Recital de piano Conciertos de Mediodía

Recital de piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Michel Mañanes Bedia, piano

ANTONIO SOLER se formó en la célebre Escolanía de Monserrat y tras una corta estancia como Maestro de Capilla en la catedral de Lérida ingresó en la orden de los Jerónimos y pasó el resto de su vida en el Monasterio de El Escorial. En contacto allí con la corte, y especialmente con Domenico Scarlatti, compuso más de un centenar de sonatas para clave, la mayor parte en un solo movimiento, en las que combina la tradición española y el virtuosismo italiano.

BEETHOVEN compuso las dos Sonatas quasi una fantasia Op. 27 en 1801. La segunda, mucho más célebre, está dedicada a la Condesa Giuletta Guiciardi y es más clásica. Cumple perfectamente las leyes no escritas de la sonata clásica, aunque no escribió el preceptivo primer movimiento. El comienzo con un tiempo lento tan bello -más tarde denominado "Claro de luna", lo que da nombre a toda la sonata- conmovió a los primeros oyentes y ha contribuído a la popularidad de la obra.

CHOPIN escribió cuatro impromtus, una forma musical que sugiere un cierto carácter de improvisación. El primero de ellos, nunca publicado en vida del autor, es de 1835 y fue editado con el sobrenombre de Fantasía-Impromptu, sin razones aparentes. En sencilla forma tripartita, se convirtió pronto en una de las páginas más celebradas de su autor.

LISZT reformó decisivamente la técnica de tocar el piano, y para ello escribió numerosos Estudios. Los seis sobre Paganini son de 1838, reformados en 1851, e intentaban trasladar al piano las diabluras técnicas de seis de los Caprichos para violín solo del italiano. En el 6º en la menor toma el punto de partida del último Capricho de Paganini, sobre el que Brahms y otros muchos músicos se han inspirado posteriormente. Los tres Estudios de Concierto, también denominados Caprichos poéticos, son de 1848: El último, "Sospiro", está basado en arpegios de las dos manos, como había hecho Chopin en el Op. 25 nº 1. Las Rapsodias húngaras son un intento de trasladar al piano de concierto melodías y ritmos de su tierra natal. Escribió 19 a lo largo de su vida, y la 6ª, publicada en 1853, combina hasta tres episodios de gran virtuosismo, el segundo de los cuales está basado en el ritmo de las czardas.