Recital de canto y piano Conciertos de Mediodía

Recital de canto y piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Aurora Serna, soprano. Félix Lavilla, piano

Alessandro SCARLATTI, el padre de nuestro Domenico, es el creador de la ópera napolitana, cuyas estructuras estuvieron vigentes durante todo el siglo XVIII: Este aria procede de una de ellas.

VERDI ha pasado a la historia por sus óperas, pero nos ha dejado un ramillete de bellas canciones publicadas por Ricordi en 1869 que se oyen con sumo placer.

FAURÉ, importante en tantos géneros, es uno de los más prolíficos autores de canciones, desde las más frívolas y ligeras de su primera época a las más reconcentradas de su madurez. Tristeza (c. 1873), la segunda de sus canciones Op. 6, muestra su primer estilo, aún muy ligado a la música de salón. Tras un sueño (1878) es una canción anónima italiana traducida por Bussine.

POULENC, el gran compositor francés del "Grupo de los Seis", compuso también un buen número de "mélodies", siguiendo el espíritu de claridad y finura de sus antecesores pero con gran originalidad. Los caminos del amor, escrita en 1940, en un emotivo y bellísimo recuerdo de la canción de cabaret. Ese mismo año fechó el ciclo Banalidades del que forma parte Viaje a París. Montparnasse es un poco posterior.

E. GRANADOS permanece en la historia de la canción española, sobre todo, por su colección de Tonadillas al estilo antiguo, sobre textos de Periquet un tanto ripiosos pero que no carecen de gracia. Escritas entre 1912-1913, se inventa en ellas un casticismo de origen goyesco tan inverosímil como encantador. La maja dolorosa es el título de una trilogía con carácter muy apasionado.

A. GARCÍA ABRIL es autor de muy bellas canciones. No por amor, no por tristeza es la nº 6 de Canciones de Valldemosa (a Federico Chopin "in memoriam"), de 1976. Coita (Marineiros) es la nº 4 de Cuatro Canciones sobre textos gallegos (1962) y está dedicada a Antonio Fernández-Cid.

El barcelonés F. OBRADORS es hoy recordado casi exclusivamente por sus colecciones de Canciones clásicas españolas, en las que acoge textos de poetas antiguos, populares y también modernos. Algunas de ellas han sido incluidas en el repertorio de todos los cantantes españoles, y Del cabello más sutil pasa por ser una de las más bellas canciones españolas de nuestro siglo.

C. GUASTAVINO es también conocido casi exclusivamente por sus canciones, que nos trasladan al Buenos Aires clásico.