Recital de viola y piano Conciertos de Mediodía

Recital de viola y piano

  1. Este acto tuvo lugar el
Natalia Tchitch, viola. Aníbal Bañados, piano

M. MARAIS, el gran violista francés al servicio de la corte, es, sobre todo, el renovador de la literatura para viola da gamba, instrumento que dominó a la perfección. Al margen de sus Piezas en trío, publicó hasta cinco libros de obras para una o varias violas desde 1686 a 1725. Estas Cinco danzas francesas antiguas han sido adaptadas para la viola moderna y el piano por Maud E. Aldis y Louis T. Rowel.

BRAHMS escribió las dos Sonatas para clarinete y piano Op. 120 en 1894, ya en el tramo final de su vida y tras haber dedicado al clarinete el Trío Op. 114 y el hermosísimo Quinteto Op. 115 tres años antes. Frente al virtuosismo de las obras para clarinete de Weber y otros autores, estas dos obras finales de Brahms están escritas en un tono de gran intimismo, muy reconcentradas, como páginas de un diario personal. El autor permitió que se interpretaran con viola, y en la cuerda estas músicas conservan también toda su desolada grandeza. La primera de las dos Sonatas Op. 120 despliega, en la estructura de los cuatro tiempos de la Sonata clásica, toda la sabiduría de un grandísimo compositor.

R. SCHUMANN compuso dos obras camerísticas del final de su vida con la palabra Märchen (Cuentos) en el título: las Imágenes de cuentos (o Cuadros mágicos) Op. 113 (1951) y los Märchenerzählungen (Relatos de cuentos) Op. 132 (1953) para clarinete, viola y piano. Este clima de viejas leyendas alemanas, a las que Schumann fue tan sensible, encuentra en el timbre de la viola su sonoridad ideal, mucho mejor que en el violín, como se permite en la partitura ad libitum.