Recital de piano Conciertos de Mediodía

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Fermín Higuera, piano

Según Schumann, las cuatro baladas de CHOPIN tendrían un cierto carácter narrativo siguiendo las baladas poéticas del poeta emigrado Adam Mickiewitcz, pero lo cierto es que a Chopin no le gustaba excesivamente la nueva moda de la música programática y no dejó "instrucciones" al respecto. Han de ser escuchadas, pues, con total libertad de fantasía por parte del oyente. La cuarta, Op. 52, es de 1842 y fue publicada al año siguiente dedicada a la baronesa Rotschild. Chopin explora registros muy patéticos y anhelantes, y desde el punto de vista de la escritura, de gran refinamiento armónico, inaugura la última etapa estilística del autor, la de la madurez.

F. MOMPOU es - como Chopin-  fundamentalmente un compositor pianístico, casi siempre en obras de breve desarrollo y muy ensimismadas, en las que ha llegado a refinamientos sonoros muy poco habituales en el piano español. Es lógica la conexión, a tantos años de distancia, entre el polaco y el catalán, quien entre 1938 y 1957 realizó estas variaciones partiendo del séptimo de los Preludios chopinianos, que es expuesto sin añadidos al comienzo y luego desmenuzado y variado hasta convertirlo, no sin referencias a otras obras de Chopin, en carne propia.

J. RODRIGO es también un gran pianista y, como tal, autor de un buen número de obras para piano, desde la Berceuse de otoño (1923) al Preludio de añoranza (1987) compuesto en memoria de A. Rubinstein. Las Cuatro estampas andaluzas fueron escritas entre 1946 y 1952, y son una gentil recreación del principal tópico de la música nacionalista española. La tercera, "Seguidillas del diablo" fue compuesta para el bailarín José Udaeta, y luego introducida en la obra pianística.

VILLA-LOBOS fue el padre de la música nacionalista brasileña, en cuyo folklore se basó reiteradas veces. Aunque no era pianista, escribió muchas obras para piano, entre las que destaca el célebre Ciclo brasileiro compuesto entre 1936 y 1937. Hoy se incluyen dos de sus piezas: Impresiones de serenatas, muy refinado recuerdo de reminiscencias juveniles, y Fiesta en el Sertao, más descriptiva, sobre las danzas de una región norteña.