Recital de violín y piano Conciertos de Mediodía

Recital de violín y piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Anouk Cuxart, violín. Francesc Teixidó Ponce, piano

L.v. BEETHOVEN compuso su quinta Sonata para violín y piano en 1801 y, junto a la cuarta en La menor Op. 24, apareció editada en la casa Mollo de Viena ese mismo año, dedicadas ambas al conde Moritz von Pries. La sonata en Fa mayor fue subtitulada posteriormente "Primavera" al margen del autor, pero el subtítulo alude al carácter más amable y más claro que, sin perder su carácter, tenia la música de Beethoven en esta época en la que todo al parecer le sonreía. Pronto, la enfermedad que le condujo a la sordera truncó tan bellas esperanzas.

J. TURINA compuso en 1908 una Sonata española para violín y piano que no juzgó digna de edición y durante muchos años se dió por perdida. Luego publicó la Sonata primera Op. 51 y, ya en 1934, la segunda, Op. 82, a la que denominó de nuevo española. El propio autor la consideraba "desde luego, muy superior a la primera por sus materiales y por su desarrollo. Se compone de unas variaciones muy libres, basadas en ritmos españoles; de una zambra gitana como scherzo y de un final en forma de sonata que resuelve en un fandango".

C. FRANCK compuso en 1886 su única Sonata para violín y piano como regalo de bodas al gran violinista belga Eugéne Ysaye, quien la estreno y paseó luego por todo el mundo. Es una de las obras fundamentales del dúo violín-piano y ejemplo perfecto de la construcción cíclica que preconizaba su autor. Los cuatro movimientos, en efecto, están tejidos alrededor de una idea musical común, que se transforma y reaparece mostrando la maestría del autor en el arte del desarrollo. Es una obra maestra absoluta de inefable belleza.