(II) Ciclos de Miércoles El esplendor de la música española (1900-1950)

(II)

  1. Este acto tuvo lugar el
Alexander Detisov, violín. Eugenia Gabrieluk, piano

JULIO GÓMEZ: Sonata en Si menor
Pertenece a la última etapa creadora del compositor y la partitura manuscrita está fechada el 12 de octubre de 1949, fue estrenada el 14 de mayo del año siguiente en el Ateneo de Madrid por Luis Antón y Enrique Aroca. Responde al esquema de la gran sonata clásica, dividida en cuatro movimientos, Allegro muy moderado, en Si menor; Andante, en Sol mayor; Allegretto vivace, en Re mayor, y Allegro con brío, en Si menor. A esta configuración, muy dentro del estilo del autor, combinando una sólida estructura con un lirismo siempre presente, se suman en este caso dos influencias ambientales , la de una danza popular intencionadamente no reconocible y la sugerencia de un aire italiano. Hay también un eco de una obra o proyecto anterior, porque el Andante procede de un tiempo de cuarteto de arco, localizado por la biógrafa de Julio Gómez, Beatriz Martínez del Fresno en el archivo familiar. En este movimiento, concreta, "el piano, con sordina y pianísimo, realiza un acompañamiento ostinato, que a sugerencia del autor se ha de hacer monótono, sin matices, muy ligado con el pedal.
En las notas al programa del estreno hay dos referencias del compositor que buscan una definición de su música. En una de ellas destaca la "claridad en la melodía y robustez en la arquitectura", lo que es una de las principales características de su música y no sólo en esta obra, y añade que "la firmeza técnica se la habían reconocido hasta sus más ásperos antagonistas estéticos", lo que además de ser cierto implica otra de sus cualidades, su claro sentido del humor.
SALVADOR BACARISSE: Capricho concertante, Op. 70
Nacido en Madrid, Salvador Bacarisse es una de las figuras de la "diáspora" comentada en la presentación. Se había formado con Conrado del Campo, formó parte de otro grupo, "el de los ocho", que quedó integrado en la Generación de la República, obtuvo el Premio Nacional de Música en tres ocasiones, y también fue director artístico musical en Unión Radio de Madrid. Esta experiencia le sería de gran utilidad en su exilio en Francia en donde se instaló al término de la Guerra Civil y donde residió hasta su muerte en 1963, ya que fue presentador de programas de las emisiones de lengua española de la Radio Nacional francesa.
Su irrupción en la música está marcada por el escándalo que provocó en 1923 su obra politonal Heraldos. En una entrevista que le hicieron poco antes de su muerte en Radio France, decía que fue una "batalla que continuó después en la prensa entre el crítico de La Voz, Juan del Brezo, que me defendió heroicamente, y el del Heraldo, José Forns, a quien no le había gustado la obra. Después, se reunió su "legado", que ha quedado en esta Fundación Juan March, catalogado por Christiane Heine, con prólogo de su hijo, Salvador Bacarisse Cuadrado, pero que forma parte, en su conjunto, de las obras aún pendientes de recuperación.
Su permanencia en Francia, con su separación del entorno de sus primeros años, se ha considerado responsable de su incorporación a postulados más tradicionalistas. El Capricho concertante, Op. 70, se presenta en la versión para violín y piano, que escucharemos, y en otra para violín y orquesta. Fue concluido el 16 de marzo de 1952 y es la segunda obra que dedicó a la violinista y compositora Josefina Salvador, dedicataria con anterioridad de Adagio para violín y piano, del que existe igualmente una versión para violín y orquesta. Consta de tres movimientos, Allegro vivo, Andante molto maestoso y Allegro giusto, de los que el segundo coincide con un Capricho concertante, Op. 12b, para dos arpas y orquesta, de 1961.
JOAQUÍN TURINA: El poema de una sanluqueña (Fantasía para violín y piano),
Op. 28

