(y IV) Ciclos de Miércoles El esplendor de la música española (1900-1950)

(y IV)

  1. Este acto tuvo lugar el
Guillermo González, piano

Generación del 27
Cuatro compositores, con diversas obras, resumen en este último concierto del Ciclo el hacer de la Generación del 27 que conocemos de modo incompleto. La recuperación de ese pasado que ha sido reclamada por una buena parte de la crítica en la segunda mitad del siglo XX, sigue teniendo nombres y títulos pendientes de aflorar. Ya se ha llevado a cabo un primer esfuerzo con la recopilación de partituras y ediciones y, por tanto, cabe la esperanza, de la que estos cuatro conciertos son un hermoso testimonio.
JULIÁN BAUTISTA: Colores. Nº 1, Blanco. Nº 5, Azul. Nº 6, Rojo

Nacido en Madrid en 1901, murió en su exilio en Buenos Aires en 1961. Se formó con Conrado del Campo en el Conservatorio madrileño, del que llegó a ser profesor. Una parte de su obra, la que corresponde al período anterior al exilio, se perdió, aunque quedan algas piezas significativas, representativas de su escritura brillante, bastante audaz en principio, pero sin llegar a la ruptura con la tonalidad. En Buenos Aires no se siente del todo en su ambiente y, además, debe concentrarse en la composición de obras, como la música de cine, que le reporten una cierta estabilidad económica, lo que no impide que algunas de ellas sigan mostrando su empuje inicial, como Romance del Rey Rodrigo, de 1956, o la Sinfonía breve, de 1956.
Colores es colección de seis piezas para piano que compuso en 1921, del grupo por tanto de las salvadas de la Guerra Civil, que figura ocasionalmente en recitales pianísticos. Junto a los juegos de disonancias, refleja la tendencia neoclásica del momento. Escucharemos, Blanco, Azul y Rojo, tres de los seis colores, que presentan una concepción subjetiva, a veces tópica, de cada uno de ellos.
SALVADOR BACARISSE: Veinticuatro Preludios, Op. 34
Nueva presencia de este compositor en este Ciclo, ahora con una obra pianística, de la que escucharemos una selección que incluye siete de los Veinticuatro Preludios y una coda. Es una composición de 1941, por la que el autor, en una entrevista, confesó sentir "el cariño de un padre hacia un hijo que nace en los momentos más difíciles de su vida". A esta referencia, que procede del trabajo de catalogación de Christiane Heine publicado por la Fundación Juan March, ya mencionado, cabe añadir que está dedicada a Oscar Esplá, otro español que vivió en el exilio, en este caso en Bruselas, y que ambos mantuvieron una relación epistolar en aquellos años. Algún tiempo después, el compositor realizó una versión orquestal de once Preludios y de la Coda, y también existe una versión para violonchelo y piano del sexto Preludio, con el título de Toccata.
Cuando compone esta colección, Bacarisse ya está en el exilio, aunque todavía es reciente y conserva la inquietud de sus obras primeras, lo que se refleja no sólo en el cariño que siente por su trabajo, sino en el reconocimiento de que la etapa está lejos de la estabilidad, que llegaría con el acomodo a la nueva situación, lo que le ha sido casi reprochado en ocasiones. También es indicativo de la importancia que concedía a su tarea, al haber elegido una "forma" de extraordinaria dificultad, en la que unos cuantos antecedentes históricos la llenan a priori de exigencia. El resultado está en relación directa con la trascendencia del empeño.
RODOLFO HALFFTER: Once Bagatelas, Op. 19
Compositor de la "Generación del 27", nacido en Madrid en 1900, exiliado en Méjico al término de la Guerra Civil, que se incorporó decididamente a la vida musical de su nuevo país, en el que fue profesor del Conservatorio Nacional y director de las Ediciones Mexicanas de Música. De formación fundamentalmente autodidacta, participó de los consejos y de la influencia de Manuel de Falla, aunque fuera su hermano Ernesto el discípulo directo del compositor gaditano. Inicia su tarea compositiva en Madrid, entre otras obras con las canciones de Marinero en tierra, según textos de Rafael Alberti. Su vinculación inicial al neoclasicismo, se va ampliando en Méjico hasta alcanzar el serialismo, y, como en una constante, prosigue su atención al piano. Es, además, uno de los compositores de su generación que sí ha logrado que su obra haya sido recuperada entre nosotros y que la última parte de la misma surgiera en ocasiones de encargos que recibió en sus estancias en España tras su regreso.
Las Once Bagatelas tienen en principio una intención pedagógica. Fueron compuestas en 1949 y están dedicadas a la pianista Alicia Urreta que las estrenó en la Sala Schiefer de Méjico el 30 de enero del año siguiente. A lo largo de su recorrido por expresiones, intensidades, contrastes y motivaciones, Rodolfo Halffter se somete a las posibilidades de la politonalidad y de la polirrítmica, todo ello dentro de un equilibrio entre las referencias históricas, el estilo antiguo y el juego sonoro propio del piano.
Nocturno, Op. 36. Homenaje a Arturo Rubinstein
Se trata de una obra nacida por encargo del Comité Organizador del I Arthur Rubinstein International Piano Master Competition, celebrado en Tel Aviv, cuyo estreno tuvo lugar en el Auditorio del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, el 11 de marzo de 1975. Pese o por encima de su estética serial, como comenta Antonio Iglesias en su estudio de la obra pianística de Rodolfo Halffter, "Utiliza un piano, en efecto, precioso, con inteligente tratamiento de los ricos recursos que nos ofrece el gran cola de nuestros días. Pero en mi apreciación personal, lo veo más cerca del piano impresionista -por el enorme interés de las resonancias y de la yuxtaposición de los colores armónicos- que, sin embargo, tampoco olvida un contenido eminentemente romántico."
ERNESTO HALFFTER:     Homenajes: Homenaje a Rodolfo Halffter
Nocturno otoñal (Una página para Rubinstein)
Llanto por Ricardo Viñes
          
