Recital de canto y piano Conciertos de Mediodía

Recital de canto y piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Rafael Martínez Lledó, tenor. Aida Monasterio, piano

El recital se divide en dos partes, una dedicada a la canción italiana y otra a la española, incluyendo tres romanzas de zarzuela.

La canción de LEONCAVALLO puede servirnos para recordar su carrera en la ópera verista, especialmente triunfadora con I Pagliacci (1892). TOSTI fue el más prolífico y popular autor de canciones italianas, bien recibidas en todo el mundo por su hábil mezcla de canción popular y romanza de salón. Angelo BOVIO, más conocido por su actividad como arpista, y sus colaboradores VALENTE y TAGLIAFERRI, consiguieron con Passione uno de los grandes éxitos de la canción italiana, y especialmente de la modalidad napolitana, éxitos tan populares que ahogan el nombre de sus autores, como los dos ejemplos de nuestro programa, DI CAPUA y MARIO. Un adelantado de todos ellos fue el ROSSINI de Les soirées musicales, doce canciones publicadas en París en 1835 cuando ya había abandonado su carrera teatral: La danza es la octava, con letra de Pepoli.

El bloque español comienza con tres canciones no menos famosas, de QUINTERO, PADILLA y LACALLE, interpretadas -como las italianas- no solo por cantantes populares sino instaladas en el repertorio de grandes cantantes de ópera, que las han llevado reiteradamente al disco.

Y termina con tres ejemplos de la última gran época de la zarzuela, desarrollada en los últimos años de la Monarquía y durante la 2ª República. El vasco Jesús GURIDI escribió con libretos de F. Romero y G. Fernández-Shaw tres zarzuelas: El caserío, de 1926, es la más conocida y una de las mejores del siglo XX. Otro vasco, Pablo SOROZÁBAL -el centenario de cuyo nacimiento celebramos este año- también contribuyó al esplendor del género: La isla de las perlas (1933), con letra de G. Del Castillo y M. Alonso, es de las más desconocidas. El aragonés Pablo LUNA, con libreto de Torres y Asenjo, logró uno de sus últimos éxitos con La pícara molinera, zarzuela grande de ambiente asturiano estrenada en Apolo, la catedral del género chico, en 1828 poco antes de su cierre definitivo.