Recital de piano Conciertos de Mediodía

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Mario Prisuelos, piano

J.S. BACH compuso hasta siete Fantasías para tecla, unas veces como obras aisladas y otras como preludio a una fuga. La Fantasía en do menor BWV 906 se ha venido publicando tradicionalmente como una obra aislada, pero en realidad Bach tenía previsto hacerla seguir de una Fuga de la que sólo llegó a escribir una cincuentena escasa de compases. Su forma es según el tradicional esquema bipartito (tónica - dominante /dominante - tónica) propio de los movimientos de las "suites" y "partitas". Es obra muy bella, de una escritura brillante, virtuosística, en la que abundan los pasajes de manos cruzadas, o encabalgadas.
MOZART compuso en 1778 la Sonata en Fa mayor, KV 332, una de sus obras pianísticas más rebosantes de inspiración y más personales. El Adagio, de sencilla estructura binaria y proporciones moderadas, contrasta con la vasta y compleja arquitectura de los movimientos extremos, siendo el último de una inusitada brillantez. Pocos finales de Mozart, en sus sonatas, son tan difíciles y virtuosísticos como éste.

BEETHOVEN terminó la composición de la Sonata Op. 110, su penúltima sonata pianística, el 25 de diciembre de 1821. La fecha de Navidad quedó consignada en el original. No aparece ninguna dedicatoria. La simple lectura de sus tempi acredita la total y absoluta voluntad de originalidad. Se parte de un moderato, para seguir con el scherzo y ofrecer el bloque último en el que se rompen todos los viejos cánones y donde se encuentra la genialidad de esta obra: Recitativos, ariosos y fugas en el corazón de la sonata clásica.

LISZT compuso en 1849 Funerales, luego el nº 7 de las diez piezas que integran el ciclo de Armonías poéticas y religiosas, título tomado de Lamartine. Como ese mismo año había muerto Chopin y hubo víctimas de la revolución húngara, esta página ha sido analizada en esos contextos, pero admite una lectura más independiente, más abstracta.


El tríptico Estampas fue compuesto por DEBUSSY muy rápidamente en 1903. Junto a la primera serie de Imágenes, ya iniciada, constituye el inicio del nuevo lenguaje pianístico cuyos recursos para obtener nuevas sonoridades codificará en la segunda serie de Imágenes y en los dos libros de Preludios. Si la primera "imagen" era acuática ("Reflejos en el agua"), la última "estampa" lo es también: "Jardines bajo la lluvia".


KHACHATURIAN compuso la más conocida de sus obras pianísticas en 1932 en un estilo brillante, descarado, buscador del éxito. Y el público, desde aquel entonces, responde con el mismo entusiasmo ante una obra que, además de música, es un acto bien planeado de seducción de los oyentes.