Recital de guitarra Conciertos de Mediodía

Recital de guitarra

  1. Este acto tuvo lugar el
Rafael Serrallet, guitarra

Durante el siglo XVI se editaron en España siete libros de música para vihuela de mano, un instrumento parecido al laúd pero de dorso plano. L. MILAN fue el primero, y publicó su libro, El Maestro, en Valencia en 1535 ó 1536, en la onda de la cultura cortesana de los Duques de Calabria.

L. de NARVÁEZ, granadino, es el segundo. Fue músico de la emperatriz Isabel y del príncipe Felipe y publicó en 1538, en Valladolid, El Delphin. La canción favorita de Carlos V, "Mille regretz", fue glosada muchas veces por los instrumentistas.

A. PIAZZOLLA fue un virtuoso argentino del bandoneón, formado luego en la música culta con Alberto Ginastera y, en París, con Nadia Boulanger. Explorador del folklore urbano, y especialmente del tango, logró el éxito en numerosas obras que satisfacen por igual al aficionado a lo popular y al que prefiere la música "clásica". Aunque la mayoría de sus composiciones nacieron para su propio grupo instrumental, algunas de ellas se expandieron en adaptaciones para otros instrumentos.

J. TURINA es autor de cinco encantadoras obras para guitarra. El Fandanguillo de 1925 es la segunda de ellas y está dedicada a Andrés Segovia, el gran promotor de la literatura guitarrística en la primera mitad del siglo XX.

F. TÁRREGA es el compositor que reorganizó la técnica de la guitarra decimonónica y la introdujo de nuevo en las salas de concierto. Sensible a la moda "alhambrista", dejó en este género algunas de sus obras más populares, como Recuerdos de la Alhambra o el Capricho árabe de 1889 dedicado a Tomás Bretón.

L. BROUWER, insigne compositor cubano hoy afincado en nuestro país, ha escrito para la guitarra en todos los géneros musicales, mezclando el espíritu cubano con un lenguaje moderno de gran efecto. Su Sonata está fechada en 1990 y es una obra de "homenaje" cuajada de citas: música sobre músicas. Su primer movimiento "Fandangos y boleros", se subtitula "Beethoven visita al P. Soler". El segundo, el tiempo lento, "Zarabanda de Scriabin". Y el tercero, "Tocata de Pasquini", rememora la célebre obra del músico italiano del siglo XVIII.

J. RODRIGO no es sólo el autor del célebre Concierto de Aranjuez (y de otras cuatro obras concertantes guitarrísticas). Tiene un importante ramillete de obras para guitarra sola, desde aquella Zarabanda lejana de 1926: Invocación y Danza es de 1962, se subtitula "Homenaje a Manuel de Falla" y está dedicada a quien la estrenó, Alirio Díaz.

A. BARRIOS, el bien conocido compositor-guitarrista uruguayo, es muy célebre por sus deliciosas versiones de danzas y valses del folklore urbano, aunque también se inspiró en el tradicional. Y volvió reiteradamente hacia el intimismo tardorromántico, como en Julia Florida, Mazurca apasionada o London Carapé.