Recital de guitarra Conciertos de Mediodía

Recital de guitarra

  1. Este acto tuvo lugar el
Miguel Ángel Ródenas, guitarra

    J.S. BACH compuso en Cöthen, hacia 1720, seis Sonatas y Partitas para violín solo. De la Sonata nº 1 en Sol menor, dividida al estilo italiano en cuatro movimientos, se interpreta el segundo, una impresionante Fuga a 4 voces, modelo de rigor y fantasía.

    GIULIANI es uno de los más famosos guitarristas del período clásico, y compuso una gran cantidad de obras para guitarra tratando de adecuar el instrumento a las formas neoclásicas. Su obra maestra en este sentido es la Sonata Op. 15, publicada en 1808, en la que el italiano bebe en las fuentes de los maestros vieneses.

    Isaac ALBÉNIZ escribió sobre todo para el piano, aunque algunas de sus piezas de salón anteriores a la Suite Iberia, su obra maestra, se adaptan perfectamente a la guitarra. De la famosa Suite española, de 1885-1886, escuchamos hoy dos de sus piezas más características.

    Joaquín TURINA es autor de cinco encantadoras obras para guitarra. El Fandanguillo de 1925, es la segunda de ellas y está dedicada a Andrés Segovia.

    CASTELNUOVO-TEDESCO, italiano-americano, es uno de los compositores recientes que con más constancia respondió al estímulo de Andrés Segovia, ávido de obras nuevas para guitarra. El Capricho diabólico, de 1935, es una de sus páginas más célebres y está escrito en homenaje al violín "diabólico" de Paganini, que era también buen guitarrista.

    MORENO TORROBA, el popular autor de zarzuelas, dedicó mucho tiempo a ensanchar el repertorio guitarrístico. La Sonatina en La mayor es obra de 1965 y consta de tres tiempos: Un Allegretto, un Andante y un Allegro. Tras la Sonata de Antonio José, entonces no publicada, era una de las primeras obras para guitarra escrita en nuestro siglo en forma de sonata.

    J. RODRIGO no es sólo el autor del célebre Concierto de Aranjuez (y de otras cuatro obras concertantes guitarrísticas). Tiene un importante ramillete de obras para guitarra sola, desde aquella Zarabanda lejana de 1926. Las Tres piezas españolas son de 1954 y están dedicadas también a Andrés Segovia, el gran impulsor de la guitarra y de la literatura para el instrumento.