Recital de arpa Conciertos de Mediodía

Recital de arpa

  1. Este acto tuvo lugar el
Gloria Mª Martínez García, arpa

J. PARRY, el galés ciego, fue el más distinguido arpista de su tiempo en Gran Bretaña, trabajando largos años para el barón galés Sir Watkin Williams Wynn, amigo de Haendel, con quien trabó relación. Llegó a ser Arpista del Rey y publicó numerosas obras para guitarra y, obviamente, para arpa en colecciones de canciones nacionales que incluyen Variaciones y Sonatas.

GLINKA, el padre de los nacionalistas rusos, compuso en 1828 este Nocturno para arpa en el clima de los que J. Field estaba popularizando en el piano, es decir, en el del primer romanticismo.

DUSSEK, compositor checo activo en toda Europa, amigo personal de Emanuel Bach, Haydn, Clementi o Beethoven, fue uno de los creadores de la literatura pianística, componiendo innumerables obras a solo, camerísticas y concertantes además de un célebre Método. También compuso algunas Sonatinas y Sonatas para arpa, como ésta en Do menor fechada en 1797.

SAMUEL-ROUSSEAU estudió en el Conservatorio de París, en el que fue profesor de Armonía desde 1912. Fue también Director de la Ópera entre 1941 y 1944. Compuso óperas y ballets, y entre sus obras sinfónicas, obtuvieron cierta fama las Variaciones pastorales sobre un antiguo villancico, de 1916, que luego transcribió para arpa o para piano.

PROKOFIEV incluyó como séptima de las Diez pequeñas piezas para piano, Op. 12, escritas entre 1906 y 1913, un Preludio imitando el estilo del arpa permitiendo en la partitura la interpretación por cualquiera de los dos instrumentos: "Piano ou Harpe".

TOURNIER, eminente profesor de arpa en el Conservatorio de París entre 1912 y 1948, compuso numerosas obras para el arpa que, además de su encanto, evolucionaron la técnica del instrumento, como ésta titulada Hacia la fuente en el bosque.

V. MORTARI, alumno de Bossi y Pizzetti en Milan, profesor de los Conservatorios de Venecia (ciudad donde dirigió el teatro de La Fenice) y Santa Cecilia de Roma, compuso en 1936 esta Sonatina prodigio en la onda del Neoclasicismo.

El salmantino G. GOMBAU, profesor del Conservatorio madrileño, fue importante eslabón entre los "maestros" y las nuevas generaciones de vanguardia, que le consideraron "nuestro hermano mayor". Apunte bético, dedicado en 1948 a la arpista Luisa Pequeño, es obra de su etapa nacionalista y muestra un buen conocimiento del instrumento.

SALZEDO, el gran arpista americano de origen francés, fundador del departamento de arpa en el Curtis Institute en 1924 y múltiples veces premiado, contribuyó a la literatura moderna del instrumento con múltiples obras, evolucionando desde el Impresionismo, como en esta Canción en la noche, a posturas más severas y avanzadas.