Recital de guitarra Conciertos de Mediodía

Recital de guitarra

  1. Este acto tuvo lugar el
David Escribano, guitarra

M. GIULIANI fue uno de los principales italianos que dedicó intensos esfuerzos para dotar a la nueva guitarra moderna de seis cuerdas simples de un nuevo repertorio. La Gran Sonata Eroica, publicada por Ricordi en 1840, es decir, póstumamente, ha planteado problemas a los especialistas, en especial por sus coincidencias con otra obra de Giulani, Rossiniana, de 1827. Al parecer, la Sonata habría sido escrita en 1821, y quedó inédita por razones que ignoramos.


J.S. BACH compuso entre 1717 y 1723, durante su estancia en la corte calvinista de Coethen, mucha música instrumental, ya que estaba liberado de escribir música vocal religiosa. A esta época pertenecen las tres Sonatas y tres Partitas para violín solo, y las seis Suites para violonchelo solo. Las Sonatas siguen generalmente el plan de la Sonata de iglesia, mientras que Partitas y Suites obedecen al de la Sonata de cámara. La Sonata en Sol menor BWV 1001 es la primera de la serie y consta de cuatro movimientos: Al Adagio y la Fuga (Allegro) siguen una Siciliana con tiempo lento y un Presto. La Fuga fue transcrita por el mismo Bach para laud (BWV 1000) y para órgano (BWV 539), y no es infrecuente escucharla en transcripción moderna a la guitarra. La trascripción  de toda la obra y en el mismo tono es de David Escribano.
L. BROUWER, cubano afincado en España, es el gran maestro de la guitarra contemporánea en Cuba. La Sonata, su última obra para guitarra, adopta la técnica de la cita musical: En el primer movimiento contrapone a Beethoven y al P. Soler, cuya visita se especifica en la coda. En el segundo y tercero son músicas de Scriabin o la célebre "tocatta del cuco" de Pasquini las que sugieren las ideas musicales.
El cubano C. FARIÑAS, alumno de Gramatger y de Ardévol, formado con Copland en Tanglewood y con Kavalevski en Moscú, fue profesor de la Facultad de Música, que él fundó, en el Instituto Superior de Arte de la Habana. Autor prolífico, de obras sinfónicas y de cámara, también escribió música para teatro y cine, de donde proceden precisamente estas dos canciones, adaptadas luego para guitarra.


El argentino A. GINASTERA evolucionó desde un cierto nacionalismo hacia una música más abstracta. En la Sonata, Op. 47 aparecen "aquí y allí" ritmos de la música sudamericana. "Esordio" es un solemne preludio seguido de un canto inspirado en la música Kecua. El "Scherzo" es un juego de climas, contrastes y danzas lejanas. "Canto" es un movimiento lírico y rapsódico ligado al "Finale", un rondó vivo que recuerda los ritmos fuertes de las Pampas, con combinaciones de "rasgueados" y "tamboras" percusivas mezclados con otros procedimientos de tonalidades metálicas o de rebote de las cuerdas, que proporcionan un color especial a este movimiento rápido y violento con carácter de "Toccata".