Recital de guitarra Conciertos de Mediodía

Recital de guitarra

  1. Este acto tuvo lugar el
Alirio Camacaro, guitarra

G. SANZ, aragonés, publicó en 1674 en Zaragoza su célebre Instrucción de Música sobre la guitarra española a la que pertenecen estas dos obras.

F. SOR compuso cuatro importantes Sonatas para guitarra. La Op. 15 fue publicada en París en 1810 y más tarde en París y en Bonn. Está escrita en un solo movimiento en estilo neoclásico.

F. TÁRREGA es el compositor que reorganizó la técnica de la guitarra decimonónica y la introdujo de nuevo en las salas de concierto. Sensible a la moda "alhambrista", dejó en este género algunas de sus obras más populares, como Recuerdos de la Alhambra o el Capricho árabe de 1889 dedicado a Tomás Bretón.

I. ALBÉNIZ insistió mucho en el tema andaluz: La serenata Torre Bermeja es el nº 12 y último de la colección pianística de Piezas características, editadas por A. Romero en Madrid hacia 1890 con el Op. 92.

M. LLOBET, barcelonés, fue uno de los mejores alumnos de Tárrega y destinatario de muchas obras célebres para la guitarra (como el Homenaje a Debussy, de Falla) e hizo numerosos arreglos de piezas clásicas, románticas y populares, como la deliciosa serie catalana.

MORENO TORROBA, uno de los últimos grandes compositores de zarzuela, respondió con presteza a los requerimientos de Andrés Segovia y escribió un buen número de obras que enriquecieron el repertorio moderno de la guitarra; la Suite castellana es de 1926.

M. DE FALLA escribió una sola obra para guitarra, el Homenaje a Debussy de 1920 con el que el gaditano se sumó al "Tombeau" que dedicaron al francés en La Revue Musicale tras su fallecimiento en 1918. Falla toma el ritmo de la habanera, que era para los franceses sinónimo de ritmo español, y acaba con una cita de una obra "española" de Debussy, la "Soirée dans Grenade".

J. RODRIGO no es sólo el autor del célebre Concierto de Aranjuez (y de otras cuatro obras concertantes guitarrísticas). Tiene un importante ramillete de obras para guitarra sola. En los trigales es de 1938, fue estrenada por Regino Sainz de la Maza y está dedicada a Narciso Yepes.

J. TURINA es autor de cinco encantadoras obras para guitarra. El Fandanguillo, de 1925, es la segunda de ellas y está dedicada a Andrés Segovia.

R. SAINZ DE LA MAZA fue el primer catedrático de guitarra en el Real Conservatorio Superior de Madrid y académico de la Real Academia de Bellas Artes. Muchos escribieron obras para él: la más famosa, el Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo, que él estrenó. Su obra para guitarra, en clima nacionalista y escritura muy fina, no merece el olvido en que hoy se la tiene.