(y V) Conciertos del Sábado Integral de las sonatas para piano de Mozart

(y V)

  1. Este acto tuvo lugar el
Mario Monreal, piano

SONATAS DE VIENA

Entre 1788 y 1789 aparece la última serie de sonatas para piano. Con las páginas de este período se afirma la verdadera madurez de Mozart, iniciando una nueva existencia como artista libre y conquistando una posición preeminente en Viena como compositor, pianista y profesor.

Sonata en Fa mayor KV 533

En enero de 1788 emprendió Mozart una Sonata en Fa mayor de la que sólo escribió los dos primeros movimientos. Probablemente apremiado de tiempo, en lugar de escribir un tercero prefirió añadirle una pieza anterior, el Rondó en Fa mayor K 494 escrito en junio de 1786, y cuya versión definitiva presenta interesantes modificaciones.

A pesar de la teórica ruptura de estilo que se produce entre los dos primeros movimientos y el último, el resultado global es plenamente satisfactorio, y esta Sonata es una de las mejores de Mozart. Destaquemos el carácter contrapuntístico de algunos pasajes del primer movimiento, la tersa belleza del segundo y el aroma schubertiano que se desprende de alguna fórmula melódica del rondó.

Sonata en Do mayor KV 545

Inscrita en el catálogo de sus obras el 26 de junio de 1788, esta "pequeña sonata para principiantes" no fue editada hasta después de su muerte.

Bajo este título de Sonata fácil se esconde una obra engañosa, ya que contiene pasajes muy peligrosos, como son los arpegios quebrados, las rápidas escalas del allegro o los efectos de eco del rondó.

Esta Sonatina, escrita sin duda pensando en sus alumnos, es, pese a su escasa ambición, una pequeña y auténtica obra maestra como sólo un compositor en la cima de su madurez podía escribir partiendo de unos elementos tan deliberadamente limitados.

Sonata en Si bemol mayor KV 570

Según Alfred Einstein, esta Sonata, terminada en febrero de 1789, es "quizá el tipo más equilibrado, el ideal de la sonata para piano". El allegro, bastante conciso, es una página esencialmente cantante. El adagio forma excepcionalmente un rondó con dos estrofas, la primera atormentada, la segunda apaciguadora.

La Sonata concluye con otro rondó, un allegretto lleno de humor.

Sonata en Re mayor KV 576

Su origen hay que buscarlo en el viaje que efectuó el compositor, entre abril y mayo de 1789, a la corte de Federico II de Prusia, un rey sumamente aficionado a hacer música de cámara.

En Postdam recibió Mozart el encargo de escribir seis cuartetos para el rey y seis sonatas para la princesa Federica. De éstas sólo terminaría una, la que cierra nuestro ciclo. Calificada por su propio autor como "sonata fácil", no lo es en absoluto, ni en cuanto a las exigencias técnicas, ni en cuanto al trabajo mismo de composición, que resulta sumamente elaborado.

Escrita en junio de 1789, nunca llegó a manos de su destinatario, y fue editada de manera póstuma. Su contrapunto y armonía hacen de esta última página una obra totalmente sorprendente.

      1. Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791)
      1. Sonata nº 15 en Fa mayor, KV 533
      2. Sonata en Do mayor KV 545
      3. Sonata nº 17 en Si bemol mayor, KV 570
      4. Sonata nº 18 en Re mayor, KV 576