(II) Conciertos del Sábado Zarzuela de cámara: tríos y sextetos

(II)

  1. Este acto tuvo lugar el
Trío Mompou . Joan Lluis Jordà, violín. Dimitri Furnadjiev, violonchelo

Alrededor del mundo de la zarzuela, increíblemente bullicioso al menor atisbo de éxito, surgió toda una  pequeña industria editorial. Salvo la partitura de orquesta, que no ha sido editada hasta nuestros días (aunque en reducido número), todo lo demás iba inmediatamente a la imprenta: El libreto lo primero, por supuesto, y junto a él "argumentos" con o sin "los cantables", resúmenes y otras minucias. Ya en lo musical, había ediciones de los principales números, de la partitura completa para piano o para canto y piano, de selecciones, fantasías y popurrís para piano o para conjuntos pequeños, de ediciones fáciles para principiantes... Y entre las selecciones o números principales, que a veces incluían preludios o intermedios, la imprescindible en conjuntos de cámara era la del sexteto formado por un cuarteto de cuerdas con el añadido de contrabajo y del piano-conductor. También hubo y hay excelentes selecciones para bandas, civiles o militares, pero estas casi nunca o nunca se editaron. Mientras que los sextetos sí, y abundantemente, lo que indica con claridad el frenético consumo de música en cafés, teatros de verso (para amenizar tiempos de espera o intermedios entre actos), hoteles, balnearios, restaurantes... Todo esto se fue al traste con lo que empezó llamándose "música mecánica". En este ciclo incluimos una selección de zarzuelas en sextetos de época, y para trío en adaptaciones más recientes.

F. A. BARBIERI estrenó con enorme éxito El barberillo de Lavapiés, zarzuela en tres actos y en verso de Luis Mariano de Larra, en el Teatro de la Zarzuela de Madrid el 18 de Diciembre de 1874, consolidando así el éxito del género grande de la zarzuela moderna.

F. MORENO TORROBA, uno de los últimos grandes cultivadores de la zarzuela, estrenó Luisa Fernanda, comedia lírica en tres actos de Federico Romero y Guillermo Fernández-Shaw, el 22 de marzo de 1932 en el Teatro Calderón de Madrid. Desde aquellos tiempos de la 2ª República, permanece en el repertorio con todos los honores.

Más conocido por su música teatral, el salmantino T. BRETÓN intentó también la música sinfónica y la de cámara. Si en lo sinfónico apenas pervive en el repertorio la suite En la Alhambra, en lo camerístico se escuchan de vez en cuando los Quatre morceaux espagnols que publicó en el París de 1911 Max Eschig, pronto editor de Falla. Es música, pues, para la exportación, aunque bien hecha.
T. BRETÓN, defensor acérrimo de la ópera española, consiguió en el Teatro Apolo el 17 de febrero de 1894 el mayor éxito personal y, tal vez, de todo el género chico con el sainete en un acto de Ricardo de la Vega titulado triplemente como La verbena de la Paloma o El boticario y las chulapas y Celos mal reprimidos. No se puede acertar más.

      1. Francisco Asenjo Barbieri (1823-1894)
      1. El barberillo de Lavapiés (Selección para trío de Ricardo Miralles)
      1. Federico Moreno Torroba (1891-1982)
      1. Luisa Fernanda (selección para trío de Ricardo Miralles)
      1. Tomás Bretón (1850-1923)
      1. Cuatro piezas españolas
      2. La verbena de la Paloma (Selección para trío de Ricardo Miralles)