(III) Ciclos de Miércoles El esplendor de la música española (1900-1950)

(III)

  1. Este acto tuvo lugar el
Cuarteto Harmony . Alexander Detisov y Levon Melikyan, violín. Alexander Troshchinsky, viola. Pilar Serrano, violonchelo

CONRADO DEL CAMPO: Caprichos románticos
Madrileño, nació y murió en su ciudad (1878-1953), a la que se dedicó por entero como profesor, en el Conservatorio, como intérprete de violín y viola, y como director de orquesta. Es uno de los protagonistas de la llamada "Generación de maestros" y lo fue en el más amplio sentido del concepto, porque por su clase de composición pasaron prácticamente durante una serie de años todos los nuevos músicos del Centro. El Catálogo de sus obras, publicado por la Fundación Juan March y preparado por uno de sus discípulos, Miguel Alonso, es la confirmación de los puntos esenciales de su trabajo, en el que cuenta la importancia de su extensión en número y en géneros cultivados, a través de las formas características de su tiempo. Un tiempo en el que se funde el espíritu del posromanticismo con el nacionalismo y la busca de nuevos horizontes para el lenguaje. Y lo cierto es que en su "responsabilidad" como maestro de nuevas generaciones y como director de orquesta con actuaciones a través de temporadas completas, su conocimiento del repertorio y de las novedades que lograban penetrar en el mismo fue muy completo y actualizado.
Su actividad como intérprete de violín y viola fue incesante, actuando en teatros, con orquestas de conciertos y formando parte de conjuntos, como el Cuarteto Francés (según el nombre del primer violín, José Francés), una tarea que se refleja en su producción como compositor que incluye un gran número de obras para este tipo de agrupaciones. Dúos, tríos, cuartetos y quintetos forman un nutrido grupo de títulos, en un apartado de la música que era casi desconocido en la España del comienzo del siglo XX. Entre los cuartetos, trece numerados y algunas partes sueltas, aparecen estos Caprichos románticos, su Cuarteto nº 5, inspirados en las Rimas de Bécquer. Están fechados en 1907-1908, y fueron estrenados en el Teatro de la Comedia de Madrid, precisamente por el mencionado Cuarteto Francés. Según recoge Miguel Alonso en su Catálogo, en el programa del estreno se incluían los siguientes comentarios: "El preludio y el intermezzo se refieren al carácter poético predominante en las Rimas. Los demás caprichos se inspiran en determinados pensamientos y momentos de las poesías. Núm. 2. Presto: "Espíritu sin nombre". Núm. 3. Larghetto: "Dejé la luz a un lado". Núm. 5, "Cuando entre la sombra oscura" y Núm. 6, Lento. Presto. "Primero es un albor trémulo y vago".
Pero los movimientos, tras algunas modificaciones de la versión del estreno, en pasos sucesivos, se concluyen con la edición de 1924, que establece los siguientes: Muy tranquilo, Vivo y caprichoso, Tranquilo muy intenso y dramático y Bastante lento y muy severo. Muy vivo, que es la que escucharemos.
JESÚS GURIDI: Cuarteto nº 2 en La menor
Nacido en Vitoria en 1886, Jesús Guridi se forma en su tierra, en Zaragoza y en Madrid y, como parte del rito de su época, en París, en la Schola Cantorum, con Decaux en órgano y D'Indy en composición. El aprendizaje de órgano será importante porque extenderá su dedicación a este instrumento a lo largo de su vida, aunque en el Conservatorio de Madrid, ciudad donde murió en 1961, ocupe puestos diversos dentro del profesorado, incluida la dirección. Al hablar de la obra de Guridi hay que repetir que cultivó todos los géneros, desde la ópera a la zarzuela, de la música sinfónica a la de cámara, y desde la coral a la cinematográfica, como puede verse en el Catálogo de su obra hecho por Víctor Pliego y publicado por la Fundación Juan March.
Uno de los apartados menos frecuentados por Guridi fue el de la música de cámara, pero con indudable acierto. Son dos los cuartetos que compuso. Comienza en 1934 con el escrito en "Sol", estrenado por la Sociedad Filarmónica de Bilbao a fines del mismo año, y el Cuarteto nº 2 en La menor, ya de 1949, y fue estrenado por la Agrupación Nacional de Música de Cámara. Recibió el Premio Nacional en el concurso del mismo año, convocado por el Ministerio de Educación, y está dedicado a Juan Ruiz Casaux, miembro de la Agrupación. Los elogios que recibió este segundo trabajo se reflejan en diversos estudios, algunos como el de Joaquín Zamacois con cuidado detalle de cada uno de los movimientos, escrito especialmente para la biografía de Guridi de Jesús María de Arozamena, publicada en 1967. Pero Tomás Marco realizó un comentario resumido, certero y orientador: "Es una obra muy atractiva, donde la solidez formal se ve teñida por un especial impresionismo que la sitúa entre los mejores cuartetos españoles del siglo."
JOSE MARÍA USANDIZAGA: Quatuor a cordes en Sol majeur. Sur des thémes populaires basques

Aunque José María Usandizaga no llegó a cumplir treinta años, su obra equilibra su brevedad con su calidad. Nació y murió en San Sebastián y se formó entre su ciudad natal, con Beltrán Pagola, y París, en la Schola Cantorum, con Vincent D'Indy. A su regreso, ya era portador de algunas obras significativas, entre ellas este Cuarteto de cuerda en Sol mayor, con su indicación expresa de estar basado en temas populares vascos, lo que sucede igualmente con la mayoría de sus composiciones.
Tras su regreso lograría los éxitos de su dedicación al teatro, con la ópera Mendi Mendiyan y la zarzuela, luego convertida en ópera, Las Golondrinas, con libreto de Gregorio Martínez Sierra, y, después de su muerte en 1915, con el estreno de su último trabajo, La llama, gracias a la labor de recuperación que realizó su hermano Ramón, también compositor. Pero, en conjunto, en el campo de la música de cámara compuso además un Quinteto de cuerda y el primer tiempo de un Cuarteto en La.
Al escuchar esta obra de Usandizaga, un joven de 18 años, escrita en París, viene a la memoria, inevitablemente, otra estancia en la misma ciudad de otro joven compositor vasco, un siglo antes, Juan Crisóstomo Arriaga. No se trata de encontrar parecidos o referencias, sino de comprobar la extraordinaria voluntad y fuerza creadora que recorre lo logrado por ambos a una edad temprana. Esa fuerza está presente en los cuatro movimientos de este Cuarteto, que apoya su desarrollo en otros tantos modelos inspiradores de la música popular vasca con tres aires, lento, vivo y moderado para los tres primeros, y una Introducción, completada con un Zortzico y un Final, en el último.
                                                                                                             Carlos-José Costas

      1. Conrado del Campo (1878-1953)
      1. Caprichos románticos
      1. Jesús Guridi (1886-1961)
      1. Cuarteto nº 2 en La menor
      1. José María Usandizaga (1887-1915)
      1. Cuarteto en Sol mayor sobre temas populares vascos