramófono", en la que se refiere ingeniosamente a un tipo de movimiento mecánico con unas texturas musicales densas entre las que dificultosamente salen motivos melódicos y rítmicos de tango.

El Vals "Capricho" de RICARDO CASTRO, compositor mexicano que tuvo su apogeo a finales del siglo pasado, es un vals brillante, que muestra el carácter aristocrático que se vivía en aquella época (1890-1900). Está escrito en la tonalidad de Mi mayor y su forma es muy clara: Introducción - A - B - A - coda. Cadencias, arabescos, escalas, arpegios... adornan esta bella obra de salón que termina con una secuencia en "octavas" para el lucimiento del pianista.