Recital de canto y piano Conciertos de Mediodía

Recital de canto y piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Bernardino Pérez Fitz, tenor. Juan Ignacio Martínez Ruiz, piano

El primer bloque del recital lo componen cuatro canciones muy populares, las dos primeras de autores mexicanos, las dos siguientes de autores españoles: Granada o Princesita, especialmente, son éxitos que traspasan su propia época, a medio camino entre la música culta y la de mero entretenimiento.
Lo mismo ocurre con el siguiente bloque de tres canciones italianas, alguna de ellas en dialecto napolitano: Core'ngrato, del poco conocido CARDILLO, es casi un símbolo musical de la ciudad del Vesubio. La canción de LEONCAVALLO nos servirá de comparación con su más acreditada actividad de operista, de la que luego escucharemos un ejemplo.
Para que descanse el cantante, el pianista nos ofrece un breve intermedio: Dos sonatas, una de Doménico SCARLATTI, y otra de su discípulo el fraile jerónimo escurialense Antonio SOLER. Ambas son monotemáticas y bipartitas, y nos devuelve a los finales del barroco y al período galante.
El cuarto bloque está constituído por cuatro arías o romanzas de ópera italiana. Rigoletto, melodrama en 3 actos sobre libreto de Piave basado en Victor Hugo, se estrenó en la Fenice de Venecia en 1851 y constituyó para VERDI su prímer gran triunto: El Duque de Mantua confiesa en ella sus veleidades amorosas. PUCCINI hizo su prímera incursión en el "verismo" con Tosca, con libreto de Illica y Giacosa basado en Sardou (1900): Se interpreta el aria de despedida del protagonista poco antes de ser fusilado, el "adiós a la vida". Madama Butterfly, de 1904, es la siguiente ópera de Puccini, de ambiente japonés: El americano Pinkerton abandona a su amada japonesa, quien se suicidará. Los comienzos del "verismo" son anteriores, y lo popularizaron Mascagni (Cavalleria rusticana) y LEONCAVALLO (Pagliacci, 1892): El aria del payaso traicionado por su mujer, Colombina, es el paradigma del género.
Nuevo interludio del pianista, con una obra neoclásica pero de regusto "sensible", la Fantasía en Re menor de MOZART (c.1782-1787); y otra romántica, la Polonesa nº 12 de CHOPIN, obra de 1828 pero de publicación póstuma.
El último bloque del programa presenta tres rornanzas de zarzuela de los últimos tiempos del género. La pícara molinera, zarzuela de ambiente asturiano en 3 actos estrenada en Apolo en 1928, fue uno de los grandes éxitos del aragonés Pablo LUNA sobre libreto de A. Torres y A. Asenjo. Luisa Fernanda, comedia lírica en 3 actos de F. Romero y G. Fernández-Shaw se estrenó en el Calderón con enorme éxito para el madrileño Federico MORENO TORROBA en 1932. Ese mismo año, pero en el Novedades de Barcelona, triunfó la "ópera cómica española" en 3 actos Don Gil de Alcalá, libro y música del valenciano Manuel PENELLA.