Recital de canto y piano Conciertos de Mediodía

Recital de canto y piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Ángeles Sarroca, soprano. José Antonio González, piano

F. POULENC, el gran músico del "Grupo de los seis" cuyo primer centenario estamos conmemorando, compuso muy bellas mélodies. Una de las más célebres, "Los caminos del amor", procede sin embargo de la música incidental que compuso en 1940 para una comedia, Léocadia, de Jean Anouilh.

L. DELIBES, el autor de innumerables óperas cómicas, operetas o ballets (Coppélia), compuso también bellas canciones y romanzas de salón, muchas de ellas inspiradas en países exóticos... como España.

El gran consumo de canción popular urbana en los finales del XIX y comienzos del XX ha hecho populares algunas de ellas debidas a autores poco conocidos hoy. Es el caso de J'attendrai (Esperaré), canción francesa del italiano Dino Olivieri.

VERDI es autor de un ramillete de canciones escritas al margen de sus óperas. Lo spazzacamino (El deshollinador) fue publicada en 1845 en sus Sei Romanze.

Macbeth, con libreto de F.M. Piave y A. Maffei, es la décima ópera de Verdi y la primera sobre su admirado Shakespeare. Fue estrenada en Florencia en el Teatro della Pergola el 14 de marzo de 1847. En la escena que hoy se interpreta, perteneciente al acto 1º, Lady Macbeth lee una carta de su esposo en la que le narra la profecía de las brujas: Macbeth será rey ("En el día de la victoria las vi aparecer"). Ella decide empujarle al asesinato del rey legítimo en el aria ("Ven, ten coraje") y en la cabaleta en la que conjura a los demonios.

Siguen cuatro canciones iberoamericanas muy conocidas: María la O, del cubano E. LECUONA, fue el origen de una zarzuela de título parecido: María de la O. C. GUASTAVINO y A. GINASTERA son argentinos y M. PONCE, mexicano.

El madrileño J. INZENGA contribuyó con Hernando, Gaztambide y Barbieri al restablecimiento de la zarzuela moderna. Como profesor de canto y de música de salón del Conservatorio de Madrid, recopiló y armonizó canciones populares (Ecos de España) y compuso gran número de canciones de salón. La que hoy se interpreta, con letra de Barbieri, rememora el aroma de las viejas tonadillas del XVIII.