Homenajes de diversas fechas, desde el Llanto por Ricardo Viñes, de 1940, que está integrado con otras cuatro piezas en su Suite Lírica para piano, almás reciente, para Rodolfo Halffter, pasando por el Nocturno Otoñal, consecuencia de los encargos del Comité Organizador de la competición dedicada a Artur Rubinstein ya mencionada, de 1975, que ofrecen desde una expresión personal, ángulos del hacer de los dedicatarios.
Sonata per pianoforte
Si la Sinfonietta marca en 1925 el comienzo de la carrera internacional de la música orquestal de Ernesto Halffter, no hay duda, aunque el eco no haya sido tan ostensible, de que su Sonata per pianoforte, de 1934, atrae la atención sobre su modo de acercarse al piano, que no está muy lejos del clave del Concierto de Manuel de Falla. En esta ocasión, mantiene la impronta neoclásica de su primera etapa, una gran variedad temática y una visión histórica del tratamiento del pianoforte. Pero, al igual que sucede con otras de sus obras, esta Sonata, no ha logrado la difusión que merece. Su programación en esta visión de la primera mitad del siglo XX es todo un acto de justicia.
Las Doncellas. Suite de Danzas
Bajo el título Sonatina se estrena escénicamente en 1932 un ballet compuesto por Ernesto Halffter en 1928 por encargo de Antonia Mercé "Argentina". La historia nos cuenta las circunstancias de una princesa siempre triste pese a los más diversos esfuerzos de la Corte por animarla, hasta que la llegada de un gitano con sus danzas consigue levantar su ánimo. Es un conjunto de diez números, de los que el compositor hizo en 1931 una selección en su arreglo para piano titulado Las Doncellas. Tanto en las interpretaciones con orquesta como en las pianísticas, varían las elegidas finalmente. En esta ocasión tendremos ocasión de escuchar las tituladas Zarabanda, La pastora, La gitana y Danza final. Por la fecha de la composición orquestal, como la de la versión para piano, no sorprende que responda a la etapa neoclásica del compositor, que ha logrado trasladar al teclado muchos de los efectos de la orquesta.
                                                                                                             Carlos-José Costas

      1. Julián Bautista (1901-1961)
      1. Colores (Blanco, Azul y Rojo)
      1. Salvador Bacarisse (1898-1963)
      1. 24 Preludios Op. 34 (Selección)
      1. Rodolfo Halffter (1900-1987)
      1. Once Bagatelas, Op. 19
      2. Homenaje a Arturo Rubinstein "Nocturno" Op. 36
      1. Ernesto Halffter (1905-1989)
      1. Homenaje a Rodolfo Halffter
      2. Nocturno Otoñal. Recordando a Chopin
      3. Suite lírica: Llanto por Ricardo Viñes nº 2
      4. Sonata per pianoforte
      5. Las Doncellas, Suite de danzas (del Ballet Sonatina) (nº 2, 4, 6 y 7)