        Se trata de una fantasía para violín y piano, dedicada por el compositor "A las muchachas de Sanlúcar", a modo de "poema de amor, algo amargo, y fue inspirado por la frase doliente de una muchacha". Según dejó escrito el compositor la obra "está inspirada en la siguiente que oí decir a una muchacha de Sanlúcar: "Las sanluqueñas no se casan y los sanluqueños se casan con las forasteras. A fuer de sanluqueño adoptivo, quise romper una lanza a favor de mis paisanas, estas bellezas andaluzas que viven en un triste y perpetuo sueño". Una hermosa idea, la del homenaje, que responde plenamente al gusto del compositor por la música en su vertiente más impresionista. Un tratamiento de lo literario que se encuentra en muchos de los títulos de sus obras, como en ésta y también en los de las secciones de la misma. Con todo, el compositor aclara: "No se trata de una obra descriptiva, sino de un ensayo que pudiera considerarse como un estado de alma; es decir, que pretendo expresar un aspecto emocional completamente sugestivo. Esto contrasta con mis obras anteriores, como La Procesión del Rocío, por ejemplo, que son puramente descriptivas." Y esa es la intención de los títulos de los cuatro movimientos que responden a los siguientes epígrafes: Ante espejo, La canción del lunar, Alucinaciones y El rosario en la iglesia.
Escrito entre agosto y octubre de 1923, el Poema fue estrenado en el Teatro Victoria de Sanlúcar de Barrameda el 20 de julio de 1924 por Manuel Romero al violín y el compositor al piano.
ANDRÉS GAOS: Romanza en Do menor, Op. 20

Si bien forma parte en principio de la generación que arranca en el siglo XIX para entrar plenamente en el XX, Andrés Gaos se integra en el conjunto de nuestra música por otros derroteros. Nacido en La Coruña en 1874, se forma como violinista y como compositor, primero en su ciudad natal con Canuto Berea y después en Madrid con Monasterio, y sigue su formación en París y en Bruselas con Eugène Ysaÿe y Gevaert. En 1895 emigra a Buenos Aires, donde realiza toda su carrera, con giras por América y Europa como concertista de violín y como profesor del Conservatorio de Buenos Aires.
Es autor de un importante número de obras, en las que combina herencias del nacionalismo gallego con dos series de Aires gallegos; sinfonías, con influencias de la Schola Cantorum y de César Frank, y de obras para violín, entre las que la de mayor relieve es su Sonata para violín y piano, de 1917, en la tradición romántica. Como sucede con la Romanza que escucharemos.
MANUEL QUIROGA: Habanera. Danza española nº 2. Playera y zapateado
Violinista y compositor, Manuel Quiroga nació en Pontevedra en 1892. Se formó en parte en el Conservatorio de París con José del Hierro y en 1911 obtuvo el Premio Sarasate. A partir de entonces y aun antes ya había logrado un amplísimo reconocimiento como intérprete en Europa y en América, con numerosas giras de conciertos. El gran Eugène Ysaÿe le dedicó en 1924 la sexta de las célebres Seis sonatas para violín solo: Las otras lo fueron a violinistas como Joseph Szigeti, Jacques Thibaud, Georges Enesco, Fritz Kreisler o Mathieu Crickboom... Fue precisamente un accidente que sufrió en Nueva York, lo que interrumpió su carrera de modo definitivo que no pudo recuperar antes de su muerte en 1961.
Los testimonios de esa carrera hay que buscarlos en la prensa de aquellos años, porque no han sido publicados, pero queda una muestra de su hacer como compositor, en el que el violín es protagonista. Una serie de obras que son un claro reflejo de las tendencias de su tiempo, entre las que destacan un Concierto en el estilo antiguo, para violín y orquesta de cuerda, 12 variaciones sobre el capricho nº 24 de Nicolò Paganini, para violín solo, y piezas diversas para violín solo y violín y piano, con influencias de la música popular gallega, andaluza, vasca, aragonesa y cubana. A este último grupo pertenecen las tres obras que escucharemos, que coinciden en la brillantez y en la dificultad de su tratamiento del violín.
                                                                                                         Carlos-José Costas

      1. Julio Gómez (1886-1973)
      1. Sonata en Si menor para violín y piano
      1. Salvador Bacarisse (1898-1963)
      1. Capricho concertante, Op. 70
      1. Joaquín Turina (1882-1949)
      1. El poema de una sanluqueña Op. 28
      1. Andrés Gaos (1874-1959)
      1. Romanza en Do menor, Op. 20
      1. Manuel Quiroga (1892-1961)
      1. Habanera
      2. Danza española nº 2
      3. Playera y Zapateado